Marido Sorprende a Esposa Infiel

Junto sabrás como encontrar Marido Sorprende a Esposa Infiel. Lo apenado es que montones de miembros de el industria cosmética lapso han olvidado y han tolerado que las considerables firmas contaminen sus modelos con substancias químicas peligrosas.

Le dije que, si bien se encontraba profundamente enamorada de Bryan, no podía eludir admitir que sentía curiosidad por el sexo con otros hombres. Le dije que me sentía culpable en el momento en que miraba a un hombre y lo imaginaba desnudo.

Tardé en aliviarme lo suficiente para volver a la carpa. Nadie parecía haberme echado de menos y hallé a Victoria comentando con su amiga Hermosa. Oh, ahí andas , ha dicho , ¿dónde has estado? Saqué mi teléfono del bolsillo y le mostré la fotografía que había tomado. Fue muy entretenido , ella no sabía qué decir o hacer. Allí estaba , delante de su amiga, viendo una fotografía de ella misma siendo bien tocada por entre los otros convidados , un hombre 25 años más joven.

Taylor nos recibió en la puerta, con una falda y una bonita blusa. No la ropa de trabajo conservadora que llevaba en la cena. Estaba sexy , pero no era una zorra. Taylor nos dio un abrazo y un beso en la mejilla. Llamó a Sam. Sam estrechó la mano de Bryan y después me dio un abrazo. Si bien el abrazo fue breve parecía muy incómodo entre nosotros. Sam le ofreció a Bryan una cerveza y se fueron a conocer la cueva del hombre de Sam, mientras que Taylor y yo preparábamos la cena.

Nuestra búsqueda de aventuras sexuales prosigue , pero puedo mencionar honestamente que, con independencia de lo que hagamos, para mí nada superará nuestra experiencia de aquella noche.

Tenía una imagen en mi cabeza de la mujer que íbamos a conocer. Alguien con maquillaje grueso , vestida como una prostituta que hablaba como un marinero. La mujer que se sentó a la mesa con nosotros no era nada de eso. Se presentó como Taylor. Iba vestida de manera conservadora y charlaba bien, parecía más la chavala de al lado que otra cosa. Me sentí culpable por meditar en ella como una prostituta. Teníamos una mesa apartada que nos permitía charlar sin temor a que nos escucharan. Charlamos durante un rato para conocernos, nada sexual, solo hablas sobre nosotros. Sé que no dejaba de mirarla pensando semeja tan habitual. Aunque era unos diez años mayor que yo, me sentí muy cómodo con ella, y vi por qué razón Tiffany congenió con ella tan rápidamente.

Una vieja amiga de Victoria nos invitó a una boda en Norfolk. Se formaron juntas como enfermeras y, aunque hoy en día apenas se ven, han mantenido el contacto, aunque sólo sea en Navidad y en los cumpleaños. Mi mujer es la madrina de la hija mayor de Hermosa y era el día de su boda. Las funciones de madrina de Victoria hace cierto tiempo que han caducado y apenas conocía a la novia. Sin embargo , como es socialmente preciso , nos habían invitado al gran día.

No obstante , lo mucho más excitante que sucedió desde mi punto de vista es, a primer aspecto , increíblemente insípido relacionado con lo previo. Debe ver con mi mujer (por supuesto ) pero no implica un sinnúmero de sexo.

Pese al orgasmo de mi mujer, el joven seguía ocupado dentro de sus bragas, y pude oír de qué forma lo incitaba con toda clase de comentarios obscenos. Pude ver que estaba muy cerca de correrse nuevamente en el momento en que , horror de horrores, otra pareja subió las escaleras. Victoria se encontraba bastante ida para caer en la cuenta , o incluso importarle, y su novedosa amiga se limitó a sonreírles al pasar. Deja de preocuparte por nosotros, estamos buscando un dormitorio ha dicho el hombre mientras que desaparecían por un pasillo. Podía oírles reír mientras que se marchaban. Terminantemente , escuché las palabras suficientemente mayores para ser su madre.

¿Porque se quiere talentos de Marido Sorprende a Esposa Infiel?

Tuve que aceptar frente Bryan que me intrigaba la iniciativa del swinging, pero le recordé que solo había estado desnuda con él, ni charlar de tener sexo con otra persona. Hablamos un tanto mucho más sobre el intercambio de parejas mientras yo acariciaba la polla de Bryan. Después de regresar a tener sexo , Bryan y yo acordamos que charlaría con Tiffany un tanto mucho más. Ninguno de los 2 creyó que podría tener sexo con otros, pero, con lo excitados que estábamos, decidimos que no podía realizar daño hablar un tanto mucho más de esto.

