Mi Esposa Infiel Isai Matute

Aquí sabrás como encontrar Mi Esposa Infiel Isai Matute. Lo triste es que montones de miembros de la industria cosmética lapso han olvidado y han tolerado que las considerables sociedades contaminen sus modelos con substancias químicas peligrosas.

Le dije que, aunque se encontraba profundamente enamorada de Bryan, no podía eludir admitir que sentía curiosidad por el sexo con otros hombres. Le dije que me sentía culpable en el momento en que miraba a un hombre y lo imaginaba desvisto.

Mientras follábamos, me imaginé a Taylor tumbada a mi lado con mi Bryan encima de ella, teniendo sexo. Aunque era extraño meditar en mi hombre teniendo sexo con otra mujer, me excitaba mi pequeña fantasía. No dejaba de preguntarme si verdaderamente podría hacerla y dejar que su poronga entrara en otra mujer.

Sí Meg, nos hemos follado a otra pareja y ha sido genial. Greg se acostó junto a mí con su polla en otra mujer mientras su marido me follaba. Fue tan erótico. Aquí está la mejor parte – Greg y yo hemos tenido el mejor sexo que tuvimos desde el instante en que hemos estado canjeando. Quizás eso es lo que necesitas para ponerle condimientos las cosas. Ha sido genial para nosotros, susurró Tiffany.

Esa noche, después de la cena, Bryan se acomodó para poder ver la televisión. Sujeté la mano de Bryan diciéndole que quería ir a nuestra cama y follar. Follar no era una palabra que usara muy con frecuencia , así que Bryan supo que algo pasaba. Como es natural , no discutió. Bryan me preguntó qué me había pasado mientras que introducía su poronga en mi húmedo coño. Le dije que se callara y me follara. Haciendo lo que le afirmaban , Bryan me metió la polla poco a poco más fuerte. Mi cuerpo se estremeció con el mejor orgasmo que había tenido en meses. Bryan no bajó el ritmo hasta que gruñó poderosamente , llenando mi coño con su semen.

Terminamos la facultad y nos casamos, estableciéndonos en nuestra novedosa vida de pareja trabajadora casada. Aunque seguía disfrutando de nuestro sexo, tuve que admitir que nuestra vida sexual se estaba volviendo algo hastiada. Bryan y yo empezamos a ir al gimnasio para ponernos en forma. El ejercicio que hicimos nos logró entusiasmarnos más con el sexo y charlar de él. Bryan comentó que había sentido que los chicos del gimnasio me miraban más. Me sorprendió oírle decir que le agradaba que otros chicos me mirasen de esa forma. Probamos algunas posiciones nuevas , pero los dos sentíamos que nuestra vida sexual se encontraba en la rutina. Fue a lo largo de una comida con una buena amiga que nuestra vida sexual se dirigió hacia un enorme cambio.

Con eso Victoria soltó un rugido descomunal mientras llegaba al clímax por segunda vez. Siguió y siguió , y en verdad vi que sus piernas se doblaban con la fuerza del mismo. Se desplomó contra la pared jadeando poderosamente y lo atrajo contra ella, dándole un largo beso. Muchas gracias, dijo , ha sido increíble, en este momento te toca a ti. La mano de ella bajó la cremallera de la bragueta y desapareció dentro suyo. Tras juguetear un poco , resurgió con una poronga muy respetable dentro. El extremo de la misma brillaba con pre-cum y una gran gota cayó al suelo.

Taylor se levantó de un salto, quitándose sexymente el kimono. Creí que a Bryan se le iban a salir los ojos. Me miró y le dije que se me veían las lolas , a eso que él negó con la cabeza. Sam se frotó los pezones mientras bailaba enfrente de él. Taylor, de la misma yo, terminó su baile con Sam con un beso. Taylor bailó hacia Bryan inclinándose a fin de que sus pezones estuvieran a la altura de sus ojos. Agarró las manos de Bryan y las llevó a sus pezones. Taylor miró hacia mí y dijo : Está bien, a Megan no le importará, ¿verdad, Megan?

Tiffany sugirió que podía hablar con la pareja con la que habían empezado ; tenían experiencia y eran muy agradables. Si no funcionaba con ellos, no había problema. Tiffany creyó que sería una gran idea almorzar con la mujer de la pareja para ver si me sentía cómodo hablando con ella. Le dije que tenía serias inquietudes sobre la iniciativa , pero acepté almorzar.

¿Porque se desea Mi Esposa Infiel Isai Matute?

Tenía una imagen en mi cabeza de la mujer que íbamos a comprender. Alguien con maquillaje abultado , vestida como una prostituta que hablaba como un marinero. La mujer que se sentó a la mesa con nosotros no era nada de eso. Se presentó como Taylor. Iba vestida de forma conservadora y charlaba bien, parecía mucho más la chavala de al lado que otra cosa. Me sentí culpable por pensar en ella como una prostituta. Teníamos una mesa alejada que nos permitía charlar sin miedo a que nos escucharan. Hablamos en el transcurso de un rato para conocernos, nada sexual, solo charlas sobre nosotros. Sé que no dejaba de mirarla pensando semeja tan habitual. Si bien era unos diez años mayor que yo, me sentí muy cómodo con ella, y vi por qué razón Tiffany congenió con ella tan rápidamente.

