Porno Esposa Infiel Chantaje

Aquí encontrarás todo acerca Porno Esposa Infiel Chantaje. El hermosura de las mujeres maduras embargo es ningún secreto: todas entendemos en comparación a, tratándose de favorecer nuestro aspecto, no tenemos la posibilidad de dejarnos consistir exigentes.

Al cabo del rato , el vino empezaba a llevar a cabo efecto en mí y salí de la carpa para tomar algo de aire limpio. Paseé un rato por el enorme jardín y después me dirigí a los suntuosos baños portátiles de la parte trasera de la carpa para realizar pis. En el momento en que llegué allí me encontré con un pequeño inconveniente , en tanto que había un problema con las cisternas y las cosas se estaban desbordando. Dave, nuestro anfitrión, se disculpó exuberantemente y me indicó que entrara en la casa para emplear uno de los baños.

Atravesé el césped, entré en la vivienda y subí las escaleras hasta el baño. Una vez hecho lo necesario , me estaba secando las manos cuando oí ruidos fuera en el rellano. Supuse que alguien más se encontraba esperando su turno y estaba a punto de abrir la puerta cuando reconocí la voz de Victoria. Bueno, en realidad no era su voz, sino su risa o, mejor dicho , su carcajada. Me quedé helada de inmediato. ¿Qué estaba pasando ahí fuera?

Debí aceptar ante Bryan que me intrigaba la iniciativa del swinging, pero le recordé que solo había estado desnuda con él, ni hablar de tener sexo con otra persona. Charlamos un tanto mucho más sobre el intercambio de parejas mientras que yo acariciaba la poronga de Bryan. Después de regresar a follar , Bryan y yo acordamos que charlaría con Tiffany un tanto mucho más. Ninguno de los dos creyó que podría tener sexo con otros, pero, con lo excitados que estábamos, decidimos que no podía realizar daño hablar un poco más de ello.

Mi nombre es Megan y mi marido es Bryan. Yo mido 1,65 y peso 150, tengo el pelo color fresa, piel clara y gafas. Mi Bryan es 5′ 11 un tanto mucho más de 200 libras, pelo negro oscuro con lentes. Los dos nos encontramos un poco en el lado nerd. Bryan, de la misma yo, siempre ha tenido algo de relleno extra. Si bien no estamos gordos , la mayoría de la multitud nos consideraría gruesos. Llevamos tres años casados , nos casamos inmediatamente después de la facultad. Nos conocimos en el primer año de facultad y nos enamoramos.

La casa de Hermosa resultó ser un espacio bastante grande situado en su propio terreno en las afueras de un pueblo muy pintoresco a las afueras de Norwich. La liturgia se celebró en una encantadora iglesia local y todos regresamos a la casa , donde la recepción se festejó en una carpa sobre el césped.

Al final , tras oír muchos más gemidos y respiraciones pesadas, no hice nada de lo anterior. En vez de eso, descerrajé la cerradura con mucho precaución y abrí la puerta un tanto mucho más despacio. Fuera, del otro lado del rellano, mi mujer estaba inmovilizada contra la pared por entre los amigos del novio. Con una mano le tenía atrapados los brazos por encima de la cabeza, mientras que con la otra le había subido el vestido prácticamente hasta la cintura y en este momento estaba muy ocupado dentro de sus bragas. Si bien mi vista no era la mejor, pude ver que tenía al menos 2 dedos introducidos en ella y que la estaba tocando vigorosamente por todo lo que valía.

En el final , después de escuchar considerablemente más gemidos y respiraciones pesadas, no hice nada de lo previo. En vez de eso, descerrajé la cerradura con bastante cuidado y abrí la puerta un tanto más despacio. Fuera, al otro lado del rellano, mi mujer se encontraba inmovilizada contra la pared por entre los amigos del novio. Con una mano le tenía atrapados los brazos sobre la cabeza, mientras que con la otra le había subido el vestido prácticamente hasta la cintura y ahora se encontraba muy ocupado dentro de sus bragas. Si bien mi vista no era la mejor, pude ver que tenía por lo menos dos dedos introducidos en ella y que la estaba tocando vigorosamente por todo lo que valía.

La cena se encontraba en la mesa, pero daba la sensación de que habíamos interrumpido algo al subir las escaleras. Bryan se apartó algo de Taylor cuando ascendemos. Taylor me sirvió otra gran copa de vino. Rápidamente tomé otro enorme trago. Sin ser un gran bebedor, se encontraba empezando a sentir un pequeño zumbido. La conversación en la cena fue ciertamente de naturaleza mucho más sexual que la cena de la otra noche. Bryan también se metía en el coqueteo. Bryan y Taylor estaban teniendo un montón de bromas juguetonas, con las manos de Taylor tocando a Bryan de manera frecuente mientras coqueteaban. No sé si fue el vino o qué, pero incluso me estaba sintiendo cómodo con el coqueteo y traté de unirme a él. Prácticamente en el final de la cena Taylor dijo que tenía un regalo para mí arriba y quería enseñármelo después de adecentar los platos. Protesté que no tenía que comprarme nada y hasta Sam se encogió de hombros como si no supiera lo que estaba pasando. Sam anunció que él y Bryan se encargarían de los platos a fin de que las chicas pudieran subir.