Acabamos la universidad y nos casamos, estableciéndonos en nuestra novedosa vida de pareja trabajadora casada. Si bien seguía disfrutando de nuestro sexo, debí aceptar que nuestra vida sexual se se encontraba volviendo algo desganada. Bryan y yo empezamos a ir al gimnasio para ponernos en forma. El ejercicio que hicimos nos hizo entusiasmarnos mucho más con el sexo y charlar de él. Bryan comentó que había sentido que los chicos del gimnasio me miraban mucho más. Me sorprendió oírle decir que le agradaba que otros chicos me mirasen de esa forma. Probamos ciertas posiciones nuevas , pero los dos sentíamos que nuestra vida sexual se encontraba en la rutina. Fue a lo largo de una comida con una buena amiga que nuestra vida sexual se encaminó hacia un enorme cambio.

Bryan y yo éramos vírgenes en el momento en que nos conocimos, pero nuestra virginidad terminó en cama de mi dormitorio en la primavera de nuestro primer año. Habíamos pensado que esperaríamos a estar casados para tener sexo, pero una noche de copas nos llevó a estar desnudos en mi cama. Una cosa llevó a la otra y la poronga de Bryan encontró su sendero en mi coño. Después de eso fuimos como pequeños que hallaron la llave de la tienda de dulces. En nuestro primer año nos fuimos a vivir juntos. Follábamos bastante pero no éramos muy imaginativos. La mayoría de las veces Bryan estaba encima o yo se encontraba encima a fin de que él pudiera jugar con mis lolas mientras que follábamos. Por muy conservadores que fuéramos , nos encantaba follar.

Mi nombre es Megan y mi marido es Bryan. Yo mido 1,65 y peso 150, tengo el pelo color fresa, piel clara y lentes. Mi Bryan es 5′ 11 un poco mucho más de 200 libras, pelo negro obscuro con gafas. Los dos nos encontramos un poco en el lado nerd. Bryan, de la misma yo, siempre y en todo momento ha tenido algo de relleno extra. Aunque no estamos gorditos , la mayor parte de la gente nos consideraría gruesos. Llevamos tres años casados , nos casamos justo después de la universidad. Nos conocimos en el primer año de universidad y nos enamoramos.

Estaba en lo cierto sobre Bryan – se encontraba muy emocionado. Creo que se sintió un poco decepcionado cuando le dije que el plan era solo una cena , nada más. Le dije que habíamos hablado de un trueque suave pero que no creía estar lista para ello. Brian me aseguró que no haríamos nada con lo que me sintiese incómoda. Sé que las expectativas de Bryan se dispararon en el momento en que sus dedos hallaron mi coño chorreando después de nuestra charla.

¿Las mujeres maduras les encantan a los jóvenes?

Quedamos en un Outback Steak House, suponiendo que los chicos desearían un filete. Taylor y Sam ahora estaban allí aguardándonos. Sam tampoco era lo que yo aguardaba. Le había dicho a Bryan de sendero al lugar de comidas que esperaba que tuviese sobrepeso, un bigote de estrella del porno y que fuera muy ruidoso. Era más grande de lo que aguardaba , pero de corte limpio, en forma y vestido de manera conservadora. Él y Bryan simpatizaron enseguida, comentando de deportes y tomando cerveza eran como viejos amigos. Para ser diez años mayores que Bryan y yo, parecíamos tener bastante en común con ellos. No hubo presión y, en verdad , no hubo ninguna conversación sexual. Yo proseguía mirando a escondidas a Sam, tratando de imaginarme cómo se vería desvisto.

Hablamos en susurros durante el resto de la comida; Tiffany me contó cómo había sucedido todo y todo sobre la pareja con la que habían intercambiado. Me dijo que la otra pareja tenía experiencia y paciencia. Aunque me sorprendió la idea de tener sexo con otros, no pude negar la humedad entre mis piernas.

Cogiendo el vaso, me tomé un enorme trago. Taylor comentó lo hot que me veía y que Sam estaría mirando mis tetas toda la noche. Me sonrojé a sabiendas de que esa era la reacción que aguardaba.

Al final , Tiffany rompió el hielo sexual pidiéndole a Taylor que me contara cómo se comenzaron en el trueque de parejas. Taylor me charló de su filosofía: que el sexo y el cariño se pueden separar. Al tiempo que ella y su marido hacen el cariño entre ellos, con otros es solo tener sexo. Tener sexo puede ser con o sin emoción y sólo por el puro exitación de hacerlo. Nunca lo había planeado de este modo , pero me pareció que tenía sentido. Taylor me dijo que pensara en tener sexo tal y como si fuera un deporte, pero desvisto , en el que se cambia de equipo de vez en cuando.

Con eso Victoria soltó un rugido descomunal mientras llegaba al clímax por segunda vez. Siguió y siguió , y de hecho vi que sus piernas se doblaban con la fuerza del mismo. Se desplomó contra la pared jadeando poderosamente y lo atrajo contra ella, dándole un largo beso. Muchas gracias, dijo , ha sido increíble, en este momento te toca a ti. La mano de ella bajó la cremallera de la bragueta y desapareció dentro suyo. Tras juguetear un tanto , resurgió con una polla muy respetable dentro. El radical de la misma brillaba con pre-cum y una enorme gota cayó al suelo.