Mi Esposo Es Infiel Por Internet

Lo que jamás te dijeron sobre Mi Esposo Es Infiel Por Internet. La hermosura de las mujeres maduras no es ningún misterio : todas entendemos que, cuando se trata de cuidar nuestro aspecto, no tenemos la posibilidad de dejarnos ser estrictos.

Nuestra búsqueda de aventuras sexuales prosigue , pero puedo mencionar con sinceridad que, independientemente de lo que hagamos, para mí nada superará nuestra experiencia de aquella noche.

Mi nombre es Megan y mi marido es Bryan. Yo mido 1,65 y peso 150, tengo el pelo color fresa, piel clara y lentes. Mi Bryan es 5′ 11 un tanto mucho más de 200 libras, pelo negro obscuro con gafas. Los 2 estamos un poco en el lado nerd. Bryan, de la misma yo, siempre ha tenido algo de relleno extra. Aunque no estamos gorditos , la mayor parte de la multitud nos consideraría gruesos. Llevamos tres años en matrimonio , nos casamos justo después de la facultad. Nos conocimos en el primer año de universidad y nos enamoramos.

Tenía una imagen en mi cabeza de la mujer que íbamos a comprender. Alguien con maquillaje abultado , vestida como una prostituta que hablaba como un marinero. La mujer que se sentó a la mesa con nosotros no era nada de eso. Se presentó como Taylor. Iba vestida de manera conservadora y hablaba bien, parecía más la chavala de al costado que otra cosa. Me sentí culpable por meditar en ella como una prostituta. Teníamos una mesa alejada que nos permitía hablar sin miedo a que nos escucharan. Charlamos durante un rato para conocernos, nada sexual, solo hablas sobre nosotros. Sé que no dejaba de mirarla pensando semeja tan habitual. Aunque era unos diez años mayor que yo, me sentí muy cómodo con ella, y vi por qué razón Tiffany congenió con ella tan velozmente.

Esa noche, después de la cena, Bryan se acomodó para poder ver la televisión. Sujeté la mano de Bryan diciéndole que quería ir a nuestra cama y tener sexo. Tener sexo no era una palabra que usara muy con frecuencia , conque Bryan supo que algo pasaba. Por supuesto , no discutió. Bryan me preguntó qué me había pasado mientras introducía su polla en mi húmedo coño. Le dije que se callara y me follara. Realizando lo que le decían , Bryan me metió la poronga cada vez más fuerte. Mi cuerpo se estremeció con el más destacable orgasmo que había tenido en meses. Bryan no bajó el ritmo hasta el momento en que gruñó poderosamente , llenando mi coño con su semen.

Tiffany era una amiga de la facultad que nos conocía a Bryan y a mí desde que éramos pareja. Hacía unos cuantos meses que no la veía y me comentó mi pérdida de peso, diciéndome lo hot que me veía. Le dije que Bryan y yo habíamos estado realizando ejercicio y que me sentía muy bien. Tiffany y yo siempre y en todo momento compartimos todo. Fue la primera persona a la que se lo conté cuando perdí la virginidad. Durante el almuerzo se me escapó que me sentía poco entretenido de nuestra vida sexual. Tiffany me dedicó una sonrisa de asco pero no dijo nada. Tiffany llevaba casada el mismo tiempo que nosotros y me percaté de que se estaba guardando algo. La pinché durante un rato y al final le supliqué que me contara su misterio.

Estaba en la verdad sobre Bryan – se encontraba muy emocionado. Pienso que se sintió un tanto decepcionado en el momento en que le dije que el plan era solo una comida , solamente. Le dije que habíamos hablado de un intercambio suave pero que no creía estar dispuesta para ello. Brian me aseguró que no haríamos nada con lo que me sintiera incómoda. Sé que las esperanzas de Bryan se dispararon en el momento en que sus dedos encontraron mi coño chorreando después de nuestra charla.

Cerré la puerta del baño y me hundí en el suelo. No podía opinar lo que terminaba de ocurrir. ¡Era sencillamente la cosa mucho más cachonda, mucho más rancia, más sucia y más fantástica que había experimentado nunca! ¡Y Victoria ni siquiera se había quitado la ropa! Mi poronga seguía fuera y me encontré pajeándome como un ido. Tras un tiempo reducido , ¡disparé la mayor carga de toda mi vida!

Tenía una imagen en mi cabeza de la mujer que íbamos a saber. Alguien con maquillaje grueso , vestida como una prostituta que hablaba como un marinero. La mujer que se sentó a la mesa con nosotros no era nada de eso. Se presentó como Taylor. Iba vestida de manera conservadora y hablaba bien, parecía mucho más la muchacha de al costado que otra cosa. Me sentí culpable por pensar en ella como una prostituta. Teníamos una mesa apartada que nos dejaba charlar sin miedo a que nos escucharan. Hablamos durante un rato para conocernos, nada sexual, solo conversas sobre nosotros. Sé que no dejaba de mirarla pensando semeja tan habitual. Aunque era unos diez años mayor que yo, me sentí muy cómodo con ella, y vi por qué razón Tiffany congenió con ella tan de forma rápida.

¿Porque se desea Mi Esposo Es Infiel Por Internet?