Atravesé el césped, entré en la vivienda y subí las escaleras hasta el baño. Una vez hecho lo preciso , me estaba secando las manos en el momento en que oí ruidos fuera en el rellano. Supuse que alguien mucho más se encontraba esperando su turno y se encontraba a punto de abrir la puerta cuando reconocí la voz de Victoria. Bueno, en realidad no era su voz, sino su risa o, explicado de otra forma , su carcajada. Me quedé helada inmediatamente. ¿Qué pasaba ahí fuera?

Hablamos en susurros durante el resto de la comida; Tiffany me contó de qué forma había sucedido todo y todo sobre la pareja con la que habían intercambiado. Me mencionó que la otra pareja tenía experiencia y paciencia. Si bien me sorprendió la iniciativa de tener sexo con otros, no pude negar la humedad entre mis piernas.

La próxima vez que estuve con Tiffany le dije que Bryan y yo habíamos echado un óptimo polvo tras hablar del intercambio de parejas y que deseaba saber mucho más. Tiffany sabía que los dos éramos vírgenes cuando nos conocimos y que sólo habíamos estado el uno con el otro , así que se sorprendió mucho de que nos lo planteáramos. Tiffany entendió que sólo hablábamos de ello. Siendo sincero con Tiffany le dije que jamás había estado desvisto con otro hombre y mucho menos había tocado el pene de otro hombre. Por mucho que fuera una bonita fantasía no estaba seguro de poder hacerlo realmente.

Le confié a Taylor que Bryan y yo éramos vírgenes cuando nos conocimos. Taylor mencionó que eso era muy romántico y que entendía si nuestras creencias sobre el sexo eran distintas y no deseábamos probar el trueque de parejas. Ella jamás empujaría a nadie a algo que no quisiese llevar a cabo. Le pareció bonito que la única polla que había visto y tocado fuera la de mi marido.

¿Las maduras les encantan a los personajes jóvenes?

Aparte de nuestros anfitriones, ni Victoria ni yo conocíamos a absolutamente nadie , por lo que la charla fue un poco obligada y, como resultado, ámbas decidimos dedicarnos a tomar vino y gozar lo mejor posible. Bueno, tres botellas de Zinfandel después nos lo pasamos bastante superior. Mi mujer, una vez que se ha lubricado lo bastante con el alcohol, se convierte invariablemente en el alma de cualquier fiesta , y de pronto se realizó amiga de todo el planeta. En semejantes situaciones , siempre fué singularmente popular entre los hombres. Es lo que siempre y en todo momento describo como una mujer de hombres, en el sentido de que elige la compañía de los hombres a la de las mujeres, y conversa con ellos casi de hombre a hombre, lo que semeja encantarles. Quisiera que se comprenda lo que estoy tratando de decir.

Mi nombre es Megan y mi marido es Bryan. Yo mido 1,65 y peso 150, tengo el pelo color fresa, piel clara y gafas. Mi Bryan es 5′ 11 un tanto mucho más de 200 libras, pelo negro obscuro con lentes. Los dos estamos un tanto en el lado nerd. Bryan, de la misma yo, siempre y en todo momento tuvo un poco de relleno extra. Aunque no nos encontramos gordos , la mayoría de la multitud nos consideraría gruesos. Llevamos tres años en matrimonio , nos casamos justo después de la facultad. Nos conocimos en el primer año de universidad y nos enamoramos.

Lo mismo ha dicho mi mujer, pero es posible que lo vuelva a llevar a cabo en algún momento. Con eso, ella se arregló el pelo y el vestido, le cogió la mano y le llevó por las escaleras de vuelta a la recepción.

En la percha había un tanguita negro de encaje y un pequeño conjunto de sujetador push-up. No pude eludir pensar que no iba a contemplar mucho. Taylor salió y modeló para mí. Tardé un momento , pero por último me percaté de que el sujetador no le cubría los pezones y sus pezones desnudos me miraban a la cara. Su tanga tampoco cubría bastante.

En el final de nuestra charla , Tiffany mentó la iniciativa de un intercambio despacio. Explicó que con un intercambio despacio ámbas parejas tendrían sexo con sus propios cónyuges en la misma habitación que otra pareja. Dijo que había oído que a ciertos les parece una aceptable manera de comenzar o de ver si verdaderamente desean hacer el trueque de parejas. En el momento en que le pregunté a Tiffany si ella y Greg estarían preparados , me mencionó que no era una gran idea. Si no funcionaba podría arruinar nuestra amistad.