Mi Esposa Infiel Amateur

Junto encontrarás todo acerca Mi Esposa Infiel Amateur. Mi hermosura de las mujeres maduras embargo es ningún misterio: todas entendemos en comparación a, tratándose de beneficiar nuestro aspecto, nadie tenemos la posibilidad de dejarnos consistir exigentes.

Mi nombre es Megan y mi marido es Bryan. Yo mido 1,65 y peso 150, tengo el pelo color fresa, piel clara y lentes. Mi Bryan es 5′ 11 un tanto mucho más de 200 libras, pelo negro obscuro con lentes. Los dos nos encontramos un poco en el lado nerd. Bryan, al igual que yo, siempre tuvo algo de relleno plus. Aunque no nos encontramos gordos , la mayoría de la multitud nos consideraría gruesos. Llevamos tres años casados , nos casamos justo después de la universidad. Nos conocimos en el primer año de universidad y nos enamoramos.

Sí Meg, nos hemos follado a otra pareja y fué excelente. Greg se acostó a mi lado con su polla en otra mujer mientras su marido me follaba. Fue tan erótico. Aquí está la mejor parte – Greg y yo hemos tenido el mejor sexo que tuvimos desde el instante en que hemos estado permutando. Tal vez eso es lo que es necesario para ti para ponerle condimientos las cosas. Ha sido genial para nosotros, susurró Tiffany.

Tiffany era una amiga de la universidad que nos conocía a Bryan y a mí desde el momento en que éramos pareja. Hacía unos cuantos meses que no la veía y me comentó mi pérdida de peso, diciéndome lo sexy que me veía. Le dije que Bryan y yo habíamos estado realizando ejercicio y que me sentía muy bien. Tiffany y yo siempre y en todo momento compartimos todo. Fue la primera persona a la que se lo conté cuando perdí la virginidad. A lo largo del almuerzo se me escapó que me sentía aburrido de nuestra vida sexual. Tiffany me dedicó una sonrisa de asco pero no dijo nada. Tiffany llevaba casada exactamente el mismo tiempo que nosotros y me percaté de que se estaba guardando algo. La pinché durante un rato y al final le supliqué que me contara su secreto.

Sabes qué, Megan, semeja que nosotras 2 nos encontramos prácticamente desvistes y nuestros hombres calientes están absolutamente vestidos. Voy a ayudar a Sam a quitarse algo de ropa si te parece bien. Te voy a dejar a ti de qué manera está vestido tu marido, ha dicho Taylor, quitándole la camisa a Sam.

Tuve que aceptar frente Bryan que me intrigaba la idea del swinging, pero le recordé que sólo había estado desnuda con él, ni charlar de tener sexo con otra persona. Charlamos un poco mucho más sobre el trueque de parejas mientras yo acariciaba la polla de Bryan. Después de volver a tener sexo , Bryan y yo acordamos que charlaría con Tiffany un tanto más. Ninguno de los 2 pensó que podría tener sexo con otros, pero, con lo excitados que estábamos, decidimos que no podía llevar a cabo daño hablar un poco más de esto.

Se encontraba a puntito de decir que no, pero mi cabeza ha dicho qué diablos. Me quité el kimono entre los aplausos de los chicos. Me acerqué a Bryan para darle una buena mirada, terminando con un beso en los labios. Sam levantó los brazos en señal de qué ocurre con él. Bailé hacia Sam, dándole un espectáculo, agachándome para que tuviera una aceptable vista de mis lolas. Para sorpresa de todos, aun la mía, me di la vuelta y me agaché , dándole una enorme vista de mi trasero solamente cubierto. Entonces me volví plantando mis labios en los de Sam. En el instante miré a Bryan, asustada por si acaso se enfadaba , pero se encontraba aplaudiendo.

A pesar del orgasmo de mi mujer, el joven proseguía ocupado dentro de sus bragas, y pude oír cómo lo alentaba con toda clase de comentarios obscenos. Pude ver que se encontraba muy cerca de correrse de nuevo cuando , horror de horrores, otra pareja subió las escaleras. Victoria se encontraba demasiado ida para darse cuenta , o aun importarle, y su nueva amiga se limitó a sonreírles al pasar. Deja de preocuparte por nosotros, buscamos un dormitorio ha dicho el hombre mientras que desaparecían por un pasillo. Podía oírles reír mientras se iban. Terminantemente , escuché las expresiones suficientemente mayores como para ser su madre.

Esa noche, tras la cena, Bryan se acomodó para ver la televisión. Sujeté la mano de Bryan diciéndole que deseaba proceder a nuestra cama y follar. Tener sexo no era una palabra que usara muy de manera frecuente , así que Bryan supo que algo pasaba. Por supuesto , no discutió. Bryan me preguntó qué me había pasado mientras que introducía su polla en mi húmedo coño. Le dije que se callara y me follase. Haciendo lo que le afirmaban , Bryan me metió la poronga poco a poco más fuerte. Mi cuerpo se estremeció con el más destacable orgasmo que había tenido en meses. Bryan no bajó el ritmo hasta que gruñó poderosamente , llenando mi coño con su semen.

¿Porque se quiere contactos de Mi Esposa Infiel Amateur?

