Las Vidas Secretas De Las Esposas Infieles

Aquí encontrarás todo acerca de Las Vidas Secretas De Las Esposas Infieles. El hermosura de las mujeres maduras nadie es ningún secreto: todas entendemos que, tratándose de cuidar nuestro aspecto, no tenemos la opción de dejarnos ser exigentes.

Esa noche le dije a Bryan que Tiffany se encontraba organizando un almuerzo con la mujer de la pareja que les presentó el swing solo para hablar. Asimismo le dije que me estaba arrepintiendo y que podría cancelar la comida. Bryan se esforzó por persuadirme de que prosiguiera adelante con la comida. Cuando digo que se esforzó , deseo decir que se esmeró mucho con su lengua entre mis piernas. Tras un buen orgasmo, la polla de Bryan decidió trabajar con mucho más convicción. Me susurró al oído mientras que me follaba lo caliente que estaba y lo mucho que deseaba exhibirme. Su calentura me decía que no se lo estaba pensando. Tras echar otro buen polvo nos abrazamos con su semen aún dentro de mí. Bryan me aseguró que si me sentía incómoda con algo de esto lo cancelaríamos. Me sentí muy aliviada cuando dijo eso, y no me pareció bien cancelar la comida sin más ni más. Le dije a Bryan que al menos iría a comer y conocería a la mujer.

Bryan y yo éramos vírgenes en el momento en que nos conocimos, pero nuestra virginidad acabó en cama de mi dormitorio en la primavera de nuestro primer año. Habíamos planeado que esperaríamos a estar en matrimonio para tener sexo, pero una noche de copas nos llevó a estar desnudos en mi cama. Una cosa llevó a la otra y la polla de Bryan encontró su camino en mi coño. Después de eso fuimos como niños que hallaron la llave de la tienda de dulces. En nuestro primer año nos fuimos a vivir juntos. Follábamos bastante pero no éramos muy imaginativos. La mayor parte de las veces Bryan se encontraba encima o yo estaba encima para que él pudiese jugar con mis lolas mientras follábamos. Por muy conservadores que fuésemos , nos encantaba follar.

Mi estómago se revolvía mientras bajábamos las escaleras. La mano de Sam estaba muy ardiente sosteniendo la mía. Debía aceptar que era increíble , un gran TV y muchos recuerdos de deportes.

Nuestra búsqueda de aventuras sexuales sigue , pero puedo decir honestamente que, independientemente de lo que hagamos, para mí nada superará nuestra experiencia de aquella noche.

Sí Meg, nos hemos follado a otra pareja y ha sido excelente. Greg se acostó junto a mí con su poronga en otra mujer mientras su marido me follaba. Fue tan erótico. Aquí está la mejor parte – Greg y yo tuvimos el mejor sexo que tuvimos desde el momento en que estuvimos intercambiando. Quizás eso es lo que es necesario para ti para condimentar las cosas. Fué excelente para nosotros, susurró Tiffany.

Taylor nos recibió en la puerta, con una falda y una bonita blusa. No la ropa de trabajo conservadora que llevaba en la cena. Se encontraba sexy , pero no era una zorra. Taylor nos dio un abrazo y un beso en la mejilla. Llamó a Sam. Sam estrechó la mano de Bryan y después me dio un abrazo. Aunque el abrazo fue breve parecía muy incómodo entre nosotros. Sam le ofreció a Bryan una cerveza y se fueron a conocer la cueva del hombre de Sam, mientras Taylor y yo preparábamos la cena.

Tiffany sugirió que podía hablar con la pareja con la que habían empezado ; tenían experiencia y eran muy agradables. Si no funcionaba con ellos, no había problema. Tiffany creyó que sería una buena idea almorzar con la esposa de la pareja para ver si me sentía cómodo comentando con ella. Le dije que tenía serias inquietudes sobre la iniciativa , pero acepté almorzar.

Los chicos salieron de la gruta de hombres charlando. Bryan se encontraba desvariando sobre la gruta de hombre de Sam diciendo que era lo que todos los chicos quieren. Taylor miró a Sam y le pidió que me mostrara su gruta de hombre mientras Bryan la ayudaba en la cocina. Sam me cogió de la mano y sin mediar palabra nos dirigimos a la planta baja.

¿Porque se quiere contactos de Las Vidas Secretas De Las Esposas Infieles?

De pronto tuve un momento de cordura. Tenía que grabarlo para la posteridad. Saqué mi móvil inteligente y, con mucho precaución , les hice una foto. No era la mejor de las fotografías , tomada por medio de una puerta parcialmente abierta, pero mejor que nada.

Quedamos en un Outback Steak House, suponiendo que los chicos desearían un filete. Taylor y Sam ya estaban allí aguardándonos. Sam tampoco era lo que yo aguardaba. Le había dicho a Bryan de sendero al lugar de comidas que aguardaba que tuviera sobrepeso, un bigote de estrella del porno y que fuera muy ruidoso. Era mucho más grande de lo que esperaba , pero de corte limpio, en forma y vestido de forma conservadora. Él y Bryan congeniaron enseguida, hablando de deportes y bebiendo cerveza eran como viejos amigos. Para ser diez años mayores que Bryan y yo, parecíamos tener bastante en común con ellos. No hubo presión y, en verdad , no hubo ninguna conversación sexual. Yo seguía viendo a escondidas a Sam, intentando de imaginarme cómo se vería desnudo.

