Esposo Graba a Esposa Infiel

Aquende encontrarás todo acerca Esposo Graba a Esposa Infiel. El hermosura de las mujeres maduras no es ningún enigma: todas entendemos en comparación a, tratándose de cuidar nuestro aspecto, embargo tenemos la opción de dejarnos consistir exigentes.

Bryan ya escuchaste a nuestra anfitriona, tenemos que hacer lo que ella dice , dije, en este momento quitándole la camisa a Bryan. En el momento en que conseguí quitarle la camisa a Bryan miré hacia atrás para ver los pantalones de Sam bajando, pero también me di cuenta de que Sam tenía el sujetador de Taylor en sus manos. Bryan asimismo se había dado cuenta. Oh,¿asimismo los pantalones? Semeja que se te están bajando los pantalones, niña , le dije a Bryan. Con Bryan sólo en lencería nos acomodamos nuevamente en el sofá.

Sabes qué, Megan, parece que nosotras dos nos encontramos prácticamente desnudas y nuestros hombres calientes están totalmente vestidos. Voy a ayudar a Sam a quitarse algo de ropa si te parece bien. Te dejaré a ti de qué manera está vestido tu marido, dijo Taylor, quitándole la camisa a Sam.

Me agradó que las mujeres estuvieran siempre y en todo momento al mando. Acordamos que un óptimo comienzo sería proceder a cenar con Taylor y su marido a fin de que todos pudiéramos conocernos y no hubiera presión. Sería una aceptable manera de conocernos.

Sí Meg, nos hemos follado a otra pareja y fué genial. Greg se acostó a mi lado con su polla en otra mujer mientras que su marido me follaba. Fue tan erótico. Aquí está la mejor parte – Greg y yo tuvimos el más destacable sexo que hemos tenido desde el instante en que estuvimos permutando. Quizás eso es lo que es necesario para ti para ponerle condimientos las cosas. Ha sido genial para nosotros, susurró Tiffany.

Al final de nuestra charla , Tiffany mencionó la idea de un intercambio suave. Explicó que con un intercambio suave las dos parejas tendrían sexo con sus cónyuges en exactamente la misma habitación que otra pareja. Dijo que había oído que a ciertos les parece una buena forma de empezar o de ver si verdaderamente desean llevar a cabo el intercambio de parejas. Cuando le pregunté a Tiffany si ella y Greg estarían preparados , me dijo que no era una gran idea. Si no funcionaba podría arruinar nuestra amistad.

Sabes qué, Megan, parece que nosotras dos estamos prácticamente desvistes y nuestros hombres calientes están absolutamente vestidos. Voy a contribuir a Sam a quitarse algo de ropa si te parece bien. Te dejaré a ti de qué manera está vestido tu marido, ha dicho Taylor, quitándole la camisa a Sam.

Quedamos en un Outback Steak House, pensando que los chicos querrían un filete. Taylor y Sam ahora estaban allí esperándonos. Sam tampoco era lo que yo aguardaba. Le había dicho a Bryan de camino al lugar de comidas que esperaba que tuviera sobrepeso, un bigote de estrella del porno y que fuera muy ruidoso. Era mucho más grande de lo que aguardaba , pero de corte limpio, en forma y vestido de forma conservadora. Él y Bryan congeniaron enseguida, comentando de deportes y tomando cerveza eran como viejos amigos. Para ser diez años mayores que Bryan y yo, parecíamos tener bastante en común con ellos. No hubo presión y, en verdad , no hubo ninguna charla sexual. Yo proseguía mirando a escondidas a Sam, tratando de imaginarme cómo se vería desnudo.

Tiffany era una amiga de la universidad que nos conocía a Bryan y a mí desde que éramos pareja. Hacía unos cuantos meses que no la veía y me comentó mi pérdida de peso, diciéndome lo hot que me veía. Le dije que Bryan y yo habíamos estado haciendo ejercicio y que me sentía muy bien. Tiffany y yo siempre y en todo momento compartimos todo. Fue la primera persona a la que se lo conté en el momento en que perdí la virginidad. A lo largo del almuerzo se me escapó que me sentía poco entretenido de nuestra vida sexual. Tiffany me dedicó una sonrisa de asco pero no dijo nada. Tiffany llevaba casada exactamente el mismo tiempo que nosotros y me percaté de que se estaba guardando algo. La pinché en el transcurso de un rato y al final le rogué que me contara su secreto.

¿Porque se quiere talentos de Esposo Graba a Esposa Infiel?

Hablamos en susurros durante el resto de la comida; Tiffany me contó de qué manera había sucedido todo y todo sobre la pareja con la que habían intercambiado. Me dijo que la otra pareja tenía experiencia y paciencia. Aunque me sorprendió la iniciativa de tener sexo con otros, no pude denegar la humedad entre mis piernas.

