Mi Esposa Desnuda Infiel

Aquí sabrás como encontrar Mi Esposa Desnuda Infiel. Lo apenado es que numerosos miembros de mi industria cosmética lapso han olvidado y han tolerado que las considerables sociedades contaminen sus modelos con substancias químicas peligrosas.

Mi mujer y yo hemos descubierto hace parcialmente poco el placer del sexo extraconyugal. No a lo grande, pero, en las situaciones adecuadas , hemos cedido a nuestras fantasías, antes ocultas , y verdaderamente hemos cumplido una o dos de ellas. Tengo que admitir que ambos lamentamos mucho los 30 años precedentes de matrimonio, en los que nos dejamos llevar por las convenciones y ninguno de los dos quiso aceptar nuestros deseos más profundos ante el otro. Si hubiéramos conocido antes lo que el otro sentía verdaderamente por el sexo, podríamos haber tenido un matrimonio aún mejor. 30 años desperdiciados, pero todo lo que podemos llevar a cabo ahora es intentar recuperar el tiempo perdido.

A pesar del orgasmo de mi mujer, el joven seguía ocupado en sus bragas, y pude oír de qué forma lo incitaba con toda clase de comentarios indecentes. Pude ver que estaba muy cerca de correrse de nuevo cuando , horror de horrores, otra pareja subió las escaleras. Victoria estaba demasiado ida para percatarse , o incluso importarle, y su nueva amiga se limitó a sonreírles al pasar. Deja de preocuparte por nosotros, estamos buscando un dormitorio dijo el hombre mientras que desaparecían por un pasillo. Podía oírles reír mientras se iban. Finalmente , escuché las expresiones lo suficientemente mayores para ser su madre.

Con eso Victoria soltó un rugido descomunal mientras que llegaba al clímax por segunda vez. Siguió y siguió , y de hecho vi que sus piernas se doblaban con la fuerza del mismo. Se desplomó contra la pared jadeando poderosamente y lo atrajo contra ella, dándole un largo beso. Muchas gracias, dijo , fué increíble, ahora te toca a ti. La mano de ella bajó la cremallera de la bragueta y desapareció en su interior. Tras juguetear un tanto , resurgió con una polla muy respetable dentro. El radical de la misma relucía con pre-cum y una enorme gota cayó al suelo.

De alguna manera , logró mantener la compostura, bueno, prácticamente , y la llevé a una mesa tranquila. Bastardo, susurró, ¿estuviste mirando en todo momento? Le conté exactamente lo que había pasado y, más que nada , el fabuloso efecto que había tenido en mí. Te amé más en ese instante de lo que jamás lo había hecho antes, le dije. Y es completamente cierto, nunca he conocido un instante tan esencial en mi vida.

Tardé en aliviarme lo bastante para volver a la carpa. Absolutamente nadie parecía haberme echado de menos y encontré a Victoria hablando con su amiga Linda. Oh, ahí estás , ha dicho , ¿dónde has estado? Saqué mi teléfono del bolsillo y le mostré la fotografía que había tomado. Fue muy divertido , ella no sabía qué decir o hacer. Allí se encontraba , delante de su amiga, viendo una fotografía de ella misma siendo bien tocada por entre los otros invitados , un hombre 25 años más joven.

Tuve que aceptar frente Bryan que me intrigaba la idea del swinging, pero le recordé que solo había estado desviste con él, ni hablar de tener sexo con otra persona. Hablamos un tanto mucho más sobre el intercambio de parejas mientras yo acariciaba la polla de Bryan. Tras regresar a tener sexo , Bryan y yo acordamos que charlaría con Tiffany un tanto más. Ninguno de los dos pensó que podría tener sexo con otros, pero, con lo excitados que estábamos, decidimos que no podía hacer daño charlar un tanto más de ello.

Como ya he dicho, hemos cumplido algunas de nuestras fantasías, empezando por una pareja que conocimos en un hotel, y pasando por unos cuantos noches de dogging (eso es increíble) y mi mujer recogiendo a dos hombres en un pub y yéndose a casa con ellos, dejándome imaginar lo que podría estar pasando con ella (una experiencia extraña pero muy erótica).

Se encontraba en lo cierto sobre Bryan – estaba muy emocionado. Creo que se sintió un poco decepcionado en el momento en que le dije que el plan era sólo una cena , solamente. Le dije que habíamos hablado de un intercambio despacio pero que no creía estar dispuesta para ello. Brian me aseguró que no haríamos nada con lo que me sintiese incómoda. Sé que las expectativas de Bryan se dispararon cuando sus dedos hallaron mi coño chorreando después de nuestra conversación.

