Sonar Que Eres Infiel a Tu Esposa

Lo que jamás te afirmaron sobre Sonar Que Eres Infiel a Tu Esposa. La belleza de las mujeres maduras no es ningún secreto : todas y cada una sabemos que, tratándose de proteger nuestro aspecto, no tenemos la posibilidad de dejarnos ser estrictos.

Al final , después de escuchar considerablemente más gemidos y respiraciones pesadas, no hice nada de lo previo. En vez de eso, descerrajé la cerradura con mucho cuidado y abrí la puerta un poco mucho más despacio. Fuera, del otro lado del rellano, mi mujer se encontraba inmovilizada contra la pared por uno de los amigos del novio. Con una mano le tenía atrapados los brazos sobre la cabeza, al paso que con la otra le había subido el vestido prácticamente hasta la cintura y ahora se encontraba muy ocupado en sus bragas. Aunque mi vista no era la mejor, pude ver que tenía por lo menos 2 dedos introducidos en ella y que la tocaba vigorosamente por todo lo que valía.

Tenía una imagen en mi cabeza de la mujer que íbamos a saber. Alguien con maquillaje abultado , vestida como una prostituta que charlaba como un marinero. La mujer que se sentó a la mesa con nosotros no era nada de eso. Se presentó como Taylor. Iba vestida de manera conservadora y hablaba bien, parecía más la muchacha de al costado que otra cosa. Me sentí culpable por pensar en ella como una prostituta. Teníamos una mesa apartada que nos permitía hablar sin miedo a que nos escucharan. Hablamos durante un rato para conocernos, nada sexual, solo conversas sobre nosotros. Sé que no dejaba de mirarla pensando semeja tan habitual. Aunque era unos diez años mayor que yo, me sentí muy cómodo con ella, y vi por qué razón Tiffany congenió con ella tan velozmente.

Tardé en aliviarme lo suficiente como para volver a la carpa. Absolutamente nadie parecía haberme echado de menos y encontré a Victoria hablando con su amiga Linda. Oh, ahí estás , dijo , ¿dónde has estado? Saqué mi teléfono del bolsillo y le mostré la fotografía que había tomado. Fue muy divertido , ella no sabía qué decir o realizar. Allí estaba , delante de su amiga, mirando una foto de ella misma siendo bien tocada por uno de los otros invitados , un hombre 25 años mucho más joven.

Bryan ya escuchaste a nuestra anfitriona, debemos llevar a cabo lo que ella afirma , dije, en este momento quitándole la camisa a Bryan. Cuando conseguí quitarle la camisa a Bryan miré hacia atrás para poder ver los pantalones de Sam bajando, pero asimismo me percaté de que Sam tenía el sujetador de Taylor en sus manos. Bryan también se había dado cuenta. Oh,¿asimismo los pantalones? Parece que se te están bajando los pantalones, nena , le dije a Bryan. Con Bryan sólo en lencería nos acomodamos nuevamente en el sofá.

Tardé en calmarme lo suficiente como para regresar a la carpa. Nadie parecía haberme echado de menos y encontré a Victoria comentando con su amiga Hermosa. Oh, ahí andas , dijo , ¿dónde has estado? Saqué mi teléfono del bolsillo y le mostré la fotografía que había tomado. Fue muy entretenido , ella no sabía qué decir o llevar a cabo. Allí se encontraba , enfrente de su amiga, viendo una fotografía de ella misma siendo bien tocada por entre los otros invitados , un hombre 25 años más joven.

Esa noche, tras la cena, Bryan se acomodó para ver la televisión. Agarré la mano de Bryan diciéndole que deseaba ir a nuestra cama y tener sexo. Follar no era una palabra que usara muy con frecuencia , conque Bryan supo que algo pasaba. Evidentemente , no discutió. Bryan me preguntó qué me había pasado mientras que introducía su poronga en mi húmedo coño. Le dije que se callase y me follara. Haciendo lo que le decían , Bryan me metió la poronga cada vez más fuerte. Mi cuerpo se estremeció con el mejor orgasmo que había tenido en meses. Bryan no bajó el ritmo hasta que gruñó poderosamente , llenando mi coño con su semen.

Tardé en calmarme lo bastante para regresar a la carpa. Nadie parecía haberme echado de menos y hallé a Victoria comentando con su amiga Hermosa. Oh, ahí andas , ha dicho , ¿dónde has estado? Saqué mi teléfono del bolsillo y le mostré la foto que había tomado. Fue muy divertido , ella no sabía qué decir o llevar a cabo. Allí se encontraba , enfrente de su amiga, viendo una fotografía de ella misma siendo bien tocada por uno de los otros invitados , un hombre 25 años más joven.

En el momento en que estábamos terminando , Taylor mencionó que debía utilizar el baño de chicas y me invitó a acompañarla. Ámbas comentamos cómo los chicos actuaban tal y como si se conociesen desde hace unos años. Taylor sugirió que Bryan y yo fuésemos a cenar el sábado durante la noche para tener un poco más de intimidad. Ella mencionó que no había presión para llevar a cabo nada, sólo una comida. Acepté, pero tenía un enorme nudo en el estómago. Nos reunimos con los chicos y les contamos los planes.

¿Porque se busca Sonar Que Eres Infiel a Tu Esposa?

