Porn Esposa Infiel Com

Lo que nunca te afirmaron sobre Porn Esposa Infiel Com. La belleza de las mujeres maduras no es ningún misterio : todas sabemos que, cuando se trata de cuidar nuestro aspecto, no podemos dejarnos ser rigurosos.

Hablamos en susurros a lo largo del resto de la comida; Tiffany me contó de qué manera había sucedido todo y todo sobre la pareja con la que habían intercambiado. Me mencionó que la otra pareja tenía experiencia y paciencia. Aunque me sorprendió la iniciativa de tener sexo con otros, no pude denegar la humedad entre mis piernas.

Le confié a Taylor que Bryan y yo éramos vírgenes cuando nos conocimos. Taylor dijo que eso era muy romántico y que comprendía si nuestras creencias sobre el sexo eran diferentes y no deseábamos evaluar el trueque de parejas. Ella jamás empujaría a nadie a algo que no quisiera llevar a cabo. Le pareció bonito que la única polla que había visto y tocado fuera la de mi marido.

Acabamos la universidad y nos casamos, estableciéndonos en nuestra nueva vida de pareja trabajadora casada. Si bien seguía gozando de nuestro sexo, tuve que aceptar que nuestra vida sexual se se encontraba volviendo algo desganada. Bryan y yo comenzamos a ir al gimnasio para ponernos en forma. El ejercicio que hicimos nos hizo entusiasmarnos más con el sexo y charlar de él. Bryan comentó que había sentido que los chicos del gimnasio me miraban más. Me sorprendió oírle decir que le gustaba que otros chicos me mirasen de esa manera. Probamos ciertas posiciones novedosas , pero los dos sentíamos que nuestra vida sexual estaba en la rutina. Fue a lo largo de una comida con una aceptable amiga que nuestra vida sexual se dirigió hacia un gran cambio.

Estaba en lo cierto sobre Bryan – estaba muy feliz. Pienso que se sintió un poco decepcionado cuando le dije que el plan era solo una comida , nada más. Le dije que habíamos hablado de un trueque suave pero que no creía estar lista para ello. Brian me aseguró que no haríamos nada con lo que me sintiese incómoda. Sé que las expectativas de Bryan se dispararon en el momento en que sus dedos hallaron mi coño chorreando después de nuestra charla.

Con eso Victoria soltó un rugido descomunal mientras llegaba al clímax por segunda vez. Siguió y siguió , y en verdad vi que sus piernas se doblaban con la fuerza del mismo. Se desplomó contra la pared jadeando poderosamente y lo atrajo contra ella, dándole un largo beso. Muchas gracias, ha dicho , ha sido increíble, en este momento te toca a ti. La mano de ella bajó la cremallera de la bragueta y desapareció en su interior. Tras juguetear un poco , resurgió con una polla muy respetable dentro. El extremo de la misma relucía con pre-cum y una gran gota cayó al suelo.

Los chicos salieron de la gruta de hombres charlando. Bryan estaba desvariando sobre la gruta de hombre de Sam diciendo que era lo que todos los chicos quieren. Taylor miró a Sam y le pidió que me mostrara su cueva de hombre mientras que Bryan la ayudaba en la cocina. Sam me cogió de la mano y sin mediar palabra nos dirigimos a la planta baja.

Mientras follábamos, me imaginé a Taylor tumbada a mi lado con mi Bryan encima de ella, teniendo sexo. Aunque era extraño pensar en mi hombre follando con otra mujer, me excitaba mi pequeña fantasía. No dejaba de preguntarme si realmente podría llevarla a cabo y dejar que su poronga entrara en otra mujer.

Me gustó que las mujeres estuviesen siempre y en todo momento al mando. Acordamos que un óptimo comienzo sería proceder a cenar con Taylor y su marido para que todos pudiéramos conocernos y no hubiera presión. Sería una aceptable forma de conocernos.

¿Porque se busca Porn Esposa Infiel Com?

Tiffany era una amiga de la universidad que nos conocía a Bryan y a mí desde que éramos pareja. Hacía unos cuantos meses que no la veía y me comentó mi pérdida de peso, diciéndome lo hot que me veía. Le dije que Bryan y yo habíamos estado realizando ejercicio y que me sentía muy bien. Tiffany y yo siempre y en todo momento compartimos todo. Fue la primera persona a la que se lo conté en el momento en que perdí la virginidad. A lo largo del almuerzo se me escapó que me sentía poco entretenido de nuestra vida sexual. Tiffany me dedicó una sonrisa de asco pero no ha dicho nada. Tiffany llevaba casada exactamente el mismo tiempo que nosotros y me di cuenta de que se estaba guardando algo. La pinché en el transcurso de un rato y por último le supliqué que me contara su secreto.

