Porno Infiel a Mi Esposa Con Su Hermana

Lo que jamás te dijeron sobre Porno Infiel a Mi Esposa Con Su Hermana. La belleza de las mujeres maduras no es ningún secreto : todas y cada una entendemos que, cuando se trata de proteger nuestro aspecto, no podemos dejarnos ser estrictos.

Además de nuestros anfitriones, ni Victoria ni yo conocíamos a absolutamente nadie , con lo que la conversación fue un tanto obligada y, como resultado, ámbas decidimos dedicarnos a beber vino y gozar lo mejor posible. Bueno, tres botellas de Zinfandel después nos lo pasamos mucho mejor. Mi mujer, cuando se ha lubricado lo bastante con el alcohol, se transforma invariablemente en el alma de cualquier fiesta , y de súbito se realizó amiga de todo el planeta. En tales circunstancias , siempre y en todo momento fué singularmente popular entre los hombres. Es lo que siempre y en todo momento describo como una mujer de hombres, en el sentido de que elige la compañía de los hombres a la de las mujeres, y habla con ellos casi de hombre a hombre, lo que parece encantarles. Espero que se entienda lo que estoy tratando de decir.

A pesar del orgasmo de mi mujer, el joven seguía ocupado en sus bragas, y pude oír de qué forma lo incitaba con todo tipo de comentarios obscenos. Pude ver que se encontraba muy cerca de correrse nuevamente cuando , horror de horrores, otra pareja subió las escaleras. Victoria estaba demasiado ida como para darse cuenta , o incluso importarle, y su nueva amiga se limitó a sonreírles al pasar. Despreocúpate por nosotros, estamos buscando un dormitorio ha dicho el hombre mientras que desaparecían por un pasillo. Podía oírles reír mientras que se iban. Terminantemente , escuché las expresiones lo suficientemente mayores como para ser su madre.

Con eso Victoria soltó un rugido desmesurado mientras llegaba al clímax por segunda vez. Siguió y prosiguió , y de hecho vi que sus piernas se doblaban con la fuerza del mismo. Se desplomó contra la pared jadeando poderosamente y lo atrajo contra ella, dándole un largo beso. Muchas gracias, ha dicho , fué increíble, ahora te toca a ti. La mano de ella bajó la cremallera de la bragueta y desapareció dentro suyo. Tras juguetear un poco , resurgió con una poronga muy respetable dentro. El radical de la misma relucía con pre-cum y una gran gota cayó al suelo.

Tardé en calmarme lo bastante para volver a la carpa. Absolutamente nadie parecía haberme echado de menos y hallé a Victoria comentando con su amiga Linda. Oh, ahí andas , dijo , ¿dónde has estado? Saqué mi teléfono del bolsillo y le mostré la foto que había tomado. Fue muy entretenido , ella no sabía qué decir o llevar a cabo. Allí estaba , enfrente de su amiga, mirando una fotografía de ella misma siendo bien tocada por entre los otros convidados , un hombre 25 años más joven.

Una vieja amiga de Victoria nos invitó a una boda en Norfolk. Se formaron juntas como enfermeras y, aunque hoy en día apenas se ven, mantuvieron el contacto, aunque sólo sea en Navidad y en los cumpleaños. Mi mujer es la madrina de la hija mayor de Hermosa y era el día de su boda. Las funciones de madrina de Victoria hace ya tiempo que han caducado y apenas conocía a la novia. Sin embargo , como es socialmente acertado , nos habían invitado al enorme día.

Al final , Tiffany rompió el hielo sexual pidiéndole a Taylor que me contara de qué forma se comenzaron en el intercambio de parejas. Taylor me charló de su filosofía: que el sexo y el cariño se pueden separar. Al paso que ella y su marido hacen el amor entre ellos, con otros es solo follar. Tener sexo puede ser con o sin emoción y sólo por el puro exitación de hacerlo. Nunca lo había pensado de esta manera , pero me pareció que tenía sentido. Taylor me dijo que pensara en tener sexo como si fuera un deporte, pero desvisto , en el que se cambia de equipo ocasionalmente.

Con eso Victoria soltó un rugido desmesurado mientras que llegaba al clímax por segunda vez. Prosiguió y prosiguió , y en verdad vi que sus piernas se doblaban con la fuerza del mismo. Se cayó contra la pared jadeando fuertemente y lo atrajo contra ella, dándole un largo beso. Muchas gracias, ha dicho , fué increíble, en este momento te toca a ti. La mano de ella bajó la cremallera de la bragueta y desapareció en su interior. Tras juguetear un tanto , reapareció con una poronga muy respetable dentro. El extremo de exactamente la misma relucía con pre-cum y una gran gota cayó al suelo.

Taylor sacó una caja de Victoria Secret de bajo la cama. Dijo que Tiffany le había dado mi talla y que aguardaba que le quedara bien. Abrí la caja y encontré lencería rosa. Encontré la etiqueta que decía que tenía que ver con un baby doll peek-a-boo. Tenía volantes, era hot y muy transparente. Taylor me sugirió que me la probase. Después de ciertas manifestaciones , acepté. Entré en el baño y me puse el traje. Me puse el tanga y me percaté de que mi culo no se encontraba cubierto en lo más mínimo ; el tirante me entraba por el culo. Me ajusté los tirantes del top baby doll para que me cubriese las lolas lo más bien que se pueda. El sujetador llevaba una tela transparente con volantes que cubría el sujetador hasta la parte superior de las bragas, pero no pasaba del ombligo.

¿Porque se busca Porno Infiel a Mi Esposa Con Su Hermana?

