Frases Cortas Para Un Esposo Infiel

Lo que jamás te afirmaron sobre Frases Cortas Para Un Esposo Infiel. La belleza de las mujeres maduras no es ningún secreto : todas entendemos que, cuando se trata de cuidar nuestro aspecto, no podemos dejarnos ser estrictos.

Quedamos en un Outback Steak House, pensando que los chicos querrían un filete. Taylor y Sam ya estaban allí aguardándonos. Sam tampoco era lo que yo esperaba. Le había dicho a Bryan de camino al restaurante que esperaba que tuviese sobrepeso, un bigote de estrella del porno y que fuera muy ruidoso. Era más grande de lo que aguardaba , pero de corte limpio, en forma y vestido de manera conservadora. Él y Bryan simpatizaron enseguida, comentando de deportes y bebiendo cerveza eran como viejos amigos. Para ser diez años mayores que Bryan y yo, parecíamos tener mucho en común con ellos. No hubo presión y, en verdad , no hubo ninguna conversación sexual. Yo proseguía viendo a ocultas a Sam, tratando de imaginarme de qué manera se vería desnudo.

Otro dilema. ¿Qué debo realizar en este momento? De hecho , esta vez me resultó simple. Ver a mi mujer en semejante situación , siendo tocada por un completo desconocido , veinticinco años más joven que ella, gimiendo con fuerza y profiriendo todo tipo de indecencias era algo realmente fantástico. Me percaté de que estaba jugando conmigo mismo mediante mis pantalones y que se encontraba duro como una piedra. En verdad , no recuerdo haber estado nunca tan duro. Me bajé las bragas y me salió la polla. Y allí estaba yo, a tres metros de mi mujer, mientras que un joven la llevaba a un estremecedor orgasmo.

Hablamos en susurros a lo largo del resto de la comida; Tiffany me contó de qué forma había sucedido todo y todo sobre la pareja con la que habían intercambiado. Me mencionó que la otra pareja tenía experiencia y paciencia. Aunque me sorprendió la idea de tener sexo con otros, no pude denegar la humedad entre mis piernas.

Los chicos salieron de la cueva de hombres charlando. Bryan estaba delirando sobre la cueva de hombre de Sam diciendo que era lo que todos los chicos quieren. Taylor miró a Sam y le pidió que me mostrara su gruta de hombre mientras que Bryan la ayudaba en la cocina. Sam me cogió de la mano y sin mediar palabra nos vamos a la planta baja.

Atravesé el césped, entré en la vivienda y subí las escaleras hasta el baño. Una vez hecho lo necesario , me estaba secando las manos en el momento en que oí ruidos fuera en el rellano. Supuse que alguien más estaba esperando su turno y se encontraba a puntito de abrir la puerta en el momento en que reconocí la voz de Victoria. Bueno, en realidad no era su voz, sino su risa o, mejor dicho , su carcajada. Me quedé helada de inmediato. ¿Qué pasaba ahí fuera?

Taylor se levantó de un salto, quitándose sexymente el kimono. Pensé que a Bryan se le iban a salir los ojos. Me miró y le dije que se me veían las lolas , a eso que él negó con la cabeza. Sam se frotó los pezones mientras bailaba delante de él. Taylor, exactamente la misma yo, acabó su baile con Sam con un beso. Taylor bailó hacia Bryan inclinándose a fin de que sus pezones estuviesen a la altura de sus ojos. Agarró las manos de Bryan y las llevó a sus pezones. Taylor miró hacia mí y dijo : Está bien, a Megan no le importará, ¿verdad, Megan?

En el final de nuestra charla , Tiffany mentó la idea de un intercambio suave. Explicó que con un intercambio suave ámbas parejas tendrían sexo con sus propios cónyuges en exactamente la misma habitación que otra pareja. Dijo que había oído que a algunos les semeja una aceptable manera de comenzar o de ver si realmente quieren realizar el intercambio de parejas. Cuando le pregunté a Tiffany si ella y Greg estarían dispuestos , me mencionó que no era una gran idea. Si no funcionaba podría arruinar nuestra amistad.

Taylor nos recibió en la puerta, con una falda y una bonita blusa. No la ropa de trabajo conservadora que llevaba en la cena. Estaba hot , pero no era una zorra. Taylor nos dio un abrazo y un beso en la mejilla. Llamó a Sam. Sam estrechó la mano de Bryan y después me dio un abrazo. Si bien el abrazo fue breve parecía muy incómodo entre nosotros. Sam le ofreció a Bryan una cerveza y se fueron a conocer la gruta del hombre de Sam, mientras Taylor y yo preparábamos la cena.

