Hombres Infieles Sus Esposas

Junto encontrarás todo acerca de Hombres Infieles Sus Esposas. Mi hermosura de las mujeres maduras nadie es ningún secreto: todas entendemos que, tratándose de favorecer nuestro aspecto, nadie tenemos la posibilidad de dejarnos ser exigentes.

La cena se encontraba en la mesa, pero daba la sensación de que habíamos interrumpido algo al subir las escaleras. Bryan se apartó un poco de Taylor cuando subimos. Taylor me sirvió otra enorme copa de vino. Rápidamente tomé otro enorme trago. Sin ser un enorme bebedor, se encontraba comenzando a sentir un pequeño zumbido. La conversación en la cena fue precisamente de naturaleza más sexual que la cena de la otra noche. Bryan asimismo se estaba metiendo en el coqueteo. Bryan y Taylor estaban teniendo un montón de bromas juguetonas, con las manos de Taylor tocando a Bryan de forma frecuente mientras coqueteaban. No sé si fue el vino o qué, pero aun me estaba sintiendo cómodo con el coqueteo y traté de unirme a él. Casi en el final de la cena Taylor mencionó que tenía un regalo para mí arriba y quería enseñármelo después de limpiar los platos. Protesté que no debía comprarme nada y hasta Sam se encogió de hombros tal y como si no supiese lo que pasaba. Sam anunció que él y Bryan se encargarían de los platos a fin de que las chicas pudieran subir.

Como ahora he dicho, hemos cumplido ciertas de nuestras fantasías, comenzando por una pareja que conocimos en un hotel, y pasando por unos cuantos noches de dogging (eso es increíble) y mi mujer recogiendo a dos hombres en un pub y yéndose a casa con ellos, dejándome imaginar lo que podría estar pasando con ella (una experiencia extraña pero muy erótica).

Estaba en la verdad sobre Bryan – se encontraba muy feliz. Pienso que se sintió un tanto decepcionado en el momento en que le dije que el plan era sólo una comida , nada más. Le dije que habíamos hablado de un trueque suave pero que no creía estar lista para ello. Brian me aseguró que no haríamos nada con lo que me sintiese incómoda. Sé que las expectativas de Bryan se dispararon en el momento en que sus dedos encontraron mi coño chorreando tras nuestra conversación.

Se encontraba en lo cierto sobre Bryan – se encontraba muy emocionado. Creo que se sintió un tanto decepcionado en el momento en que le dije que el plan era sólo una comida , solamente. Le dije que habíamos hablado de un intercambio suave pero que no creía estar lista para ello. Brian me aseguró que no haríamos nada con lo que me sintiese incómoda. Sé que las esperanzas de Bryan se dispararon en el momento en que sus dedos hallaron mi coño chorreando después de nuestra charla.

Bryan ahora escuchaste a nuestra anfitriona, debemos hacer lo que ella afirma , dije, en este momento quitándole la camisa a Bryan. En el momento en que conseguí sacarle la camisa a Bryan miré hacia atrás para ver los pantalones de Sam bajando, pero asimismo me di cuenta de que Sam tenía el sujetador de Taylor en sus manos. Bryan también se había dado cuenta. Oh,¿también los pantalones? Parece que se te están bajando los pantalones, niña , le dije a Bryan. Con Bryan sólo en ropa interior nos acomodamos nuevamente en el sofá.

Taylor nos recibió en la puerta, con una falda y una bonita blusa. No la ropa de trabajo conservadora que llevaba en la cena. Se encontraba hot , pero no era una zorra. Taylor nos dio un abrazo y un beso en la mejilla. Llamó a Sam. Sam estrechó la mano de Bryan y luego me dio un abrazo. Aunque el abrazo fue corto parecía muy incómodo entre nosotros. Sam le ofreció a Bryan una cerveza y se fueron a conocer la gruta del hombre de Sam, mientras que Taylor y yo preparábamos la cena.

Estaba a puntito de decir que no, pero mi cabeza dijo qué demonios. Me quité el kimono entre los aplausos de los chicos. Me acerqué a Bryan para ofrecerle una buena mirada, terminando con un beso en los labios. Sam levantó los brazos en señal de qué pasa con él. Bailé hacia Sam, dándole un espectáculo, agachándome a fin de que tuviese una buena vista de mis lolas. Para sorpresa de todos, incluso la mía, me di la vuelta y me incliné , dándole una enorme vista de mi trasero apenas cubierto. Entonces me volví plantando mis labios en los de Sam. En el instante miré a Bryan, asustada por si se enfadaba , pero se encontraba aplaudiendo.

La próxima vez que estuve con Tiffany le dije que Bryan y yo habíamos echado un buen polvo después de hablar del intercambio de parejas y que quería entender mucho más. Tiffany sabía que los 2 éramos vírgenes en el momento en que nos conocimos y que solo habíamos estado uno con otro , conque se sorprendió mucho de que nos lo planteáramos. Tiffany entendió que solo estábamos hablando de esto. Siendo sincero con Tiffany le dije que jamás había estado desvisto con otro hombre y bastante menos había tocado el pene de otro hombre. Por mucho que fuera una bonita fantasía no estaba seguro de poder llevarlo a cabo realmente.

