Todorelatos Mi Esposa Es Infiel

Lo que jamás te afirmaron sobre Todorelatos Mi Esposa Es Infiel. La hermosura de las mujeres maduras no es ningún misterio : todas sabemos que, tratándose de cuidar nuestro aspecto, no tenemos la posibilidad de dejarnos ser rigurosos.

En la percha había un tanguita negro de encaje y un pequeño grupo de sujetador push-up. No pude evitar pensar que no iba a contemplar bastante. Taylor salió y modeló para mí. Tardé un instante , pero por último me di cuenta de que el sujetador no le cubría los pezones y sus pezones desnudos me miraban a la cara. Su tanguita tampoco cubría mucho.

De repente tuve un instante de cordura. Debía grabarlo para la posteridad. Saqué mi móvil inteligente y, con bastante precaución , les hice una foto. No era la mejor de las fotos , tomada mediante una puerta relativamente abierta, pero mejor que nada.

De todas maneras , no tardó bastante en verse rodeada por un grupo de hombres, la mayor parte de ellos amigos del novio, todos ellos veinteañeros. A pesar de que ella les doblaba la edad, eran como abejas cerca de un tarro de miel. La he visto de esta forma muy frecuentemente precedentes y, como siempre , me limité a sentarme y dejar que siguiera adelante. Al final de cuenta , nunca se había convertido en algo más que una broma amistosa.

Terminamos la universidad y nos casamos, estableciéndonos en nuestra nueva vida de pareja trabajadora casada. Si bien seguía gozando de nuestro sexo, debí admitir que nuestra vida sexual se se encontraba volviendo algo aburrida. Bryan y yo comenzamos a ir al gimnasio para ponernos en forma. El ejercicio que hicimos nos logró entusiasmarnos mucho más con el sexo y charlar de él. Bryan comentó que había sentido que los chicos del gimnasio me miraban mucho más. Me sorprendió oírle decir que le gustaba que otros chicos me mirasen de esa forma. Probamos algunas posturas nuevas , pero los 2 sentíamos que nuestra vida sexual se encontraba en la rutina. Fue durante una comida con una aceptable amiga que nuestra vida sexual se encaminó hacia un gran cambio.

Atravesé el césped, entré en la casa y subí las escaleras hasta el baño. Una vez hecho lo preciso , me estaba secando las manos en el momento en que oí ruidos fuera en el rellano. Supuse que alguien más estaba aguardando su turno y se encontraba a puntito de abrir la puerta cuando reconocí la voz de Victoria. Bueno, en realidad no era su voz, sino su risa o, explicado de otra forma , su carcajada. Me quedé helada inmediatamente. ¿Qué pasaba ahí fuera?

Con eso Victoria soltó un rugido desmesurado mientras llegaba al clímax por segunda vez. Siguió y prosiguió , y en verdad vi que sus piernas se doblaban con la fuerza del mismo. Se desplomó contra la pared jadeando fuertemente y lo atrajo contra ella, dándole un largo beso. Muchas gracias, ha dicho , ha sido increíble, ahora te toca a ti. La mano de ella bajó la cremallera de la bragueta y desapareció dentro suyo. Tras juguetear un poco , resurgió con una poronga muy respetable dentro. El radical de la misma relucía con pre-cum y una enorme gota cayó al suelo.

En el final , después de percibir muchos más gemidos y respiraciones pesadas, no hice nada de lo anterior. En lugar de eso, descerrajé la cerradura con bastante precaución y abrí la puerta un tanto más despacio. Fuera, al otro lado del rellano, mi mujer se encontraba inmovilizada contra la pared por uno de los amigos del novio. Con una mano le tenía atrapados los brazos por encima de la cabeza, mientras que con la otra le había subido el vestido prácticamente hasta la cintura y ahora estaba muy ocupado en sus bragas. Aunque mi vista no era la mejor, pude ver que tenía cuando menos dos dedos introducidos en ella y que la tocaba vigorosamente por todo cuanto valía.

Mi nombre es Megan y mi marido es Bryan. Yo mido 1,65 y peso 150, tengo el pelo color fresa, piel clara y gafas. Mi Bryan es 5′ 11 un tanto mucho más de 200 libras, pelo negro obscuro con lentes. Los 2 nos encontramos un poco en el lado nerd. Bryan, exactamente la misma yo, siempre y en todo momento tuvo algo de relleno extra. Si bien no nos encontramos gordos , la mayoría de la multitud nos consideraría gruesos. Llevamos tres años casados , nos casamos justo después de la facultad. Nos conocimos en el primer año de universidad y nos enamoramos.

¿Porque se desea talentos de Todorelatos Mi Esposa Es Infiel?

En el momento en que estábamos terminando , Taylor dijo que tenía que usar el baño de chicas y me invitó a acompañarla. Ámbas mencionamos de qué manera los chicos actuaban como si se conociesen desde hace unos años. Taylor sugirió que Bryan y yo fuésemos a cenar el sábado por la noche para tener un poco más de privacidad. Ella dijo que no había presión para hacer nada, sólo una comida. Acepté, pero tenía un enorme nudo en el estómago. Nos reunimos con los chicos y les contamos los planes.