Además de nuestros anfitriones, ni Victoria ni yo conocíamos a absolutamente nadie , con lo que la charla fue un poco obligada y, como resultado, ámbas decidimos dedicarnos a beber vino y gozar lo mejor posible. Bueno, tres botellas de Zinfandel más tarde nos lo pasamos bastante superior. Mi mujer, una vez que se ha lubricado lo bastante con el alcohol, se convierte invariablemente en el alma de cualquier celebración , y de repente se hizo amiga de todo el planeta. En semejantes situaciones , siempre fué singularmente habitual entre los hombres. Es lo que siempre describo como una mujer de hombres, en el sentido de que prefiere la compañía de los hombres a la de las mujeres, y conversa con ellos prácticamente de hombre a hombre, lo que parece encantarles. Espero que se entienda lo que trato de decir.

Otro problema. ¿Qué debo llevar a cabo ahora? En verdad , esta vez me resultó simple. Ver a mi mujer en similar posición , siendo tocada por un terminado irreconocible , veinticinco años mucho más joven que ella, gimiendo fuertemente y profiriendo todo tipo de indecencias era algo realmente fantástico. Me percaté de que jugaba conmigo mismo por medio de mis pantalones y que estaba duro como una piedra. De hecho , no recuerdo estar nunca tan duro. Me bajé las bragas y me salió la poronga. Y allí estaba yo, a tres metros de mi mujer, mientras que un joven la llevaba a un emocionante orgasmo.

De repente tuve un instante de cordura. Tenía que grabarlo para la posteridad. Saqué mi móvil y, con mucho precaución , les hice una foto. No era la mejor de las fotos , tomada por medio de una puerta relativamente abierta, pero mejor que nada.

Seguimos comentando y Taylor sugirió que fuéramos despacio. Me mencionó que una vez que te metes de lleno ya no puedes volver atrás. Aun sacó a relucir la idea de la que había hablado Tiffany, un trueque suave. Taylor creyó que el punto de inicio podría ser simplemente estar en presencia de otra pareja desviste o que Bryan y yo nos desnudáramos delante de otra persona. Sugirió que podíamos ir paso a paso y que si en algún instante nos sentíamos incómodos pararíamos. Dijo que su política era que las mujeres controlaran el ritmo.

¿Las mujeres maduras les encantan a los jóvenes?

Taylor nos recibió en la puerta, con una falda y una bonita blusa. No la ropa de trabajo conservadora que llevaba en la cena. Estaba hot , pero no era una zorra. Taylor nos dio un abrazo y un beso en la mejilla. Llamó a Sam. Sam estrechó la mano de Bryan y luego me dio un abrazo. Si bien el abrazo fue breve parecía muy incómodo entre nosotros. Sam le ofreció a Bryan una cerveza y se fueron a ver la gruta del hombre de Sam, mientras Taylor y yo preparábamos la cena.

Taylor sacó una caja de Victoria Secret de debajo de la cama. Mencionó que Tiffany le había dado mi talla y que esperaba que le quedara bien. Abrí la caja y hallé lencería rosa. Hallé la etiqueta que decía que tenía que ver con un baby doll peek-a-boo. Tenía volantes, era hot y muy transparente. Taylor me sugirió que me la probara. Después de ciertas manifestaciones , acepté. Entré en el baño y me puse el traje. Me puse el tanguita y me percaté de que mi trasero no se encontraba cubierto en absoluto ; el tirante me entraba por el trasero. Me ajusté los tirantes del top baby doll a fin de que me cubriera las lolas lo más bien que se pueda. El sujetador llevaba una tela transparente con volantes que cubría el sujetador hasta la parte de arriba de las bragas, pero no pasaba del ombligo.

Cogiendo el vaso, me tomé un gran trago. Taylor comentó lo hot que me veía y que Sam estaría viendo mis tetas toda la noche. Me sonrojé a sabiendas de que esa era la reacción que esperaba.

Le confié a Taylor que Bryan y yo éramos vírgenes en el momento en que nos conocimos. Taylor dijo que eso era muy romántico y que entendía si nuestras creencias sobre el sexo eran diferentes y no deseábamos evaluar el trueque de parejas. Ella nunca empujaría a absolutamente nadie a algo que no quisiera hacer. Le pareció bonito que la única polla que había visto y tocado fuera la de mi marido.

Mi nombre es Megan y mi marido es Bryan. Yo mido 1,65 y peso 150, tengo el pelo color fresa, piel clara y lentes. Mi Bryan es 5′ 11 un tanto mucho más de 200 libras, pelo negro oscuro con lentes. Los 2 nos encontramos un poco en el lado nerd. Bryan, de la misma yo, siempre tuvo algo de relleno extra. Si bien no nos encontramos gorditos , la mayoría de la multitud nos consideraría gruesos. Llevamos tres años en matrimonio , nos casamos inmediatamente después de la universidad. Nos conocimos en el primer año de universidad y nos enamoramos.