Infiel Dedea a La Amiga De Su Esposa

Junto encontrarás todo acerca de Infiel Dedea a La Amiga De Su Esposa. El hermosura de las mujeres maduras nadie es ningún enigma: todas entendemos que, tratándose de favorecer nuestro aspecto, embargo tenemos la oportunidad de dejarnos ser exigentes.

Sin embargo , lo mucho más excitante que ha sucedido desde mi criterio es, a primera vista , increíblemente insípido comparado con lo anterior. Tiene que ver con mi mujer (obviamente ) pero no implica un sinnúmero de sexo.

Cerré la puerta del baño y me hundí en el suelo. No podía creer lo que terminaba de ocurrir. ¡Era simplemente la cosa mucho más cachonda, más rancia, mucho más sucia y más fabulosa que había experimentado nunca! ¡Y Victoria no se había quitado la ropa! Mi polla proseguía fuera y me hallé pajeándome como un desquiciado. Tras muy poco tiempo , ¡disparé la mayor carga de toda mi vida!

Como ya he dicho, hemos cumplido ciertas de nuestras fantasías, empezando por una pareja que conocimos en un hotel, y pasando por unos cuantos noches de dogging (eso es increíble) y mi mujer recogiendo a 2 hombres en un pub y yéndose a casa con ellos, dejándome imaginar lo que podría estar pasando con ella (una experiencia extraña pero muy erótica).

Cerré la puerta del baño y me hundí en el suelo. No podía opinar lo que terminaba de ocurrir. ¡Era sencillamente la cosa más cachonda, más rancia, mucho más sucia y mucho más fabulosa que había experimentado nunca! ¡Y Victoria ni siquiera se había quitado la ropa! Mi poronga seguía fuera y me hallé pajeándome como un loco. Al cabo de un tiempo reducido , ¡disparé la mayor carga de mi vida!

Taylor se levantó de un salto, quitándose sexymente el kimono. Creí que a Bryan se le iban a salir los ojos. Me miró y le dije que se me veían las tetas , a eso que él negó con la cabeza. Sam se frotó los pezones mientras que bailaba delante de él. Taylor, de la misma yo, acabó su baile con Sam con un beso. Taylor bailó hacia Bryan inclinándose a fin de que sus pezones estuvieran a la altura de sus ojos. Agarró las manos de Bryan y las llevó a sus pezones. Taylor miró hacia mí y ha dicho : Está bien, a Megan no le importará, ¿verdad, Megan?

Sin embargo , lo mucho más excitante que sucedió desde mi punto de vista es, a primera vista , increíblemente insulso relacionado con lo previo. Tiene que ver con mi mujer (por supuesto ) pero no supone un sinnúmero de sexo.

La vivienda de Linda resultó ser un lugar bastante grande situado en su lote en las afueras de un pueblo muy pintoresco en las afueras de Norwich. La ceremonia se festejó en una atractiva iglesia local y todos regresamos a la casa , donde la recepción se festejó en una carpa sobre el césped.

Taylor nos anunció mientras que bajábamos las escaleras. Las cabezas de los chicos se viraron y luego se quedaron mirando. Los chicos nos aplaudieron y abuchearon. Debí admitir que me sentía hot ; el zumbido del vino asistió. Taylor dio una vuelta, dejando entrever lo que llevaba debajo. Me miró y dijo que era mi turno.

¿Porque se busca talentos de Infiel Dedea a La Amiga De Su Esposa?

Mi mujer y yo hemos descubierto hace relativamente poco el placer del sexo extraconyugal. No a lo grande, pero, en las situaciones adecuadas , hemos cedido a nuestras fantasías, antes ocultas , y realmente hemos cumplido una o 2 de ellas. Debo admitir que los dos lamentamos mucho los 30 años anteriores de matrimonio, en los que nos dejamos llevar por las convenciones y ninguno de los 2 quiso aceptar nuestros deseos mucho más profundos ante el otro. Si hubiésemos sabido antes lo que el otro sentía realmente por el sexo, podríamos haber tenido un matrimonio aún mejor. 30 años desperdiciados, pero todo cuanto podemos realizar ahora es procurar recobrar el tiempo perdido.

Tardé en aliviarme lo bastante como para volver a la carpa. Absolutamente nadie parecía haberme echado de menos y hallé a Victoria comentando con su amiga Hermosa. Oh, ahí estás , dijo , ¿dónde has estado? Saqué mi teléfono del bolsillo y le mostré la fotografía que había tomado. Fue muy divertido , ella no sabía qué decir o realizar. Allí estaba , delante de su amiga, viendo una foto de ella misma siendo bien tocada por uno de los otros invitados , un hombre 25 años más joven.