Oh, Dios mío , hazlo, suplicó , y Victoria movió de forma lenta su mano arriba y por debajo de la longitud de su poronga. Lamentablemente , se movieron ligeramente y, desde mi ángulo, no pude ver todo cuanto ocurría, pero, tras muy poco tiempo , él emitió un poderoso gemido y pude ver su semen cayendo al suelo. Joder, mencionó que era lo mucho más cachondo que había hecho jamás.

Me pareció una enorme iniciativa. Intercambiamos números y le dije que tendría que confirmarlo con Bryan pero que ya sabía su contestación. Taylor no hablaba mucho de su marido pero mientras que llevaba a Tiffany de vuelta al trabajo le pregunté por él. Tiffany me miró con esa sonrisa socarrona y dijo que me agradaría bastante Sam y me guiñó un ojo.

Aparte de nuestros anfitriones, ni Victoria ni yo conocíamos a nadie , con lo que la conversación fue un poco forzada y, como resultado, las dos decidimos dedicarnos a tomar vino y gozar lo mejor posible. Bueno, tres botellas de Zinfandel más tarde nos lo pasamos mucho mejor. Mi mujer, cuando se ha lubricado lo bastante con el alcohol, se convierte invariablemente en el alma de cualquier celebración , y de pronto se realizó amiga de todo el planeta. En semejantes circunstancias , siempre fué especialmente popular entre los hombres. Es lo que siempre describo como una mujer de hombres, en el sentido de que elige la compañía de los hombres a la de las mujeres, y charla con ellos prácticamente de hombre a hombre, lo que semeja encantarles. Espero que se comprenda lo que estoy tratando de decir.

Esa noche le dije a Bryan que Tiffany estaba organizando un almuerzo con la mujer de la pareja que les presentó el swing solo para hablar. Asimismo le dije que me estaba arrepintiendo y que podría anular la comida. Bryan se esmeró por persuadirme de que prosiguiera adelante con la comida. Cuando digo que se esforzó , quiero decir que se esforzó bastante con su lengua entre mis piernas. Tras un buen orgasmo, la poronga de Bryan decidió trabajar con más convicción. Me susurró al oído mientras me follaba lo caliente que estaba y lo mucho que quería exhibirme. Su calentura me afirmaba que no se lo pensaba. Tras echar otro buen polvo nos abrazamos con su semen aún en mí. Bryan me aseguró que si me sentía incómoda con algo de esto lo cancelaríamos. Me sentí muy aliviada en el momento en que dijo eso, y no me pareció bien cancelar la comida sin más ni más. Le dije a Bryan que por lo menos iría a comer y conocería a la mujer.

¿Las maduras les encantan a los hombres jóvenes?

Taylor se levantó de un salto, quitándose sexymente el kimono. Pensé que a Bryan se le iban a salir los ojos. Me miró y le dije que se me veían las tetas , a lo que él negó con la cabeza. Sam se frotó los pezones mientras que bailaba delante de él. Taylor, de la misma yo, acabó su baile con Sam con un beso. Taylor bailó hacia Bryan inclinándose a fin de que sus pezones estuviesen a la altura de sus ojos. Agarró las manos de Bryan y las llevó a sus pezones. Taylor miró hacia mí y ha dicho : Está bien, a Megan no le importará, ¿verdad, Megan?

Sin embargo , lo más excitante que ha sucedido desde mi punto de vista es, a primer aspecto , extremadamente insulso comparado con lo previo. Tiene que ver con mi mujer (obviamente ) pero no supone una gran cantidad de sexo.

Como ahora he dicho, hemos cumplido algunas de nuestras fantasías, empezando por una pareja que conocimos en un hotel, y pasando por un par de noches de dogging (eso es increíble) y mi mujer recogiendo a dos hombres en un pub y yéndose a casa con ellos, dejándome imaginar lo que podría estar pasando con ella (una experiencia extraña pero muy erótica).

Lo mismo ha dicho mi mujer, pero es posible que lo vuelva a realizar alguna vez. Con eso, ella se arregló el pelo y el vestido, le cogió la mano y le llevó por las escaleras de vuelta a la recepción.

Con eso Victoria soltó un rugido desmesurado mientras llegaba al clímax por segunda vez. Prosiguió y siguió , y de hecho vi que sus piernas se doblaban con la fuerza del mismo. Se desplomó contra la pared jadeando poderosamente y lo atrajo contra ella, dándole un largo beso. Muchas gracias, ha dicho , ha sido increíble, en este momento te toca a ti. La mano de ella bajó la cremallera de la bragueta y desapareció dentro suyo. Tras juguetear un poco , reapareció con una polla muy respetable dentro. El extremo de exactamente la misma relucía con pre-cum y una enorme gota cayó al suelo.