Exponiendo a Esposa Infiel

Lo que nunca te afirmaron sobre Exponiendo a Esposa Infiel. La belleza de las mujeres maduras no es ningún misterio : todas y cada una entendemos que, cuando se trata de proteger nuestro aspecto, no tenemos la posibilidad de dejarnos ser estrictos.

La cena estaba en la mesa, pero parecía que habíamos interrumpido algo al subir las escaleras. Bryan se separó algo de Taylor en el momento en que subimos. Taylor me sirvió otra enorme copa de vino. Velozmente tomé otro enorme trago. Sin ser un enorme bebedor, estaba empezando a sentir un pequeño zumbido. La conversación en la cena fue precisamente de naturaleza más sexual que la cena de la otra noche. Bryan asimismo se metía en el coqueteo. Bryan y Taylor estaban teniendo un montón de bromas juguetonas, con las manos de Taylor tocando a Bryan a menudo mientras que coqueteaban. No sé si fue el vino o qué, pero incluso me estaba sintiendo cómodo con el coqueteo y traté de unirme a él. Casi en el final de la cena Taylor mencionó que tenía un obsequio para mí arriba y quería enseñármelo después de limpiar los platos. Protesté que no debía adquirirme nada y hasta Sam se encogió de hombros como si no supiera lo que estaba pasando. Sam anunció que él y Bryan se encargarían de los platos a fin de que las chicas pudieran subir.

De alguna manera , consiguió sostener la compostura, bueno, prácticamente , y la llevé a una mesa sosegada. Bastardo, susurró, ¿estuviste viendo todo el tiempo? Le conté exactamente lo que había pasado y, sobre todo , el fantástico efecto que había tenido en mí. Te amé mucho más en ese instante de lo que jamás lo había hecho antes, le dije. Y es totalmente cierto, nunca he conocido un instante tan esencial en mi vida.

En el final de nuestra conversación , Tiffany mentó la idea de un trueque suave. Explicó que con un intercambio despacio ámbas parejas tendrían sexo con sus propios cónyuges en la misma habitación que otra pareja. Mencionó que había oído que a ciertos les parece una aceptable manera de empezar o de ver si verdaderamente quieren llevar a cabo el trueque de parejas. Cuando le pregunté a Tiffany si ella y Greg estarían preparados , me mencionó que no era una buena idea. Si no funcionaba podría arruinar nuestra amistad.

Bryan y yo éramos vírgenes cuando nos conocimos, pero nuestra virginidad acabó en cama de mi dormitorio en la primavera de nuestro primer año. Habíamos pensado que esperaríamos a estar en matrimonio para tener sexo, pero una noche de copas nos llevó a estar desnudos en mi cama. Una cosa llevó a la otra y la polla de Bryan encontró su sendero en mi coño. Después de eso fuimos como niños que hallaron la llave de la tienda de dulces. En nuestro primer año nos fuimos a vivir juntos. Follábamos bastante pero no éramos muy imaginativos. La mayor parte de las ocasiones Bryan se encontraba encima o yo estaba encima para que él pudiese jugar con mis tetas mientras que follábamos. Por muy conservadores que fuésemos , nos encantaba follar.

La siguiente vez que estuve con Tiffany le dije que Bryan y yo habíamos echado un óptimo polvo después de charlar del intercambio de parejas y que deseaba entender mucho más. Tiffany sabía que los dos éramos vírgenes en el momento en que nos conocimos y que solo habíamos estado el uno con el otro , así que se sorprendió mucho de que nos lo planteáramos. Tiffany entendió que sólo hablábamos de ello. Siendo sincero con Tiffany le dije que jamás había estado desnudo con otro hombre y bastante menos había tocado el pene de otro hombre. Por mucho que fuera una bonita fantasía no se encontraba seguro de poder hacerlo verdaderamente.

Taylor nos anunció mientras bajábamos las escaleras. Las cabezas de los chicos se giraron y después se quedaron viendo. Los chicos nos aplaudieron y abuchearon. Tuve que admitir que me sentía hot ; el zumbido del vino asistió. Taylor dio una vuelta, dejando entrever lo que llevaba debajo. Me miró y mencionó que era mi turno.

Debí aceptar ante Bryan que me intrigaba la iniciativa del swinging, pero le recordé que solo había estado desviste con él, ni charlar de tener sexo con otra persona. Hablamos un tanto más sobre el trueque de parejas mientras que yo acariciaba la polla de Bryan. Después de regresar a tener sexo , Bryan y yo acordamos que charlaría con Tiffany un tanto mucho más. Ninguno de los 2 pensó que podría tener sexo con otros, pero, con lo excitados que estábamos, decidimos que no podía realizar daño hablar un poco más de ello.

La próxima vez que estuve con Tiffany le dije que Bryan y yo habíamos echado un óptimo polvo tras hablar del trueque de parejas y que deseaba saber más. Tiffany sabía que los 2 éramos vírgenes cuando nos conocimos y que sólo habíamos estado el uno con el otro , conque se sorprendió bastante de que nos lo planteáramos. Tiffany entendió que sólo hablábamos de ello. Siendo sincero con Tiffany le dije que jamás había estado desnudo con otro hombre y bastante menos había tocado el pene de otro hombre. Por más que fuera una bonita fantasía no se encontraba seguro de poder hacerlo realmente.

