Mi Esposo Me Deja Ser Infiel

Junto sabrás como encontrar Mi Esposo Me Deja Ser Infiel. Lo apenado es que numerosos miembros de la industria cosmética lo han olvidado y han tolerado que las considerables empresas contaminen sus modelos con substancias químicas peligrosas.

Sabes qué, Megan, semeja que nosotras dos nos encontramos prácticamente desnudas y nuestros hombres calientes están absolutamente vestidos. Voy a contribuir a Sam a quitarse algo de ropa si te semeja bien. Te dejaré a ti cómo está vestido tu marido, ha dicho Taylor, quitándole la camisa a Sam.

Proseguimos comentando y Taylor sugirió que fuéramos despacio. Me dijo que cuando te metes de lleno por el momento no puedes regresar atrás. Incluso sacó a resplandecer la idea de la que había hablado Tiffany, un trueque despacio. Taylor creyó que el punto de inicio podría ser sencillamente estar en presencia de otra pareja desviste o que Bryan y yo nos desnudáramos delante de otra persona. Sugirió que podíamos ir punto por punto y que si en algún momento nos sentíamos incómodos pararíamos. Mencionó que su política era que las mujeres controlaran el ritmo.

Taylor nos recibió en la puerta, con una falda y una bonita blusa. No la ropa de trabajo conservadora que llevaba en la cena. Se encontraba hot , pero no era una zorra. Taylor nos dio un abrazo y un beso en la mejilla. Llamó a Sam. Sam estrechó la mano de Bryan y después me dio un abrazo. Aunque el abrazo fue breve parecía muy incómodo entre nosotros. Sam le ofreció a Bryan una cerveza y se fueron a ver la cueva del hombre de Sam, mientras Taylor y yo preparábamos la cena.

Oh, Dios santo , hazlo, suplicó , y Victoria movió de forma lenta su mano arriba y por debajo de la longitud de su poronga. Lamentablemente , se movieron sutilmente y, desde mi ángulo, no pude ver todo cuanto ocurría, pero, al cabo de muy poco tiempo , él emitió un poderoso gemido y pude ver su semen cayendo al suelo. Joder, dijo que era lo mucho más caliente que había hecho jamás.

Al final de nuestra conversación , Tiffany mencionó la iniciativa de un intercambio despacio. Explicó que con un intercambio despacio las dos parejas tendrían sexo con sus propios cónyuges en exactamente la misma habitación que otra pareja. Mencionó que había oído que a ciertos les semeja una aceptable forma de empezar o de ver si verdaderamente quieren realizar el trueque de parejas. En el momento en que le pregunté a Tiffany si ella y Greg estarían dispuestos , me mencionó que no era una gran idea. Si no funcionaba podría arruinar nuestra amistad.

Tiffany era una amiga de la facultad que nos conocía a Bryan y a mí desde el momento en que éramos pareja. Hacía unos cuantos meses que no la veía y me comentó mi pérdida de peso, diciéndome lo hot que me veía. Le dije que Bryan y yo habíamos estado realizando ejercicio y que me sentía muy bien. Tiffany y yo siempre compartimos todo. Fue la primera persona a la que se lo conté en el momento en que perdí la virginidad. A lo largo del almuerzo se me escapó que me sentía aburrido de nuestra vida sexual. Tiffany me dedicó una sonrisa de asco pero no ha dicho nada. Tiffany llevaba casada exactamente el mismo tiempo que nosotros y me di cuenta de que se estaba guardando algo. La pinché durante un rato y finalmente le rogué que me contara su misterio.

La siguiente vez que estuve con Tiffany le dije que Bryan y yo habíamos echado un buen polvo después de charlar del trueque de parejas y que quería entender mucho más. Tiffany sabía que los dos éramos vírgenes cuando nos conocimos y que sólo habíamos estado el uno con el otro , así que se sorprendió bastante de que nos lo planteáramos. Tiffany comprendió que sólo estábamos hablando de ello. Siendo sincero con Tiffany le dije que jamás había estado desnudo con otro hombre y bastante menos había tocado el pene de otro hombre. Por mucho que fuera una bonita fantasía no estaba seguro de poder hacerlo verdaderamente.

Los chicos salieron de la cueva de hombres charlando. Bryan estaba desvariando sobre la gruta de hombre de Sam diciendo que era lo que todos y cada uno de los chicos quieren. Taylor miró a Sam y le solicitó que me mostrara su gruta de hombre mientras Bryan la asistía en la cocina. Sam me cogió de la mano y sin mediar palabra nos dirigimos a la planta baja.

¿Porque se quiere talentos de Mi Esposo Me Deja Ser Infiel?

Cogiendo el vaso, me tomé un enorme trago. Taylor comentó lo hot que me veía y que Sam estaría mirando mis tetas toda la noche. Me sonrojé a sabiendas de que esa era la reacción que aguardaba.