Taylor nos recibió en la puerta, con una falda y una bonita blusa. No la ropa de trabajo conservadora que llevaba en la cena. Se encontraba hot , pero no era una zorra. Taylor nos dio un abrazo y un beso en la mejilla. Llamó a Sam. Sam estrechó la mano de Bryan y luego me dio un abrazo. Si bien el abrazo fue breve parecía muy incómodo entre nosotros. Sam le ofreció a Bryan una cerveza y se fueron a conocer la gruta del hombre de Sam, mientras que Taylor y yo preparábamos la cena.

Tenía una imagen en mi cabeza de la mujer que íbamos a conocer. Alguien con maquillaje grueso , vestida como una prostituta que charlaba como un marinero. La mujer que se sentó a la mesa con nosotros no era nada de eso. Se presentó como Taylor. Iba vestida de forma conservadora y hablaba bien, parecía más la chavala de al lado que otra cosa. Me sentí culpable por meditar en ella como una prostituta. Teníamos una mesa alejada que nos permitía hablar sin miedo a que nos escucharan. Hablamos durante un rato para conocernos, nada sexual, sólo conversas sobre nosotros. Sé que no dejaba de mirarla pensando parece tan habitual. Si bien era unos diez años mayor que yo, me sentí muy cómodo con ella, y vi por qué Tiffany congenió con ella tan de manera rápida.

Estaba en lo cierto sobre Bryan – estaba muy emocionado. Pienso que se sintió un poco decepcionado en el momento en que le dije que el plan era solo una cena , solamente. Le dije que habíamos hablado de un intercambio suave pero que no creía estar preparada para ello. Brian me aseguró que no haríamos nada con lo que me sintiese incómoda. Sé que las esperanzas de Bryan se dispararon cuando sus dedos encontraron mi coño chorreando tras nuestra conversación.

¿Las maduras les encantan a los personas jóvenes?

Mi mujer y yo hemos descubierto hace parcialmente poco el exitación del sexo extraconyugal. No a lo grande, pero, en las circunstancias correctas , hemos cedido a nuestras fantasías, antes ocultas , y realmente hemos cumplido una o 2 de ellas. Debo admitir que ambos lamentamos bastante los 30 años anteriores de matrimonio, en los que nos dejamos llevar por las convenciones y ninguno de los dos quiso admitir nuestros deseos mucho más profundos ante el otro. Si hubiéramos sabido antes lo que el otro sentía realmente por el sexo, podríamos haber tenido un matrimonio aún mejor. 30 años desperdiciados, pero todo lo que podemos llevar a cabo ahora es procurar recuperar el tiempo perdido.

Mi nombre es Megan y mi marido es Bryan. Yo mido 1,65 y peso 150, tengo el pelo color fresa, piel clara y gafas. Mi Bryan es 5′ 11 un poco mucho más de 200 libras, pelo negro oscuro con gafas. Los 2 nos encontramos un tanto en el lado nerd. Bryan, exactamente la misma yo, siempre y en todo momento tuvo algo de relleno extra. Aunque no estamos gorditos , la mayor parte de la gente nos consideraría gruesos. Llevamos tres años casados , nos casamos inmediatamente después de la facultad. Nos conocimos en el primer año de universidad y nos enamoramos.

Lo mismo dijo mi mujer, pero es posible que lo vuelva a realizar en algún momento. Con eso, ella se arregló el pelo y el vestido, le cogió la mano y le llevó por las escaleras de vuelta a la recepción.

Proseguimos comentando y Taylor sugirió que fuéramos despacio. Me mencionó que una vez que te metes de lleno ya no puedes regresar atrás. Incluso sacó a resplandecer la iniciativa de la que había hablado Tiffany, un trueque despacio. Taylor creyó que el punto de inicio podría ser simplemente estar en presencia de otra pareja desviste o que Bryan y yo nos desnudáramos enfrente de otra persona. Sugirió que podíamos ir punto por punto y que si en algún instante nos sentíamos incómodos pararíamos. Dijo que su política era que las mujeres controlaran el ritmo.

Esa noche le dije a Bryan que Tiffany estaba organizando un almuerzo con la mujer de la pareja que les presentó el swing solo para charlar. Asimismo le dije que me estaba arrepintiendo y que podría cancelar la comida. Bryan se esmeró por convencerme de que siguiera adelante con la comida. Cuando digo que se esmeró , quiero decir que se esforzó mucho con su lengua entre mis piernas. Tras un óptimo orgasmo, la polla de Bryan decidió trabajar con más convicción. Me susurró al oído mientras que me follaba lo ardiente que se encontraba y lo bastante que deseaba exhibirme. Su calentura me afirmaba que no se lo estaba pensando. Tras echar otro buen polvo nos abrazamos con su semen aún dentro de mí. Bryan me aseguró que si me sentía incómoda con algo de esto lo cancelaríamos. Me sentí muy aliviada cuando ha dicho eso, y no me pareció bien cancelar la comida sin más ni más. Le dije a Bryan que cuando menos iría a comer y conocería a la mujer.