¿Porque se busca talentos de Frases Cortas Para Un Esposo Infiel?

Charlamos en susurros durante el resto de la comida; Tiffany me contó de qué forma había sucedido todo y todo sobre la pareja con la que habían intercambiado. Me dijo que la otra pareja tenía experiencia y paciencia. Aunque me sorprendió la idea de tener sexo con otros, no pude denegar la humedad entre mis piernas.

Sin embargo , lo mucho más excitante que ha sucedido desde mi criterio es, a primer aspecto , increíblemente insulso relacionado con lo anterior. Tiene que ver con mi mujer (obviamente ) pero no implica una gran cantidad de sexo.

Seguimos hablando y Taylor sugirió que fuésemos despacio. Me mencionó que una vez que te metes de lleno ya no puedes regresar atrás. Incluso sacó a resplandecer la idea de la que había hablado Tiffany, un trueque suave. Taylor creyó que el punto de inicio podría ser simplemente estar en presencia de otra pareja desnuda o que Bryan y yo nos desnudáramos delante de otra persona. Sugirió que podíamos ir paso a paso y que si en algún instante nos sentíamos incómodos pararíamos. Dijo que su política era que las mujeres controlaran el ritmo.

De pronto tuve un instante de cordura. Tenía que grabarlo para la posteridad. Saqué mi móvil inteligente y, con bastante cuidado , les hice una foto. No era la mejor de las fotografías , tomada mediante una puerta relativamente abierta, pero mejor que nada.

Bryan ya escuchaste a nuestra anfitriona, debemos realizar lo que ella dice , dije, en este momento quitándole la camisa a Bryan. Cuando logré quitarle la camisa a Bryan miré hacia atrás para poder ver los pantalones de Sam bajando, pero también me di cuenta de que Sam tenía el sujetador de Taylor en sus manos. Bryan también se había dado cuenta. Oh,¿también los pantalones? Parece que se te están bajando los pantalones, nena , le dije a Bryan. Con Bryan solo en lencería nos acomodamos de nuevo en el sofá.

¿Las maduras les encantan a los personas jóvenes?

Lo mismo dijo mi mujer, pero puede que lo vuelva a llevar a cabo alguna vez. Con eso, ella se arregló el pelo y el vestido, le cogió la mano y le llevó por las escaleras de vuelta a la recepción.

Al final de nuestra conversación , Tiffany mencionó la idea de un intercambio suave. Explicó que con un intercambio suave las dos parejas tendrían sexo con sus propios cónyuges en exactamente la misma habitación que otra pareja. Dijo que había oído que a algunos les semeja una aceptable forma de iniciar o de ver si realmente quieren hacer el intercambio de parejas. Cuando le pregunté a Tiffany si ella y Greg estarían preparados , me mencionó que no era una buena idea. Si no funcionaba podría arruinar nuestra amistad.

Taylor nos recibió en la puerta, con una falda y una bonita blusa. No la ropa de trabajo conservadora que llevaba en la cena. Se encontraba hot , pero no era una zorra. Taylor nos dio un abrazo y un beso en la mejilla. Llamó a Sam. Sam estrechó la mano de Bryan y luego me dio un abrazo. Si bien el abrazo fue corto parecía muy incómodo entre nosotros. Sam le ofreció a Bryan una cerveza y se fueron a ver la gruta del hombre de Sam, mientras Taylor y yo preparábamos la cena.

Taylor se levantó de un salto, quitándose sexymente el kimono. Pensé que a Bryan se le iban a salir los ojos. Me miró y le dije que se me veían las lolas , a eso que él negó con la cabeza. Sam se frotó los pezones mientras que bailaba enfrente de él. Taylor, al igual que yo, acabó su baile con Sam con un beso. Taylor bailó hacia Bryan inclinándose para que sus pezones estuviesen a la altura de sus ojos. Agarró las manos de Bryan y las llevó a sus pezones. Taylor miró hacia mí y ha dicho : Está bien, a Megan no le importará, ¿verdad, Megan?

La siguiente vez que estuve con Tiffany le dije que Bryan y yo habíamos echado un buen polvo después de hablar del trueque de parejas y que quería comprender mucho más. Tiffany sabía que los dos éramos vírgenes cuando nos conocimos y que sólo habíamos estado el uno con el otro , conque se sorprendió mucho de que nos lo planteáramos. Tiffany comprendió que sólo hablábamos de esto. Siendo sincero con Tiffany le dije que jamás había estado desvisto con otro hombre y bastante menos había tocado el pene de otro hombre. Por más que fuera una bonita fantasía no se encontraba seguro de poder hacerlo realmente.