Taylor sacó una caja de Victoria Secret de debajo de la cama. Mencionó que Tiffany le había dado mi talla y que esperaba que le quedara bien. Abrí la caja y hallé lencería rosa. Hallé la etiqueta que decía que tenía que ver con un baby doll peek-a-boo. Tenía volantes, era hot y muy transparente. Taylor me sugirió que me la probase. Después de algunas protestas , acepté. Entré en el baño y me puse el traje. Me puse el tanguita y me percaté de que mi trasero no se encontraba cubierto en absoluto ; el tirante me entraba por el trasero. Me ajusté los tirantes del top baby doll para que me cubriera las tetas lo más bien que se pueda. El sujetador llevaba una tela transparente con volantes que cubría el sujetador hasta la parte superior de las bragas, pero no pasaba del ombligo.

Dios santo , no habría de estar haciendo esto, la oí decir. Entonces , No, no, no te detengas, por el cariño de Dios. A esto le prosiguieron unos gemidos bastante fuertes. Mi cabeza era un caos. ¿Qué estaba pasando ahí fuera? ¿Debería quedarme donde se encontraba y escuchar? ¿Debo salir a la carga y reclamar una explicación?

Debí aceptar frente Bryan que me intrigaba la iniciativa del swinging, pero le recordé que solo había estado desviste con él, ni hablar de tener sexo con otra persona. Hablamos un poco mucho más sobre el intercambio de parejas mientras yo acariciaba la poronga de Bryan. Después de volver a follar , Bryan y yo acordamos que hablaría con Tiffany un poco más. Ninguno de los 2 pensó que podría tener sexo con otros, pero, con lo excitados que estábamos, decidimos que no podía llevar a cabo daño hablar un poco mucho más de ello.

Otro dilema. ¿Qué debo hacer ahora? En verdad , esta vez me resultó simple. Ver a mi mujer en similar posición , siendo tocada por un terminado desconocido , veinticinco años mucho más joven que ella, gimiendo con fuerza y profiriendo toda clase de indecencias era algo verdaderamente maravilloso. Me di cuenta de que estaba jugando conmigo por medio de mis pantalones y que se encontraba duro como una piedra. De hecho , no recuerdo haber estado jamás tan duro. Me bajé las bragas y me salió la poronga. Y allí estaba yo, a tres metros de mi mujer, mientras que un joven la llevaba a un estremecedor orgasmo.

En el final de nuestra conversación , Tiffany mentó la iniciativa de un trueque suave. Explicó que con un intercambio despacio las dos parejas tendrían sexo con sus cónyuges en exactamente la misma habitación que otra pareja. Dijo que había oído que a algunos les semeja una aceptable forma de comenzar o de ver si realmente quieren realizar el intercambio de parejas. Cuando le pregunté a Tiffany si ella y Greg estarían preparados , me dijo que no era una buena idea. Si no funcionaba podría arruinar nuestra amistad.

¿Las mujeres maduras les encantan a los jóvenes?

Oh, Dios mío , hazlo, suplicó , y Victoria movió de forma lenta su mano arriba y abajo de la longitud de su polla. Desgraciadamente , se movieron tenuemente y, desde mi ángulo, no pude ver todo cuanto ocurría, pero, al cabo de un tiempo reducido , él emitió un poderoso gemido y pude ver su semen cayendo al suelo. Joder, dijo que era lo mucho más cachondo que había hecho nunca.

Mi mujer y yo hemos descubierto hace parcialmente poco el placer del sexo extraconyugal. No a lo grande, pero, en las circunstancias correctas , hemos cedido a nuestras fantasías, antes escondes , y realmente hemos cumplido una o 2 de ellas. Debo aceptar que los dos lamentamos mucho los 30 años precedentes de matrimonio, en los que nos dejamos llevar por las convenciones y ninguno de los dos deseó admitir nuestros deseos mucho más profundos ante el otro. Si hubiéramos conocido antes lo que el otro sentía verdaderamente por el sexo, podríamos haber tenido un matrimonio aún mejor. 30 años desperdiciados, pero todo lo que podemos llevar a cabo ahora es intentar recuperar el tiempo perdido.

Hablamos en susurros durante el resto de la comida; Tiffany me contó de qué forma había sucedido todo y todo sobre la pareja con la que habían intercambiado. Me mencionó que la otra pareja tenía experiencia y paciencia. Aunque me sorprendió la idea de tener sexo con otros, no pude negar la humedad entre mis piernas.

Me gustó que las mujeres estuvieran siempre y en todo momento al mando. Acordamos que un óptimo comienzo sería ir a cenar con Taylor y su marido a fin de que todos pudiésemos conocernos y no hubiera presión. Sería una aceptable forma de conocernos.

Tiffany era una amiga de la facultad que nos conocía a Bryan y a mí desde que éramos pareja. Hacía unos cuantos meses que no la veía y me comentó mi pérdida de peso, diciéndome lo sexy que me veía. Le dije que Bryan y yo habíamos estado haciendo ejercicio y que me sentía realmente bien. Tiffany y yo siempre compartimos todo. Fue la primera persona a la que se lo conté cuando perdí la virginidad. A lo largo del almuerzo se me escapó que me sentía aburrido de nuestra vida sexual. Tiffany me dedicó una sonrisa de asco pero no dijo nada. Tiffany llevaba casada exactamente el mismo tiempo que nosotros y me percaté de que se se encontraba guardando algo. La pinché en el transcurso de un rato y al final le rogué que me contara su misterio.