En el final , tras percibir muchos más gemidos y respiraciones pesadas, no hice nada de lo previo. En vez de eso, descerrajé la cerradura con mucho cuidado y abrí la puerta un tanto más despacio. Fuera, del otro lado del rellano, mi mujer se encontraba inmovilizada contra la pared por entre los amigos del novio. Con una mano le tenía atrapados los brazos por encima de la cabeza, al paso que con la otra le había subido el vestido casi hasta la cintura y ahora se encontraba muy ocupado en sus bragas. Aunque mi vista no era la mejor, pude ver que tenía al menos dos dedos introducidos en ella y que la estaba tocando vigorosamente por todo cuanto valía.

Quedamos en un Outback Steak House, suponiendo que los chicos desearían un filete. Taylor y Sam ahora estaban allí esperándonos. Sam tampoco era lo que yo esperaba. Le había dicho a Bryan de camino al restaurante que aguardaba que tuviera sobrepeso, un bigote de estrella del porno y que fuera muy ruidoso. Era más grande de lo que aguardaba , pero de corte limpio, en forma y vestido de manera conservadora. Él y Bryan simpatizaron enseguida, hablando de deportes y bebiendo cerveza eran como viejos amigos. Para ser diez años mayores que Bryan y yo, parecíamos tener bastante en común con ellos. No hubo presión y, en verdad , no hubo ninguna charla sexual. Yo seguía mirando a ocultas a Sam, intentando de imaginarme cómo se vería desvisto.

Le dije que, si bien estaba intensamente enamorada de Bryan, no podía evitar aceptar que sentía curiosidad por el sexo con otros hombres. Le dije que me sentía culpable en el momento en que miraba a un hombre y lo imaginaba desnudo.

Esa noche le dije a Bryan que Tiffany estaba organizando un almuerzo con la esposa de la pareja que les presentó el swing solo para hablar. Asimismo le dije que me se encontraba arrepintiendo y que podría cancelar la comida. Bryan se esmeró por persuadirme de que siguiera adelante con la comida. Cuando digo que se esforzó , quiero decir que se esmeró bastante con su lengua entre mis piernas. Tras un óptimo orgasmo, la poronga de Bryan se puso a trabajar con mucho más convicción. Me susurró al oído mientras me follaba lo ardiente que estaba y lo mucho que deseaba exhibirme. Su calentura me decía que no se lo estaba pensando. Después de echar otro buen polvo nos abrazamos con su semen aún en mí. Bryan me aseguró que si me sentía incómoda con algo de esto lo cancelaríamos. Me sentí muy aliviada en el momento en que ha dicho eso, y no me pareció bien cancelar la comida sin más. Le dije a Bryan que cuando menos iría a comer y conocería a la mujer.

Debí aceptar frente Bryan que me intrigaba la iniciativa del swinging, pero le recordé que solo había estado desviste con él, ni charlar de tener sexo con otra persona. Charlamos un tanto mucho más sobre el trueque de parejas mientras que yo acariciaba la polla de Bryan. Tras volver a tener sexo , Bryan y yo acordamos que hablaría con Tiffany un poco mucho más. Ninguno de los 2 creyó que podría tener sexo con otros, pero, con lo excitados que estábamos, decidimos que no podía hacer daño charlar un tanto más de ello.

¿Las mujeres maduras les encantan a los jóvenes?

Bryan ya escuchaste a nuestra anfitriona, tenemos que llevar a cabo lo que ella afirma , dije, ahora quitándole la camisa a Bryan. Cuando conseguí sacarle la camisa a Bryan miré hacia atrás para ver los pantalones de Sam bajando, pero también me percaté de que Sam tenía el sujetador de Taylor en sus manos. Bryan también se había dado cuenta. Oh,¿también los pantalones? Parece que se te están bajando los pantalones, nena , le dije a Bryan. Con Bryan solo en lencería nos acomodamos de nuevo en el sofá.

Al cabo del rato , el vino empezaba a realizar efecto en mí y salí de la carpa para tomar algo de aire limpio. Paseé un rato por el gran jardín y luego me dirigí a los suntuosos baños portátiles de la parte trasera de la carpa para llevar a cabo pis. Cuando llegué allí me encontré con un pequeño problema , en tanto que había un inconveniente con las cisternas y las cosas se estaban desbordando. Dave, nuestro anfitrión, se disculpó profusamente y me señaló que entrara en la casa para emplear uno de los baños.

Hablamos en susurros a lo largo del resto de la comida; Tiffany me contó de qué forma había sucedido todo y todo sobre la pareja con la que habían intercambiado. Me dijo que la otra pareja tenía experiencia y paciencia. Si bien me sorprendió la iniciativa de tener sexo con otros, no pude denegar la humedad entre mis piernas.

Sin embargo , lo mucho más excitante que sucedió desde mi criterio es, a primera vista , extremadamente insulso relacionado con lo previo. Tiene que ver con mi mujer (por supuesto ) pero no implica una gran cantidad de sexo.

Me agradó que las mujeres estuvieran siempre al mando. Acordamos que un óptimo comienzo sería ir a cenar con Taylor y su marido para que todos pudiésemos conocernos y no hubiera presión. Sería una buena forma de conocernos.