Mi Esposo Me Fue Infiel Cuando Estaba Embarazada

Junto sabrás como encontrar Mi Esposo Me Fue Infiel Cuando Estaba Embarazada. Lo apenado es que montones de miembros de mi industria cosmética abstraído han olvidado y han tolerado que las considerables firmas contaminen sus modelos con substancias químicas peligrosas.

De todas maneras , no tardó mucho en verse cercada por un grupo de hombres, la mayoría de ellos amigos del novio, todos ellos veinteañeros. Más allá de que ella les doblaba la edad, eran como abejas en torno a un tarro de miel. La he visto de esta forma muy frecuentemente precedentes y, como es costumbre , me limité a sentarme y dejar que prosiguiera adelante. Al fin y al cabo , nunca se había transformado en algo mucho más que una broma amistosa.

Cerré la puerta del baño y me hundí en el suelo. No podía opinar lo que acababa de ocurrir. ¡Era simplemente la cosa mucho más cachonda, mucho más rancia, más sucia y más fantástica que había experimentado nunca! ¡Y Victoria no se había quitado la ropa! Mi poronga proseguía fuera y me encontré pajeándome como un loco. Al cabo de muy poco tiempo , ¡disparé la mayor carga de mi vida!

De repente tuve un instante de cordura. Debía grabarlo para la posteridad. Saqué mi móvil inteligente y, con bastante precaución , les hice una foto. No era la mejor de las fotografías , tomada por medio de una puerta relativamente abierta, pero mejor que nada.

Charlamos en susurros durante el resto de la comida; Tiffany me contó de qué forma había sucedido todo y todo sobre la pareja con la que habían intercambiado. Me mencionó que la otra pareja tenía experiencia y paciencia. Si bien me sorprendió la idea de tener sexo con otros, no pude negar la humedad entre mis piernas.

Estaba en la verdad sobre Bryan – estaba muy feliz. Creo que se sintió un tanto decepcionado cuando le dije que el plan era sólo una cena , solamente. Le dije que habíamos hablado de un intercambio suave pero que no creía estar dispuesta para ello. Brian me aseguró que no haríamos nada con lo que me sintiese incómoda. Sé que las esperanzas de Bryan se dispararon cuando sus dedos encontraron mi coño chorreando después de nuestra conversación.

Tiffany era una amiga de la universidad que nos conocía a Bryan y a mí desde que éramos pareja. Hacía unos cuantos meses que no la veía y me comentó mi pérdida de peso, diciéndome lo hot que me veía. Le dije que Bryan y yo habíamos estado haciendo ejercicio y que me sentía realmente bien. Tiffany y yo siempre y en todo momento compartimos todo. Fue la primera persona a la que se lo conté en el momento en que perdí la virginidad. Durante el almuerzo se me escapó que me sentía poco entretenido de nuestra vida sexual. Tiffany me dedicó una sonrisa de asco pero no ha dicho nada. Tiffany llevaba casada exactamente el mismo tiempo que nosotros y me percaté de que se se encontraba guardando algo. La pinché en el transcurso de un rato y al final le supliqué que me contara su secreto.

Tiffany sugirió que podía charlar con la pareja con la que habían empezado ; tenían experiencia y eran muy agradables. Si no funcionaba con ellos, no había problema. Tiffany creyó que sería una gran idea almorzar con la esposa de la pareja para ver si me sentía cómodo comentando con ella. Le dije que tenía serias dudas sobre la idea , pero acepté almorzar.

Le dije que, si bien estaba profundamente enamorada de Bryan, no podía evitar aceptar que sentía curiosidad por el sexo con otros hombres. Le dije que me sentía culpable cuando miraba a un hombre y lo imaginaba desnudo.

¿Porque se quiere Mi Esposo Me Fue Infiel Cuando Estaba Embarazada?

De todas maneras , no tardó bastante en verse cercada por un conjunto de hombres, la mayor parte de ellos amigos del novio, todos ellos veinteañeros. A pesar de que ella les doblaba la edad, eran como abejas cerca de un tarro de miel. La he visto de esta forma muchas veces anteriores y, como de costumbre , me limité a sentarme y dejar que prosiguiera adelante. Al final de cuenta , jamás se había convertido en algo más que una broma amistosa.

Mi estómago se revolvía mientras bajábamos las escaleras. La mano de Sam se encontraba muy caliente sosteniendo la mía. Debía admitir que era pasmante , un gran TV y varios recuerdos deportivos.