Al final , Tiffany rompió el hielo sexual pidiéndole a Taylor que me contara de qué forma se empezaron en el intercambio de parejas. Taylor me charló de su filosofía: que el sexo y el cariño se pueden dividir. Mientras que ella y su marido hacen el amor entre ellos, con otros es sólo follar. Follar puede ser con o sin emoción y sólo por el puro exitación de llevarlo a cabo. Nunca lo había pensado de esta manera , pero me pareció que tenía sentido. Taylor me dijo que pensara en follar tal y como si fuera un deporte, pero desnudo , en el que se cambia de equipo de vez en cuando.

Sí Meg, nos hemos follado a otra pareja y fué genial. Greg se acostó junto a mí con su polla en otra mujer mientras su marido me follaba. Fue tan erótico. Aquí está la mejor parte – Greg y yo hemos tenido el mejor sexo que hemos tenido desde el instante en que hemos estado canjeando. Quizás eso es lo que es necesario para ti para ponerle condimientos las cosas. Fué excelente para nosotros, susurró Tiffany.

Taylor se levantó de un salto, quitándose sexymente el kimono. Pensé que a Bryan se le iban a salir los ojos. Me miró y le dije que se me veían las tetas , a eso que él negó con la cabeza. Sam se frotó los pezones mientras bailaba delante de él. Taylor, exactamente la misma yo, terminó su baile con Sam con un beso. Taylor bailó hacia Bryan inclinándose a fin de que sus pezones estuvieran a la altura de sus ojos. Agarró las manos de Bryan y las llevó a sus pezones. Taylor miró hacia mí y dijo : Está bien, a Megan no le importará, ¿verdad, Megan?

Debí admitir frente Bryan que me intrigaba la idea del swinging, pero le recordé que solo había estado desviste con él, ni charlar de tener sexo con otra persona. Charlamos un tanto mucho más sobre el trueque de parejas mientras yo acariciaba la poronga de Bryan. Después de regresar a tener sexo , Bryan y yo acordamos que charlaría con Tiffany un tanto mucho más. Ninguno de los dos creyó que podría tener sexo con otros, pero, con lo excitados que estábamos, decidimos que no podía llevar a cabo daño charlar un tanto más de esto.

Como ahora he dicho, hemos cumplido algunas de nuestras fantasías, empezando por una pareja que conocimos en un hotel, y pasando por unos cuantos noches de dogging (eso es increíble) y mi mujer recogiendo a dos hombres en un pub y yéndose a casa con ellos, dejándome imaginar lo que podría estar pasando con ella (una experiencia extraña pero muy erótica).

¿Las maduras les encantan a los personajes jóvenes?

Con eso Victoria soltó un rugido desmesurado mientras que llegaba al clímax por segunda vez. Prosiguió y prosiguió , y en verdad vi que sus piernas se doblaban con la fuerza del mismo. Se desplomó contra la pared jadeando fuertemente y lo atrajo contra ella, dándole un largo beso. Muchas gracias, dijo , ha sido increíble, ahora te toca a ti. La mano de ella bajó la cremallera de la bragueta y desapareció dentro suyo. Después de juguetear un tanto , resurgió con una poronga muy respetable dentro. El extremo de la misma brillaba con pre-cum y una gran gota cayó al suelo.

Oh, Dios santo , hazlo, suplicó , y Victoria movió de manera lenta su mano arriba y abajo de la longitud de su polla. Desgraciadamente , se movieron sutilmente y, desde mi ángulo, no pude ver todo cuanto ocurría, pero, tras un tiempo reducido , él emitió un poderoso gemido y pude ver su semen cayendo al suelo. Joder, dijo que era lo mucho más cachondo que había hecho jamás.

Otro problema. ¿Qué debo llevar a cabo en este momento? En verdad , esta vez me resultó fácil. Ver a mi mujer en semejante situación , siendo tocada por un completo desconocido , veinticinco años mucho más joven que ella, gimiendo con fuerza y profiriendo todo tipo de obscenidades era algo verdaderamente fantástico. Me di cuenta de que jugaba conmigo mismo a través de mis pantalones y que estaba duro como una piedra. De hecho , no recuerdo estar jamás tan duro. Me bajé las bragas y me salió la polla. Y allí se encontraba yo, a tres metros de mi mujer, mientras un joven la llevaba a un estremecedor orgasmo.

La vivienda de Hermosa resultó ser un espacio bastante grande situado en su lote a las afueras de un pueblo muy pintoresco a las afueras de Norwich. La liturgia se festejó en una encantadora iglesia local y todos retornamos a la vivienda , donde la recepción se festejó en una carpa sobre el césped.

Además de nuestros anfitriones, ni Victoria ni yo conocíamos a absolutamente nadie , por lo que la conversación fue un poco forzada y, como resultado, las dos decidimos dedicarnos a beber vino y disfrutar lo más bien que se pueda. Bueno, tres botellas de Zinfandel después nos lo pasamos bastante superior. Mi mujer, cuando se ha lubricado lo bastante con el alcohol, se transforma invariablemente en el alma de cualquier fiesta , y de repente se realizó amiga de todo el planeta. En tales situaciones , siempre y en todo momento fué especialmente popular entre los hombres. Es lo que siempre y en todo momento describo como una mujer de hombres, en el sentido de que elige la compañía de los hombres a la de las mujeres, y charla con ellos prácticamente de hombre a hombre, lo que parece encantarles. Espero que se comprenda lo que trato de decir.