Sexo Esposa Mira Infiel Xxx

Aquende sabrás como encontrar Sexo Esposa Mira Infiel Xxx. Lo apenado es que numerosos miembros de el industria cosmética lapso han olvidado y han tolerado que las considerables firmas contaminen sus modelos con substancias químicas peligrosas.

Quedamos en un Outback Steak House, pensando que los chicos desearían un filete. Taylor y Sam ahora estaban allí aguardándonos. Sam tampoco era lo que yo aguardaba. Le había dicho a Bryan de sendero al lugar de comidas que aguardaba que tuviese sobrepeso, un bigote de estrella del porno y que fuera muy ruidoso. Era más grande de lo que aguardaba , pero de corte limpio, en forma y vestido de manera conservadora. Él y Bryan simpatizaron enseguida, hablando de deportes y bebiendo cerveza eran como viejos amigos. Para ser diez años mayores que Bryan y yo, parecíamos tener mucho en común con ellos. No hubo presión y, en verdad , no hubo ninguna conversación sexual. Yo proseguía mirando a escondidas a Sam, intentando de imaginarme cómo se vería desvisto.

Cuando estábamos terminando , Taylor mencionó que debía emplear el baño de chicas y me invitó a acompañarla. Las dos comentamos de qué manera los chicos actuaban como si se conocieran desde hace unos años. Taylor sugirió que Bryan y yo fuéramos a cenar el sábado durante la noche para tener un tanto mucho más de intimidad. Ella dijo que no había presión para hacer nada, sólo una comida. Acepté, pero tenía un gran nudo en el estómago. Nos reunimos con los chicos y les contamos los planes.

Mientras follábamos, me imaginé a Taylor tumbada a mi lado con mi Bryan encima de ella, teniendo sexo. Aunque era extraño pensar en mi hombre follando con otra mujer, me excitaba mi pequeña fantasía. No dejaba de preguntarme si realmente podría hacerla y dejar que su poronga entrara en otra mujer.

Me agradó que las mujeres estuvieran siempre y en todo momento al mando. Acordamos que un óptimo comienzo sería proceder a cenar con Taylor y su marido a fin de que todos pudiéramos conocernos y no hubiera presión. Sería una buena manera de conocernos.

Debí admitir frente Bryan que me intrigaba la idea del swinging, pero le recordé que sólo había estado desnuda con él, ni hablar de tener sexo con otra persona. Charlamos un poco mucho más sobre el intercambio de parejas mientras que yo acariciaba la polla de Bryan. Después de volver a follar , Bryan y yo acordamos que hablaría con Tiffany un tanto más. Ninguno de los dos creyó que podría tener sexo con otros, pero, con lo excitados que estábamos, decidimos que no podía hacer daño charlar un poco mucho más de ello.

Por último , Tiffany rompió el hielo sexual pidiéndole a Taylor que me contara de qué forma se iniciaron en el intercambio de parejas. Taylor me habló de su filosofía: que el sexo y el cariño se pueden separar. Al tiempo que ella y su marido hacen el cariño entre ellos, con otros es sólo tener sexo. Follar puede ser con o sin emoción y sólo por el puro exitación de hacerlo. Jamás lo había pensado así , pero me pareció que tenía sentido. Taylor me dijo que pensara en tener sexo como si fuera un deporte, pero desvisto , en el que se cambia de equipo ocasionalmente.

Mi nombre es Megan y mi marido es Bryan. Yo mido 1,65 y peso 150, tengo el pelo color fresa, piel clara y lentes. Mi Bryan es 5′ 11 un poco mucho más de 200 libras, pelo negro obscuro con lentes. Los dos nos encontramos un tanto en el lado nerd. Bryan, exactamente la misma yo, siempre ha tenido algo de relleno plus. Si bien no estamos gorditos , la mayor parte de la gente nos consideraría gruesos. Llevamos tres años en matrimonio , nos casamos inmediatamente después de la universidad. Nos conocimos en el primer año de universidad y nos enamoramos.

Hablamos en susurros a lo largo del resto de la comida; Tiffany me contó de qué forma había sucedido todo y todo sobre la pareja con la que habían intercambiado. Me mencionó que la otra pareja tenía experiencia y paciencia. Aunque me sorprendió la iniciativa de tener sexo con otros, no pude negar la humedad entre mis piernas.

¿Porque se busca Sexo Esposa Mira Infiel Xxx?