En el final , tras escuchar muchos más gemidos y respiraciones pesadas, no hice nada de lo previo. En lugar de eso, descerrajé la cerradura con bastante precaución y abrí la puerta un poco mucho más despacio. Fuera, al otro lado del rellano, mi mujer estaba inmovilizada contra la pared por entre los amigos del novio. Con una mano le tenía atrapados los brazos por encima de la cabeza, mientras que con la otra le había subido el vestido prácticamente hasta la cintura y ahora se encontraba muy ocupado dentro de sus bragas. Aunque mi vista no era la mejor, pude ver que tenía cuando menos dos dedos introducidos dentro de ella y que la estaba tocando vigorosamente por todo lo que valía.

Tuve que aceptar ante Bryan que me intrigaba la iniciativa del swinging, pero le recordé que solo había estado desviste con él, ni hablar de tener sexo con otra persona. Hablamos un tanto mucho más sobre el trueque de parejas mientras yo acariciaba la poronga de Bryan. Tras regresar a tener sexo , Bryan y yo acordamos que charlaría con Tiffany un tanto mucho más. Ninguno de los dos creyó que podría tener sexo con otros, pero, con lo excitados que estábamos, decidimos que no podía realizar daño charlar un tanto mucho más de esto.

Mi nombre es Megan y mi marido es Bryan. Yo mido 1,65 y peso 150, tengo el pelo color fresa, piel clara y lentes. Mi Bryan es 5′ 11 un poco más de 200 libras, pelo negro obscuro con lentes. Los dos nos encontramos un poco en el lado nerd. Bryan, exactamente la misma yo, siempre ha tenido algo de relleno extra. Si bien no nos encontramos gorditos , la mayoría de la gente nos consideraría gruesos. Llevamos tres años en matrimonio , nos casamos justo después de la universidad. Nos conocimos en el primer año de universidad y nos enamoramos.

Cogiendo el vaso, me tomé un gran trago. Taylor comentó lo sexy que me veía y que Sam estaría mirando mis lolas toda la noche. Me sonrojé sabiendo que esa era la reacción que aguardaba.

¿Las maduras les encantan a los personajes jóvenes?

Los chicos salieron de la cueva de hombres charlando. Bryan se encontraba delirando sobre la gruta de hombre de Sam diciendo que era lo que todos los chicos desean. Taylor miró a Sam y le pidió que me mostrara su gruta de hombre mientras Bryan la ayudaba en la cocina. Sam me cogió de la mano y sin mediar palabra nos vamos a la planta baja.

Le dije que, aunque estaba profundamente enamorada de Bryan, no podía evitar admitir que sentía curiosidad por el sexo con otros hombres. Le dije que me sentía culpable en el momento en que miraba a un hombre y lo imaginaba desvisto.

Taylor se levantó de un salto, quitándose sexymente el kimono. Pensé que a Bryan se le iban a salir los ojos. Me miró y le dije que se me veían las lolas , a eso que él negó con la cabeza. Sam se frotó los pezones mientras que bailaba delante de él. Taylor, al igual que yo, terminó su baile con Sam con un beso. Taylor bailó hacia Bryan inclinándose para que sus pezones estuvieran a la altura de sus ojos. Agarró las manos de Bryan y las llevó a sus pezones. Taylor miró hacia mí y ha dicho : Está bien, a Megan no le importará, ¿verdad, Megan?

Taylor nos anunció mientras bajábamos las escaleras. Las cabezas de los chicos se giraron y después se han quedado viendo. Los chicos nos aplaudieron y abuchearon. Tuve que aceptar que me sentía sexy ; el zumbido del vino asistió. Taylor dio una vuelta, dejando entrever lo que llevaba debajo. Me miró y mencionó que era mi turno.

Tenía una imagen en mi cabeza de la mujer que íbamos a conocer. Alguien con maquillaje abultado , vestida como una prostituta que charlaba como un marinero. La mujer que se sentó a la mesa con nosotros no era nada de eso. Se presentó como Taylor. Iba vestida de manera conservadora y charlaba bien, parecía más la muchacha de al lado que otra cosa. Me sentí culpable por pensar en ella como una prostituta. Teníamos una mesa apartada que nos permitía charlar sin miedo a que nos escucharan. Hablamos en el transcurso de un rato para conocernos, nada sexual, sólo conversas sobre nosotros. Sé que no dejaba de mirarla pensando parece tan normal. Si bien era unos diez años mayor que yo, me sentí muy cómodo con ella, y vi por qué Tiffany congenió con ella tan velozmente.