¿Porque se quiere contactos de Hombres Infieles Sus Esposas?

En el final , después de percibir considerablemente más gemidos y respiraciones pesadas, no hice nada de lo anterior. En vez de eso, descerrajé la cerradura con bastante cuidado y abrí la puerta un poco más despacio. Fuera, del otro lado del rellano, mi mujer estaba inmovilizada contra la pared por uno de los amigos del novio. Con una mano le tenía atrapados los brazos por encima de la cabeza, al paso que con la otra le había subido el vestido prácticamente hasta la cintura y ahora estaba muy ocupado en sus bragas. Si bien mi vista no era la mejor, pude ver que tenía cuando menos 2 dedos introducidos en ella y que la estaba tocando vigorosamente por todo lo que valía.

Taylor nos anunció mientras bajábamos las escaleras. Las cabezas de los chicos se giraron y luego se quedaron viendo. Los chicos nos aplaudieron y abuchearon. Tuve que admitir que me sentía sexy ; el zumbido del vino asistió. Taylor dio una vuelta, dejando entrever lo que llevaba debajo. Me miró y dijo que era mi turno.

Cerré la puerta del baño y me hundí en el suelo. No podía opinar lo que terminaba de suceder. ¡Era sencillamente la cosa mucho más cachonda, más rancia, mucho más sucia y más fabulosa que había experimentado nunca! ¡Y Victoria ni siquiera se había quitado la ropa! Mi polla proseguía fuera y me encontré pajeándome como un loco. Tras un tiempo reducido , ¡disparé la mayor carga de mi vida!

Taylor nos anunció mientras que bajábamos las escaleras. Las cabezas de los chicos se giraron y luego se han quedado viendo. Los chicos nos aplaudieron y abuchearon. Tuve que admitir que me sentía sexy ; el zumbido del vino asistió. Taylor dio una vuelta, dejando entrever lo que llevaba debajo. Me miró y mencionó que era mi turno.

Taylor nos recibió en la puerta, con una falda y una bonita blusa. No la ropa de trabajo conservadora que llevaba en la cena. Se encontraba sexy , pero no era una zorra. Taylor nos dio un abrazo y un beso en la mejilla. Llamó a Sam. Sam estrechó la mano de Bryan y luego me dio un abrazo. Aunque el abrazo fue corto parecía muy incómodo entre nosotros. Sam le ofreció a Bryan una cerveza y se fueron a conocer la gruta del hombre de Sam, mientras que Taylor y yo preparábamos la cena.

¿Las maduras les encantan a los hombres jóvenes?

Sin embargo , lo más excitante que sucedió desde mi criterio es, a primera vista , extremadamente insulso relacionado con lo previo. Tiene que ver con mi mujer (obviamente ) pero no implica un sinnúmero de sexo.

No obstante , lo más excitante que ha sucedido desde mi criterio es, a primer aspecto , increíblemente insulso comparado con lo anterior. Debe ver con mi mujer (por supuesto ) pero no supone una gran cantidad de sexo.

Cuando estábamos terminando , Taylor mencionó que tenía que utilizar el baño de chicas y me invitó a acompañarla. Ámbas mencionamos de qué forma los chicos actuaban como si se conocieran desde hace años. Taylor sugirió que Bryan y yo fuésemos a cenar el sábado por la noche para tener un tanto mucho más de intimidad. Ella dijo que no había presión para llevar a cabo nada, solo una cena. Acepté, pero tenía un gran nudo en el estómago. Nos reunimos con los chicos y les contamos los planes.

Atravesé el césped, entré en la casa y subí las escaleras hasta el baño. Una vez hecho lo preciso , me secaba las manos en el momento en que oí ruidos fuera en el rellano. Supuse que alguien mucho más se encontraba aguardando su turno y se encontraba a punto de abrir la puerta en el momento en que reconocí la voz de Victoria. Bueno, en realidad no era su voz, sino más bien su risa o, mejor dicho , su carcajada. Me quedé helada de inmediato. ¿Qué estaba pasando ahí fuera?

Esa noche le dije a Bryan que Tiffany se encontraba organizando un almuerzo con la mujer de la pareja que les presentó el swing solo para charlar. También le dije que me estaba arrepintiendo y que podría anular la comida. Bryan se esmeró por persuadirme de que prosiguiera adelante con la comida. En el momento en que digo que se esforzó , deseo decir que se esforzó mucho con su lengua entre mis piernas. Tras un óptimo orgasmo, la poronga de Bryan decidió trabajar con más convicción. Me susurró al oído mientras me follaba lo caliente que se encontraba y lo mucho que deseaba exhibirme. Su calentura me decía que no se lo pensaba. Tras echar otro buen polvo nos abrazamos con su semen aún dentro de mí. Bryan me aseguró que si me sentía incómoda con algo de esto lo cancelaríamos. Me sentí muy aliviada en el momento en que ha dicho eso, y no me pareció bien cancelar la comida sin más. Le dije a Bryan que por lo menos iría a comer y conocería a la mujer.