Recuperar Esposo Infiel

Aquí encontrarás todo sobre Recuperar Esposo Infiel. Mi hermosura de las mujeres maduras embargo es ningún secreto: todas entendemos que, tratándose de cuidar nuestro aspecto, no tenemos la opción de dejarnos consistir exigentes.

La próxima vez que estuve con Tiffany le dije que Bryan y yo habíamos echado un buen polvo tras hablar del trueque de parejas y que deseaba comprender más. Tiffany sabía que los 2 éramos vírgenes en el momento en que nos conocimos y que sólo habíamos estado uno con otro , conque se sorprendió bastante de que nos lo planteáramos. Tiffany entendió que sólo hablábamos de ello. Siendo sincero con Tiffany le dije que jamás había estado desvisto con otro hombre y bastante menos había tocado el pene de otro hombre. Por mucho que fuera una bonita fantasía no se encontraba seguro de poder llevarlo a cabo realmente.

Mi nombre es Megan y mi marido es Bryan. Yo mido 1,65 y peso 150, tengo el pelo color fresa, piel clara y gafas. Mi Bryan es 5′ 11 un poco mucho más de 200 libras, pelo negro obscuro con lentes. Los 2 nos encontramos un poco en el lado nerd. Bryan, exactamente la misma yo, siempre y en todo momento ha tenido algo de relleno extra. Si bien no nos encontramos gorditos , la mayoría de la multitud nos consideraría gruesos. Llevamos tres años casados , nos casamos justo después de la universidad. Nos conocimos en el primer año de facultad y nos enamoramos.

Cuando estábamos terminando , Taylor dijo que debía utilizar el baño de chicas y me invitó a acompañarla. Las dos comentamos de qué forma los chicos actuaban como si se conocieran desde hace unos años. Taylor sugirió que Bryan y yo fuésemos a cenar el sábado durante la noche para tener un poco más de intimidad. Ella mencionó que no había presión para llevar a cabo nada, sólo una comida. Acepté, pero tenía un gran nudo en el estómago. Nos reunimos con los chicos y les contamos los proyectos.

Esa noche le dije a Bryan que Tiffany se encontraba organizando un almuerzo con la esposa de la pareja que les presentó el swing sólo para hablar. También le dije que me estaba arrepintiendo y que podría cancelar la comida. Bryan se esmeró por convencerme de que siguiera adelante con la comida. En el momento en que digo que se esforzó , deseo decir que se esforzó bastante con su lengua entre mis piernas. Después de un buen orgasmo, la polla de Bryan se puso a trabajar con más convicción. Me susurró al oído mientras me follaba lo caliente que estaba y lo mucho que deseaba exhibirme. Su calentura me afirmaba que no se lo pensaba. Tras echar otro buen polvo nos abrazamos con su semen aún dentro de mí. Bryan me aseguró que si me sentía incómoda con algo de esto lo cancelaríamos. Me sentí muy aliviada en el momento en que ha dicho eso, y no me pareció bien cancelar la comida sin más. Le dije a Bryan que cuando menos iría a comer y conocería a la mujer.

Dios mío , no habría de estar haciendo esto, la oí decir. Entonces , No, no, no te detengas, por el amor de Dios. A esto le prosiguieron unos gemidos bastante fuertes. Mi cabeza era un caos. ¿Qué pasaba ahí fuera? ¿Debería establecerme donde estaba y percibir? ¿Debo salir a la carga y exigir una explicación?

Oh, Santo dios , hazlo, rogó , y Victoria movió poco a poco su mano arriba y abajo de la longitud de su polla. Lamentablemente , se movieron ligeramente y, desde mi ángulo, no pude ver todo cuanto ocurría, pero, al cabo de un tiempo reducido , él emitió un poderoso gemido y pude ver su semen cayendo al suelo. Joder, mencionó que era lo más caliente que había hecho jamás.

Tiffany era una amiga de la universidad que nos conocía a Bryan y a mí desde el instante en que éramos pareja. Hacía unos cuantos meses que no la veía y me comentó mi pérdida de peso, diciéndome lo sexy que me veía. Le dije que Bryan y yo habíamos estado realizando ejercicio y que me sentía realmente bien. Tiffany y yo siempre compartimos todo. Fue la primera persona a la que se lo conté cuando perdí la virginidad. Durante el almuerzo se me escapó que me sentía poco entretenido de nuestra vida sexual. Tiffany me dedicó una sonrisa de asco pero no ha dicho nada. Tiffany llevaba casada exactamente el mismo tiempo que nosotros y me percaté de que se estaba guardando algo. La pinché durante un rato y por último le supliqué que me contara su secreto.

La próxima vez que estuve con Tiffany le dije que Bryan y yo habíamos echado un buen polvo después de charlar del trueque de parejas y que deseaba entender mucho más. Tiffany sabía que los dos éramos vírgenes cuando nos conocimos y que solo habíamos estado uno con otro , así que se sorprendió bastante de que nos lo planteáramos. Tiffany entendió que sólo estábamos hablando de ello. Siendo sincero con Tiffany le dije que nunca había estado desvisto con otro hombre y bastante menos había tocado el pene de otro hombre. Por más que fuera una bonita fantasía no estaba seguro de poder hacerlo verdaderamente.