Al final , Tiffany rompió el hielo sexual pidiéndole a Taylor que me contara de qué forma se comenzaron en el intercambio de parejas. Taylor me charló de su filosofía: que el sexo y el cariño se tienen la posibilidad de dividir. Al tiempo que ella y su marido hacen el cariño entre ellos, con otros es sólo follar. Follar puede ser con o sin emoción y solo por el puro exitación de hacerlo. Jamás lo había pensado de esta manera , pero me pareció que tenía sentido. Taylor me dijo que pensara en tener sexo como si fuera un deporte, pero desnudo , en el que se cambia de equipo ocasionalmente.

Taylor nos recibió en la puerta, con una falda y una bonita blusa. No la ropa de trabajo conservadora que llevaba en la cena. Estaba hot , pero no era una zorra. Taylor nos dio un abrazo y un beso en la mejilla. Llamó a Sam. Sam estrechó la mano de Bryan y después me dio un abrazo. Aunque el abrazo fue breve parecía muy incómodo entre nosotros. Sam le ofreció a Bryan una cerveza y se fueron a ver la cueva del hombre de Sam, mientras que Taylor y yo preparábamos la cena.

Debí aceptar frente Bryan que me intrigaba la idea del swinging, pero le recordé que sólo había estado desviste con él, ni charlar de tener sexo con otra persona. Hablamos un tanto más sobre el intercambio de parejas mientras yo acariciaba la polla de Bryan. Después de regresar a tener sexo , Bryan y yo acordamos que charlaría con Tiffany un poco más. Ninguno de los dos pensó que podría tener sexo con otros, pero, con lo excitados que estábamos, decidimos que no podía hacer daño hablar un poco mucho más de ello.

De pronto tuve un instante de cordura. Tenía que grabarlo para la posteridad. Saqué mi móvil inteligente y, con bastante precaución , les hice una fotografía. No era la mejor de las fotos , tomada por medio de una puerta relativamente abierta, pero mejor que nada.

¿Las maduras les encantan a los personajes jóvenes?

En el final de nuestra charla , Tiffany mentó la iniciativa de un intercambio despacio. Explicó que con un intercambio despacio las dos parejas tendrían sexo con sus propios cónyuges en la misma habitación que otra pareja. Dijo que había oído que a algunos les parece una aceptable manera de empezar o de ver si realmente quieren hacer el intercambio de parejas. Cuando le pregunté a Tiffany si ella y Greg estarían preparados , me mencionó que no era una buena idea. Si no funcionaba podría arruinar nuestra amistad.

A pesar del orgasmo de mi mujer, el joven seguía ocupado en sus bragas, y pude oír de qué manera lo alentaba con toda clase de comentarios impúdicos. Pude ver que se encontraba muy cerca de correrse de nuevo en el momento en que , horror de horrores, otra pareja subió las escaleras. Victoria estaba demasiado ida para darse cuenta , o aun importarle, y su nueva amiga se limitó a sonreírles al pasar. No te preocupes por nosotros, estamos buscando un dormitorio dijo el hombre mientras que desaparecían por un pasillo. Podía oírles reír mientras que se iban. Finalmente , escuché las palabras suficientemente mayores para ser su madre.

Bryan ahora escuchaste a nuestra anfitriona, tenemos que hacer lo que ella dice , dije, ahora quitándole la camisa a Bryan. Cuando logré quitarle la camisa a Bryan miré hacia atrás para ver los pantalones de Sam bajando, pero asimismo me percaté de que Sam tenía el sujetador de Taylor en sus manos. Bryan asimismo se había dado cuenta. Oh,¿también los pantalones? Semeja que se te están bajando los pantalones, niña , le dije a Bryan. Con Bryan solo en ropa interior nos acomodamos de nuevo en el sofá.

Tenía una imagen en mi cabeza de la mujer que íbamos a conocer. Alguien con maquillaje grueso , vestida como una prostituta que hablaba como un marinero. La mujer que se sentó a la mesa con nosotros no era nada de eso. Se presentó como Taylor. Iba vestida de forma conservadora y charlaba bien, parecía mucho más la chica de al costado que otra cosa. Me sentí culpable por pensar en ella como una prostituta. Teníamos una mesa apartada que nos permitía charlar sin temor a que nos escucharan. Hablamos en el transcurso de un rato para conocernos, nada sexual, solo conversas sobre nosotros. Sé que no dejaba de mirarla pensando semeja tan habitual. Aunque era unos diez años mayor que yo, me sentí muy cómodo con ella, y vi por qué Tiffany congenió con ella tan de forma rápida.

De todas maneras , no tardó bastante en verse cercada por un conjunto de hombres, la mayoría de ellos amigos del novio, todos ellos veinteañeros. Más allá de que ella les doblaba la edad, eran como abejas en torno a un tarro de miel. La he visto de esta manera muchas veces precedentes y, como es costumbre , me limité a sentarme y dejar que prosiguiera adelante. Al final de cuenta , nunca se había convertido en algo más que una broma amistosa.