¿Porque se quiere talentos de Mi Esposa Desnuda Infiel?

Nuestra búsqueda de aventuras sexuales prosigue , pero puedo mencionar honestamente que, independientemente de lo que hagamos, para mí nada superará nuestra experiencia de aquella noche.

Tiffany era una amiga de la universidad que nos conocía a Bryan y a mí desde que éramos pareja. Hacía un par de meses que no la veía y me comentó mi pérdida de peso, diciéndome lo sexy que me veía. Le dije que Bryan y yo habíamos estado haciendo ejercicio y que me sentía realmente bien. Tiffany y yo siempre compartimos todo. Fue la primera persona a la que se lo conté en el momento en que perdí la virginidad. Durante el almuerzo se me escapó que me sentía poco entretenido de nuestra vida sexual. Tiffany me dedicó una sonrisa de asco pero no dijo nada. Tiffany llevaba casada el mismo tiempo que nosotros y me percaté de que se se encontraba guardando algo. La pinché durante un rato y finalmente le supliqué que me contara su misterio.

Mi nombre es Megan y mi marido es Bryan. Yo mido 1,65 y peso 150, tengo el pelo color fresa, piel clara y lentes. Mi Bryan es 5′ 11 un tanto mucho más de 200 libras, pelo negro oscuro con gafas. Los dos estamos un tanto en el lado nerd. Bryan, exactamente la misma yo, siempre y en todo momento tuvo un poco de relleno plus. Aunque no estamos gorditos , la mayoría de la multitud nos consideraría gruesos. Llevamos tres años en matrimonio , nos casamos justo después de la universidad. Nos conocimos en el primer año de facultad y nos enamoramos.

En el momento en que estábamos terminando , Taylor dijo que tenía que usar el baño de chicas y me invitó a acompañarla. Ámbas comentamos de qué manera los chicos actuaban como si se conociesen desde hace unos años. Taylor sugirió que Bryan y yo fuéramos a cenar el sábado durante la noche para tener un poco mucho más de intimidad. Ella dijo que no había presión para hacer nada, solo una cena. Acepté, pero tenía un gran nudo en el estómago. Nos reunimos con los chicos y les contamos los proyectos.

Estaba en la verdad sobre Bryan – se encontraba muy emocionado. Creo que se sintió un tanto decepcionado cuando le dije que el plan era solo una comida , solamente. Le dije que habíamos hablado de un trueque suave pero que no creía estar lista para ello. Brian me aseguró que no haríamos nada con lo que me sintiera incómoda. Sé que las esperanzas de Bryan se dispararon en el momento en que sus dedos hallaron mi coño chorreando después de nuestra charla.

¿Las mujeres maduras les encantan a los jóvenes?

Mi nombre es Megan y mi marido es Bryan. Yo mido 1,65 y peso 150, tengo el pelo color fresa, piel clara y lentes. Mi Bryan es 5′ 11 un tanto más de 200 libras, pelo negro obscuro con lentes. Los 2 nos encontramos un poco en el lado nerd. Bryan, al igual que yo, siempre y en todo momento ha tenido un poco de relleno plus. Si bien no nos encontramos gordos , la mayoría de la multitud nos consideraría gruesos. Llevamos tres años en matrimonio , nos casamos inmediatamente después de la facultad. Nos conocimos en el primer año de universidad y nos enamoramos.

Mi estómago se revolvía mientras que bajábamos las escaleras. La mano de Sam se encontraba muy ardiente manteniendo la mía. Debía admitir que era impresionante , un gran TV y varios recuerdos de deportes.

Me pareció una enorme idea. Intercambiamos números y le dije que debería confirmarlo con Bryan pero que ya sabía su contestación. Taylor no charlaba mucho de su marido pero mientras que llevaba a Tiffany de vuelta al trabajo le pregunté por él. Tiffany me miró con esa sonrisa socarrona y dijo que me agradaría bastante Sam y me guiñó un ojo.

Cogiendo el vaso, me tomé un gran trago. Taylor comentó lo hot que me veía y que Sam estaría mirando mis tetas toda la noche. Me sonrojé sabiendo que esa era la reacción que aguardaba.

Sabes qué, Megan, parece que nosotras dos estamos prácticamente desvistes y nuestros hombres calientes están completamente vestidos. Voy a ayudar a Sam a quitarse algo de ropa si te parece bien. Te dejaré a ti de qué forma está vestido tu marido, ha dicho Taylor, quitándole la camisa a Sam.