¿Porque se busca Recuperar Esposo Infiel?

Hablamos en susurros durante el resto de la comida; Tiffany me contó de qué forma había sucedido todo y todo sobre la pareja con la que habían intercambiado. Me dijo que la otra pareja tenía experiencia y paciencia. Aunque me sorprendió la iniciativa de tener sexo con otros, no pude negar la humedad entre mis piernas.

Sí Meg, nos hemos follado a otra pareja y ha sido excelente. Greg se acostó junto a mí con su poronga en otra mujer mientras su marido me follaba. Fue tan erótico. Aquí está la mejor parte – Greg y yo tuvimos el más destacable sexo que hemos tenido desde el instante en que hemos estado intercambiando. Tal vez eso es lo que necesitas para ponerle condimientos las cosas. Fué genial para nosotros, susurró Tiffany.

Mi nombre es Megan y mi marido es Bryan. Yo mido 1,65 y peso 150, tengo el pelo color fresa, piel clara y gafas. Mi Bryan es 5′ 11 un tanto mucho más de 200 libras, pelo negro obscuro con gafas. Los 2 nos encontramos un tanto en el lado nerd. Bryan, al igual que yo, siempre tuvo algo de relleno extra. Aunque no estamos gorditos , la mayoría de la gente nos consideraría gruesos. Llevamos tres años en matrimonio , nos casamos justo después de la facultad. Nos conocimos en el primer año de facultad y nos enamoramos.

Tenía una imagen en mi cabeza de la mujer que íbamos a saber. Alguien con maquillaje abultado , vestida como una prostituta que charlaba como un marinero. La mujer que se sentó a la mesa con nosotros no era nada de eso. Se presentó como Taylor. Iba vestida de manera conservadora y charlaba bien, parecía mucho más la chavala de al lado que otra cosa. Me sentí culpable por meditar en ella como una prostituta. Teníamos una mesa apartada que nos dejaba hablar sin miedo a que nos escucharan. Charlamos durante un rato para conocernos, nada sexual, sólo conversas sobre nosotros. Sé que no dejaba de mirarla pensando semeja tan habitual. Si bien era unos diez años mayor que yo, me sentí muy cómodo con ella, y vi por qué Tiffany congenió con ella tan rápidamente.

Sabes qué, Megan, parece que nosotras 2 nos encontramos prácticamente desvistes y nuestros hombres calientes están absolutamente vestidos. Voy a contribuir a Sam a quitarse algo de ropa si te parece bien. Te voy a dejar a ti de qué manera está vestido tu marido, dijo Taylor, quitándole la camisa a Sam.

¿Las mujeres maduras les encantan a los jóvenes?

Al cabo de un rato , el vino empezaba a hacer efecto en mí y salí de la carpa para tomar un poco de aire fresco. Paseé un rato por el enorme jardín y después me dirigí a los suntuosos baños portátiles de la parte posterior de la carpa para llevar a cabo pis. Cuando llegué allí me hallé con un pequeño problema , ya que había un inconveniente con las cisternas y las cosas se estaban desbordando. Dave, nuestro anfitrión, se excusó profusamente y me señaló que entrara en la casa para utilizar uno de los baños.

Bryan y yo éramos vírgenes cuando nos conocimos, pero nuestra virginidad terminó en cama de mi dormitorio en la primavera de nuestro primer año. Habíamos planeado que aguardaríamos a estar casados para tener sexo, pero una noche de copas nos llevó a estar desnudos en mi cama. Una cosa llevó a la otra y la poronga de Bryan encontró su sendero en mi coño. Tras eso fuimos como pequeños que hallaron la llave de la tienda de dulces. En nuestro primer año nos fuimos a vivir juntos. Follábamos mucho pero no éramos muy imaginativos. La mayoría de las veces Bryan estaba encima o yo estaba encima a fin de que él pudiera jugar con mis tetas mientras que follábamos. Por muy conservadores que fuéramos , nos encantaba tener sexo.

En la percha había un tanguita negro de encaje y un pequeño conjunto de sujetador push-up. No pude eludir meditar que no iba a contemplar mucho. Taylor salió y modeló para mí. Tardé un instante , pero finalmente me percaté de que el sujetador no le cubría los pezones y sus pezones desnudos me miraban a la cara. Su tanguita tampoco cubría bastante.

Sí Meg, nos hemos follado a otra pareja y fué genial. Greg se acostó a mi lado con su poronga en otra mujer mientras que su marido me follaba. Fue tan erótico. Aquí está la mejor parte – Greg y yo tuvimos el más destacable sexo que tuvimos desde el instante en que estuvimos permutando. Quizás eso es lo que necesitas para ponerle condimientos las cosas. Fué excelente para nosotros, susurró Tiffany.

Cogiendo el vaso, me tomé un enorme trago. Taylor comentó lo hot que me veía y que Sam estaría viendo mis lolas toda la noche. Me sonrojé sabiendo que esa era la reacción que aguardaba.