¿Porque se busca contactos de Porno Esposa Infiel Chantaje?

Esa noche le dije a Bryan que Tiffany estaba organizando un almuerzo con la mujer de la pareja que les presentó el swing solo para charlar. Asimismo le dije que me estaba arrepintiendo y que podría anular la comida. Bryan se esmeró por persuadirme de que prosiguiera adelante con la comida. En el momento en que digo que se esmeró , quiero decir que se esforzó mucho con su lengua entre mis piernas. Después de un óptimo orgasmo, la polla de Bryan se puso a trabajar con mucho más convicción. Me susurró al oído mientras me follaba lo caliente que estaba y lo mucho que deseaba exhibirme. Su calentura me afirmaba que no se lo pensaba. Después de echar otro buen polvo nos abrazamos con su semen aún en mí. Bryan me aseguró que si me sentía incómoda con algo de esto lo cancelaríamos. Me sentí muy aliviada cuando dijo eso, y no me pareció bien anular la comida sin más ni más. Le dije a Bryan que por lo menos iría a comer y conocería a la mujer.

Bryan y yo éramos vírgenes cuando nos conocimos, pero nuestra virginidad acabó en cama de mi dormitorio en la primavera de nuestro primer año. Habíamos planeado que esperaríamos a estar casados para tener sexo, pero una noche de copas nos llevó a estar desnudos en mi cama. Una cosa llevó a la otra y la poronga de Bryan halló su camino en mi coño. Después de eso fuimos como pequeños que encontraron la llave de la tienda de dulces. En nuestro primer año nos fuimos a vivir juntos. Follábamos bastante pero no éramos muy imaginativos. La mayor parte de las ocasiones Bryan estaba encima o yo estaba encima para que él pudiese jugar con mis tetas mientras follábamos. Por muy conservadores que fuésemos , nos encantaba follar.

Sabes qué, Megan, parece que nosotras dos estamos prácticamente desvistes y nuestros hombres calientes están completamente vestidos. Voy a contribuir a Sam a quitarse algo de ropa si te parece bien. Te dejaré a ti cómo está vestido tu marido, ha dicho Taylor, quitándole la camisa a Sam.

Atravesé el césped, entré en la casa y subí las escaleras hasta el baño. Una vez hecho lo necesario , me secaba las manos en el momento en que oí ruidos fuera en el rellano. Supuse que alguien mucho más se encontraba esperando su turno y estaba a punto de abrir la puerta cuando reconocí la voz de Victoria. Bueno, en realidad no era su voz, sino su risa o, mejor dicho , su carcajada. Me quedé helada de inmediato. ¿Qué pasaba ahí fuera?

Mientras que follábamos, me imaginé a Taylor tumbada junto a mí con mi Bryan encima de ella, teniendo sexo. Aunque era extraño pensar en mi hombre follando con otra mujer, me excitaba mi pequeña fantasía. No dejaba de preguntarme si verdaderamente podría llevarla a cabo y dejar que su poronga entrara en otra mujer.

¿Las mujeres maduras les encantan a los jóvenes?

Mi estómago se revolvía mientras que bajábamos las escaleras. La mano de Sam se encontraba muy caliente manteniendo la mía. Debía aceptar que era increíble , un enorme televisor y varios recuerdos deportivos.

En el momento en que estábamos finalizando , Taylor dijo que tenía que utilizar el baño de chicas y me invitó a acompañarla. Ámbas comentamos de qué manera los chicos actuaban tal y como si se conociesen desde hace años. Taylor sugirió que Bryan y yo fuéramos a cenar el sábado durante la noche para tener un poco mucho más de intimidad. Ella mencionó que no había presión para hacer nada, solo una comida. Acepté, pero tenía un gran nudo en el estómago. Nos reunimos con los chicos y les contamos los proyectos.

Tardé en calmarme lo suficiente como para regresar a la carpa. Nadie parecía haberme echado de menos y encontré a Victoria hablando con su amiga Linda. Oh, ahí andas , ha dicho , ¿dónde has estado? Saqué mi teléfono del bolsillo y le mostré la fotografía que había tomado. Fue muy divertido , ella no sabía qué decir o llevar a cabo. Allí estaba , enfrente de su amiga, mirando una foto de ella misma siendo bien tocada por entre los otros convidados , un hombre 25 años más joven.

Taylor nos recibió en la puerta, con una falda y una bonita blusa. No la ropa de trabajo conservadora que llevaba en la cena. Se encontraba hot , pero no era una zorra. Taylor nos dio un abrazo y un beso en la mejilla. Llamó a Sam. Sam estrechó la mano de Bryan y después me dio un abrazo. Si bien el abrazo fue breve parecía muy incómodo entre nosotros. Sam le ofreció a Bryan una cerveza y se fueron a conocer la gruta del hombre de Sam, mientras que Taylor y yo preparábamos la cena.

De súbito tuve un instante de cordura. Tenía que grabarlo para la posteridad. Saqué mi móvil y, con bastante cuidado , les hice una fotografía. No era la mejor de las fotos , tomada a través de una puerta parcialmente abierta, pero mejor que nada.