Quedamos en un Outback Steak House, pensando que los chicos desearían un filete. Taylor y Sam ahora estaban allí aguardándonos. Sam tampoco era lo que yo esperaba. Le había dicho a Bryan de sendero al lugar de comidas que esperaba que tuviese sobrepeso, un bigote de estrella del porno y que fuera muy ruidoso. Era más grande de lo que aguardaba , pero de corte limpio, en forma y vestido de forma conservadora. Él y Bryan congeniaron enseguida, hablando de deportes y tomando cerveza eran como viejos amigos. Para ser diez años mayores que Bryan y yo, parecíamos tener mucho en común con ellos. No hubo presión y, en verdad , no hubo ninguna charla sexual. Yo proseguía viendo a escondidas a Sam, tratando de imaginarme de qué forma se vería desvisto.

Al final de nuestra conversación , Tiffany mencionó la iniciativa de un trueque suave. Explicó que con un intercambio despacio ámbas parejas tendrían sexo con sus propios cónyuges en exactamente la misma habitación que otra pareja. Mencionó que había oído que a algunos les semeja una buena forma de empezar o de ver si verdaderamente desean llevar a cabo el intercambio de parejas. Cuando le pregunté a Tiffany si ella y Greg estarían preparados , me mencionó que no era una buena idea. Si no funcionaba podría arruinar nuestra amistad.

La cena estaba en la mesa, pero daba la sensación de que habíamos interrumpido algo al subir las escaleras. Bryan se separó un poco de Taylor cuando ascendemos. Taylor me sirvió otra enorme copa de vino. De forma rápida tomé otro gran trago. Sin ser un enorme bebedor, se encontraba comenzando a sentir un pequeño zumbido. La charla en la cena fue ciertamente de naturaleza mucho más sexual que la cena de la otra noche. Bryan asimismo se metía en el coqueteo. Bryan y Taylor estaban teniendo un montón de gracietas juguetonas, con las manos de Taylor tocando a Bryan a menudo mientras que coqueteaban. No sé si fue el vino o qué, pero aun me sentía cómodo con el coqueteo y traté de unirme a él. Prácticamente al final de la cena Taylor dijo que tenía un obsequio para mí arriba y quería enseñármelo después de limpiar los platos. Protesté que no debía comprarme nada y hasta Sam se encogió de hombros tal y como si no supiera lo que pasaba. Sam anunció que él y Bryan se encargarían de los platos para que las chicas tengan la posibilidad de subir.

¿Las maduras les encantan a los personajes jóvenes?

Mientras follábamos, me imaginé a Taylor tumbada junto a mí con mi Bryan encima de ella, teniendo sexo. Si bien era extraño pensar en mi hombre follando con otra mujer, me excitaba mi pequeña fantasía. No dejaba de preguntarme si realmente podría hacerla y dejar que su poronga entrara en otra mujer.

Taylor nos anunció mientras bajábamos las escaleras. Las cabezas de los chicos se giraron y luego se quedaron mirando. Los chicos nos aplaudieron y abuchearon. Tuve que aceptar que me sentía sexy ; el zumbido del vino ayudó. Taylor dio una vuelta, dejando entrever lo que llevaba debajo. Me miró y mencionó que era mi turno.

Al final de nuestra conversación , Tiffany mencionó la iniciativa de un intercambio despacio. Explicó que con un trueque despacio las dos parejas tendrían sexo con sus propios cónyuges en exactamente la misma habitación que otra pareja. Dijo que había oído que a ciertos les parece una aceptable forma de iniciar o de ver si verdaderamente desean hacer el intercambio de parejas. En el momento en que le pregunté a Tiffany si ella y Greg estarían dispuestos , me dijo que no era una gran idea. Si no funcionaba podría arruinar nuestra amistad.

De alguna manera , consiguió mantener la compostura, bueno, casi , y la llevé a una mesa sosegada. Bastardo, susurró, ¿estuviste viendo todo el tiempo? Le conté exactamente lo que había pasado y, más que nada , el fabuloso efecto que había tenido en mí. Te amé más en ese momento de lo que nunca lo había hecho antes, le dije. Y es totalmente cierto, nunca he popular un momento tan determinante en mi vida.

Con eso Victoria soltó un rugido descomunal mientras que llegaba al clímax por segunda vez. Siguió y siguió , y de hecho vi que sus piernas se doblaban con la fuerza del mismo. Se cayó contra la pared jadeando poderosamente y lo atrajo contra ella, dándole un largo beso. Muchas gracias, ha dicho , ha sido increíble, en este momento te toca a ti. La mano de ella bajó la cremallera de la bragueta y desapareció en su interior. Después de juguetear un poco , reapareció con una poronga muy respetable dentro. El extremo de la misma brillaba con pre-cum y una enorme gota cayó al suelo.