¿Porque se quiere talentos de Exponiendo a Esposa Infiel?

Taylor nos anunció mientras bajábamos las escaleras. Las cabezas de los chicos se viraron y después se quedaron mirando. Los chicos nos aplaudieron y abuchearon. Tuve que aceptar que me sentía hot ; el zumbido del vino asistió. Taylor dio una vuelta, dejando entrever lo que llevaba debajo. Me miró y dijo que era mi turno.

Al cabo del rato , el vino comenzaba a hacer efecto en mí y salí de la carpa para tomar algo de aire fresco. Paseé un rato por el gran jardín y luego me dirigí a los lujosos baños portátiles de la parte trasera de la carpa para llevar a cabo pis. En el momento en que llegué allí me encontré con un pequeño inconveniente , en tanto que había un inconveniente con las cisternas y las cosas se estaban desbordando. Dave, nuestro anfitrión, se excusó profusamente y me señaló que entrara en la vivienda para utilizar uno de los baños.

Pese al orgasmo de mi mujer, el joven seguía ocupado en sus bragas, y pude oír de qué manera lo alentaba con toda clase de comentarios obscenos. Pude ver que estaba muy cerca de correrse de nuevo cuando , horror de horrores, otra pareja subió las escaleras. Victoria se encontraba demasiado ida para caer en la cuenta , o incluso importarle, y su nueva amiga se limitó a sonreírles al pasar. Deja de preocuparte por nosotros, buscamos un dormitorio dijo el hombre mientras que desaparecían por un pasillo. Podía oírles reír mientras se iban. Terminantemente , escuché las expresiones suficientemente mayores como para ser su madre.

Oh, Santo dios , hazlo, suplicó , y Victoria movió lentamente su mano arriba y por debajo de la longitud de su poronga. Lamentablemente , se movieron tenuemente y, desde mi ángulo, no pude ver todo cuanto ocurría, pero, al cabo de un tiempo reducido , él emitió un poderoso gemido y pude ver su semen cayendo al suelo. Joder, mencionó que era lo mucho más cachondo que había hecho jamás.

Santo dios , no debería estar realizando esto, la oí decir. Entonces , No, no, no te detengas, por el cariño de Dios. A esto le prosiguieron unos gemidos bastante fuertes. Mi cabeza era un caos. ¿Qué pasaba ahí fuera? ¿Debería quedarme donde se encontraba y oír? ¿Debo salir a la carga y exigir una explicación?

¿Las mujeres maduras les encantan a los jóvenes?

Tardé en calmarme lo bastante para volver a la carpa. Nadie parecía haberme echado de menos y encontré a Victoria hablando con su amiga Linda. Oh, ahí andas , ha dicho , ¿dónde has estado? Saqué mi teléfono del bolsillo y le mostré la fotografía que había tomado. Fue muy entretenido , ella no sabía qué decir o llevar a cabo. Allí se encontraba , delante de su amiga, mirando una fotografía de ella misma siendo bien tocada por uno de los otros invitados , un hombre 25 años más joven.

Le confié a Taylor que Bryan y yo éramos vírgenes cuando nos conocimos. Taylor dijo que eso era muy romántico y que entendía si nuestras creencias sobre el sexo eran diferentes y no queríamos evaluar el trueque de parejas. Ella nunca empujaría a nadie a algo que no quisiese hacer. Le pareció bonito que la única polla que había visto y tocado fuera la de mi marido.

Otro problema. ¿Qué debo hacer en este momento? De hecho , en esta ocasión me resultó fácil. Ver a mi mujer en semejante posición , siendo tocada por un completo desconocido , veinticinco años mucho más joven que ella, gimiendo con fuerza y profiriendo toda clase de obscenidades era algo realmente maravilloso. Me percaté de que estaba jugando conmigo por medio de mis pantalones y que estaba duro como una piedra. En verdad , no recuerdo estar jamás tan duro. Me bajé las bragas y me salió la polla. Y allí se encontraba yo, a tres metros de mi mujer, mientras que un joven la llevaba a un emocionante orgasmo.

Cuando estábamos terminando , Taylor dijo que debía utilizar el baño de chicas y me invitó a acompañarla. Ámbas mencionamos de qué forma los chicos actuaban tal y como si se conociesen desde hace unos años. Taylor sugirió que Bryan y yo fuéramos a cenar el sábado por la noche para tener un tanto más de privacidad. Ella mencionó que no había presión para realizar nada, solo una comida. Acepté, pero tenía un gran nudo en el estómago. Nos reunimos con los chicos y les contamos los planes.

Sin embargo , lo más excitante que sucedió desde mi punto de vista es, a primera vista , extremadamente insulso relacionado con lo anterior. Tiene que ver con mi mujer (por supuesto ) pero no supone una gran cantidad de sexo.