Taylor nos recibió en la puerta, con una falda y una bonita blusa. No la ropa de trabajo conservadora que llevaba en la cena. Se encontraba sexy , pero no era una zorra. Taylor nos dio un abrazo y un beso en la mejilla. Llamó a Sam. Sam estrechó la mano de Bryan y después me dio un abrazo. Aunque el abrazo fue breve parecía muy incómodo entre nosotros. Sam le ofreció a Bryan una cerveza y se fueron a conocer la gruta del hombre de Sam, mientras Taylor y yo preparábamos la cena.

Seguimos comentando y Taylor sugirió que fuéramos despacio. Me mencionó que cuando te metes de lleno ya no puedes volver atrás. Aun sacó a resplandecer la iniciativa de la que había hablado Tiffany, un intercambio suave. Taylor creyó que el punto de inicio podría ser simplemente estar en presencia de otra pareja desviste o que Bryan y yo nos desnudáramos delante de otra persona. Sugirió que podíamos ir pasito a pasito y que si en algún instante nos sentíamos incómodos pararíamos. Dijo que su política era que las mujeres controlaran el ritmo.

De todos modos , no tardó mucho en verse rodeada por un conjunto de hombres, la mayor parte de ellos amigos del novio, todos ellos veinteañeros. Más allá de que ella les doblaba la edad, eran como abejas alrededor de un tarro de miel. La he visto de esta manera en muchas ocasiones anteriores y, como es costumbre , me limité a sentarme y dejar que siguiera adelante. Al fin y al cabo , jamás se había transformado en algo más que una broma amistosa.

Mi mujer y yo hemos descubierto hace parcialmente poco el exitación del sexo extraconyugal. No a lo grande, pero, en las circunstancias adecuadas , hemos cedido a nuestras fantasías, antes escondes , y verdaderamente hemos cumplido una o 2 de ellas. Tengo que admitir que los dos lamentamos bastante los 30 años precedentes de matrimonio, en los que nos dejamos llevar por las convenciones y ninguno de los 2 quiso aceptar nuestros deseos mucho más profundos frente al otro. Si hubiésemos sabido antes lo que el otro sentía verdaderamente por el sexo, podríamos haber tenido un matrimonio aún mejor. 30 años desperdiciados, pero todo lo que tenemos la posibilidad de hacer ahora es procurar recobrar el tiempo perdido.

Los chicos salieron de la cueva de hombres charlando. Bryan se encontraba desvariando sobre la gruta de hombre de Sam diciendo que era lo que todos los chicos quieren. Taylor miró a Sam y le pidió que me mostrara su cueva de hombre mientras Bryan la ayudaba en la cocina. Sam me cogió de la mano y sin mediar palabra nos dirigimos a la planta baja.

¿Las mujeres maduras les encantan a los jóvenes?

Esa noche le dije a Bryan que Tiffany se encontraba organizando un almuerzo con la esposa de la pareja que les presentó el swing sólo para hablar. También le dije que me se encontraba arrepintiendo y que podría cancelar la comida. Bryan se esmeró por convencerme de que prosiguiera adelante con la comida. En el momento en que digo que se esmeró , quiero decir que se esmeró bastante con su lengua entre mis piernas. Tras un buen orgasmo, la polla de Bryan decidió trabajar con más convicción. Me susurró al oído mientras me follaba lo ardiente que estaba y lo bastante que deseaba exhibirme. Su calentura me afirmaba que no se lo pensaba. Tras echar otro buen polvo nos abrazamos con su semen aún en mí. Bryan me aseguró que si me sentía incómoda con algo de esto lo cancelaríamos. Me sentí muy aliviada en el momento en que dijo eso, y no me pareció bien anular la comida sin más. Le dije a Bryan que por lo menos iría a comer y conocería a la mujer.

Los chicos salieron de la gruta de hombres charlando. Bryan estaba desvariando sobre la cueva de hombre de Sam diciendo que era lo que todos y cada uno de los chicos desean. Taylor miró a Sam y le pidió que me mostrara su gruta de hombre mientras Bryan la asistía en la cocina. Sam me cogió de la mano y sin mediar palabra nos vamos a la planta baja.

Atravesé el césped, entré en la vivienda y subí las escaleras hasta el baño. Una vez hecho lo necesario , me estaba secando las manos en el momento en que oí ruidos fuera en el rellano. Supuse que alguien mucho más estaba aguardando su turno y estaba a puntito de abrir la puerta cuando reconocí la voz de Victoria. Bueno, en realidad no era su voz, sino más bien su risa o, mejor dicho , su carcajada. Me quedé helada de inmediato. ¿Qué pasaba ahí fuera?

Tiffany era una amiga de la facultad que nos conocía a Bryan y a mí desde el momento en que éramos pareja. Hacía unos cuantos meses que no la veía y me comentó mi pérdida de peso, diciéndome lo hot que me veía. Le dije que Bryan y yo habíamos estado haciendo ejercicio y que me sentía realmente bien. Tiffany y yo siempre compartimos todo. Fue la primera persona a la que se lo conté cuando perdí la virginidad. A lo largo del almuerzo se me escapó que me sentía aburrido de nuestra vida sexual. Tiffany me dedicó una sonrisa de asco pero no ha dicho nada. Tiffany llevaba casada exactamente el mismo tiempo que nosotros y me di cuenta de que se estaba guardando algo. La pinché en el transcurso de un rato y al final le rogué que me contara su secreto.

Oh, Santo dios , hazlo, suplicó , y Victoria movió de forma lenta su mano arriba y por debajo de la longitud de su polla. Lamentablemente , se movieron ligeramente y, desde mi ángulo, no pude ver todo cuanto ocurría, pero, al cabo de muy poco tiempo , él emitió un poderoso gemido y pude ver su semen cayendo al suelo. Joder, mencionó que era lo más cachondo que había hecho jamás.