Me pareció una enorme idea. Intercambiamos números y le dije que tendría que confirmarlo con Bryan pero que ya sabía su respuesta. Taylor no hablaba mucho de su marido pero mientras llevaba a Tiffany de vuelta al trabajo le pregunté por él. Tiffany me miró con esa sonrisa socarrona y mencionó que me gustaría bastante Sam y me guiñó un ojo.

La cena se encontraba en la mesa, pero parecía que habíamos interrumpido algo al subir las escaleras. Bryan se separó un poco de Taylor cuando ascendemos. Taylor me sirvió otra gran copa de vino. De manera rápida tomé otro enorme trago. Sin ser un gran bebedor, se encontraba empezando a sentir un pequeño zumbido. La conversación en la cena fue ciertamente de naturaleza mucho más sexual que la cena de la otra noche. Bryan también se metía en el coqueteo. Bryan y Taylor estaban teniendo un montón de bromas juguetonas, con las manos de Taylor tocando a Bryan de manera frecuente mientras que coqueteaban. No sé si fue el vino o qué, pero incluso me sentía cómodo con el coqueteo y traté de unirme a él. Prácticamente en el final de la cena Taylor mencionó que tenía un regalo para mí arriba y deseaba enseñármelo tras adecentar los platos. Protesté que no debía comprarme nada y hasta Sam se encogió de hombros como si no supiese lo que estaba pasando. Sam anunció que él y Bryan se encargarían de los platos para que las chicas pudieran subir.

Acabamos la universidad y nos casamos, estableciéndonos en nuestra nueva vida de pareja trabajadora casada. Si bien seguía gozando de nuestro sexo, tuve que aceptar que nuestra vida sexual se estaba volviendo algo aburrida. Bryan y yo comenzamos a ir al gimnasio para ponernos en forma. El ejercicio que hicimos nos logró entusiasmarnos más con el sexo y hablar de él. Bryan comentó que había notado que los chicos del gimnasio me miraban mucho más. Me sorprendió oírle decir que le agradaba que otros chicos me mirasen de esa forma. Probamos ciertas posturas novedosas , pero los dos sentíamos que nuestra vida sexual estaba en la rutina. Fue durante una comida con una aceptable amiga que nuestra vida sexual se dirigió hacia un enorme cambio.

¿Las mujeres maduras les encantan a los jóvenes?

Sabes qué, Megan, parece que nosotras dos nos encontramos prácticamente desvistes y nuestros hombres calientes están completamente vestidos. Voy a contribuir a Sam a quitarse algo de ropa si te semeja bien. Te dejaré a ti de qué forma está vestido tu marido, ha dicho Taylor, quitándole la camisa a Sam.

Al final , tras escuchar muchos más gemidos y respiraciones pesadas, no hice nada de lo anterior. En vez de eso, descerrajé la cerradura con bastante cuidado y abrí la puerta un tanto mucho más despacio. Fuera, al otro lado del rellano, mi mujer se encontraba inmovilizada contra la pared por uno de los amigos del novio. Con una mano le tenía atrapados los brazos por encima de la cabeza, mientras que con la otra le había subido el vestido casi hasta la cintura y ahora se encontraba muy ocupado dentro de sus bragas. Si bien mi vista no era la mejor, pude ver que tenía cuando menos 2 dedos introducidos en ella y que la tocaba vigorosamente por todo cuanto valía.

Le dije que, aunque se encontraba intensamente enamorada de Bryan, no podía evitar aceptar que sentía curiosidad por el sexo con otros hombres. Le dije que me sentía culpable en el momento en que miraba a un hombre y lo imaginaba desnudo.

La siguiente vez que estuve con Tiffany le dije que Bryan y yo habíamos echado un buen polvo tras hablar del intercambio de parejas y que deseaba comprender mucho más. Tiffany sabía que los dos éramos vírgenes en el momento en que nos conocimos y que sólo habíamos estado uno con otro , así que se sorprendió bastante de que nos lo planteáramos. Tiffany entendió que solo hablábamos de ello. Siendo sincero con Tiffany le dije que jamás había estado desvisto con otro hombre y bastante menos había tocado el pene de otro hombre. Por más que fuera una bonita fantasía no estaba seguro de poder llevarlo a cabo realmente.

Una vieja amiga de Victoria nos invitó a una boda en Norfolk. Se formaron juntas como enfermeras y, si bien actualmente solamente se ven, han mantenido el contacto, si bien sólo sea en Navidad y en los cumpleaños. Mi mujer es la madrina de la hija mayor de Linda y era el día de su boda. Las funciones de madrina de Victoria hace un tiempo que han caducado y apenas conocía a la novia. Sin embargo , como es socialmente preciso , nos habían invitado al gran día.