Taylor nos anunció mientras bajábamos las escaleras. Las cabezas de los chicos se viraron y luego se quedaron mirando. Los chicos nos aplaudieron y abuchearon. Debí aceptar que me sentía hot ; el zumbido del vino ayudó. Taylor dio una vuelta, dejando entrever lo que llevaba debajo. Me miró y dijo que era mi turno.

Sabes qué, Megan, semeja que nosotras dos estamos prácticamente desvistes y nuestros hombres calientes están completamente vestidos. Voy a ayudar a Sam a quitarse algo de ropa si te semeja bien. Te voy a dejar a ti de qué forma está vestido tu marido, dijo Taylor, quitándole la camisa a Sam.

De pronto tuve un momento de cordura. Tenía que grabarlo para la posteridad. Saqué mi móvil inteligente y, con mucho precaución , les hice una foto. No era la mejor de las fotos , tomada a través de una puerta parcialmente abierta, pero mejor que nada.

Acabamos la universidad y nos casamos, estableciéndonos en nuestra novedosa vida de pareja trabajadora casada. Si bien seguía disfrutando de nuestro sexo, debí admitir que nuestra vida sexual se estaba volviendo algo desganada. Bryan y yo empezamos a ir al gimnasio para ponernos en forma. El ejercicio que hicimos nos hizo entusiasmarnos mucho más con el sexo y charlar de él. Bryan comentó que había notado que los chicos del gimnasio me miraban más. Me sorprendió oírle decir que le agradaba que otros chicos me mirasen de esa manera. Probamos algunas posturas novedosas , pero los 2 sentíamos que nuestra vida sexual estaba en la rutina. Fue durante una comida con una buena amiga que nuestra vida sexual se encaminó hacia un enorme cambio.

Otro problema. ¿Qué debo realizar en este momento? En verdad , en esta ocasión me resultó fácil. Ver a mi mujer en semejante posición , siendo tocada por un completo irreconocible , veinticinco años mucho más joven que ella, gimiendo fuertemente y profiriendo todo tipo de obscenidades era algo realmente maravilloso. Me di cuenta de que jugaba conmigo mismo a través de mis pantalones y que estaba duro como una piedra. De hecho , no recuerdo estar nunca tan duro. Me bajé las bragas y me salió la poronga. Y allí estaba yo, a tres metros de mi mujer, mientras que un joven la llevaba a un emocionante orgasmo.

¿Las mujeres maduras les encantan a los jóvenes?

Mi estómago se revolvía mientras bajábamos las escaleras. La mano de Sam se encontraba muy caliente sosteniendo la mía. Tenía que aceptar que era impresionante , un enorme televisor y muchos recuerdos de deportes.

Seguimos hablando y Taylor sugirió que fuéramos despacio. Me mencionó que cuando te metes de lleno ya no puedes volver atrás. Incluso sacó a resplandecer la idea de la que había hablado Tiffany, un trueque suave. Taylor creyó que el punto de partida podría ser sencillamente estar en presencia de otra pareja desviste o que Bryan y yo nos desnudáramos delante de otra persona. Sugirió que podíamos ir punto por punto y que si en algún instante nos sentíamos incómodos pararíamos. Dijo que su política era que las mujeres controlaran el ritmo.

Sabes qué, Megan, semeja que nosotras dos nos encontramos prácticamente desnudas y nuestros hombres calientes están totalmente vestidos. Voy a ayudar a Sam a quitarse algo de ropa si te parece bien. Te dejaré a ti de qué forma está vestido tu marido, dijo Taylor, quitándole la camisa a Sam.

Le confié a Taylor que Bryan y yo éramos vírgenes en el momento en que nos conocimos. Taylor dijo que eso era muy romántico y que comprendía si nuestras opiniones sobre el sexo eran distintas y no queríamos probar el trueque de parejas. Ella nunca empujaría a absolutamente nadie a algo que no quisiese llevar a cabo. Le pareció bonito que la única poronga que había visto y tocado fuera la de mi marido.

Tardé en calmarme lo suficiente para volver a la carpa. Nadie parecía haberme echado de menos y hallé a Victoria hablando con su amiga Linda. Oh, ahí andas , dijo , ¿dónde has estado? Saqué mi teléfono del bolsillo y le mostré la foto que había tomado. Fue muy divertido , ella no sabía qué decir o llevar a cabo. Allí estaba , delante de su amiga, mirando una foto de ella misma siendo bien tocada por uno de los otros convidados , un hombre 25 años mucho más joven.