Esposas Maduras Infieles Real Xvideos

Aquende encontrarás todo sobre Esposas Maduras Infieles Real Xvideos. Mi hermosura de las mujeres maduras embargo es ningún misterio: todas entendemos que, tratándose de beneficiar nuestro aspecto, nadie tenemos la posibilidad de dejarnos corresponder exigentes.

La siguiente vez que estuve con Tiffany le dije que Bryan y yo habíamos echado un buen polvo después de charlar del trueque de parejas y que deseaba saber mucho más. Tiffany sabía que los dos éramos vírgenes en el momento en que nos conocimos y que solo habíamos estado el uno con el otro , así que se sorprendió bastante de que nos lo planteáramos. Tiffany entendió que solo hablábamos de esto. Siendo sincero con Tiffany le dije que nunca había estado desnudo con otro hombre y bastante menos había tocado el pene de otro hombre. Por más que fuera una bonita fantasía no se encontraba seguro de poder llevarlo a cabo verdaderamente.

Terminamos la universidad y nos casamos, estableciéndonos en nuestra nueva vida de pareja trabajadora casada. Si bien seguía gozando de nuestro sexo, debí admitir que nuestra vida sexual se estaba volviendo algo desganada. Bryan y yo empezamos a ir al gimnasio para ponernos en forma. El ejercicio que hicimos nos hizo entusiasmarnos mucho más con el sexo y hablar de él. Bryan comentó que había sentido que los chicos del gimnasio me miraban mucho más. Me sorprendió oírle decir que le agradaba que otros chicos me miraran de esa forma. Probamos ciertas posturas novedosas , pero los 2 sentíamos que nuestra vida sexual estaba en la rutina. Fue a lo largo de una comida con una aceptable amiga que nuestra vida sexual se dirigió hacia un enorme cambio.

Le confié a Taylor que Bryan y yo éramos vírgenes cuando nos conocimos. Taylor mencionó que eso era muy romántico y que comprendía si nuestras creencias sobre el sexo eran diferentes y no deseábamos probar el trueque de parejas. Ella jamás empujaría a nadie a algo que no quisiese llevar a cabo. Le pareció bonito que la única polla que había visto y tocado fuera la de mi marido.

Nuestra búsqueda de aventuras sexuales continúa , pero puedo decir francamente que, independientemente de lo que hagamos, para mí nada superará nuestra experiencia de aquella noche.

Al final , tras escuchar muchos más gemidos y respiraciones pesadas, no hice nada de lo previo. En lugar de eso, descerrajé la cerradura con mucho cuidado y abrí la puerta un poco más despacio. Fuera, al otro lado del rellano, mi mujer estaba inmovilizada contra la pared por uno de los amigos del novio. Con una mano le tenía atrapados los brazos por encima de la cabeza, al paso que con la otra le había subido el vestido casi hasta la cintura y ahora se encontraba muy ocupado dentro de sus bragas. Aunque mi vista no era la mejor, pude ver que tenía al menos dos dedos introducidos en ella y que la tocaba vigorosamente por todo cuanto valía.

Sabes qué, Megan, parece que nosotras 2 nos encontramos prácticamente desnudas y nuestros hombres calientes están completamente vestidos. Voy a contribuir a Sam a quitarse algo de ropa si te semeja bien. Te voy a dejar a ti cómo está vestido tu marido, dijo Taylor, quitándole la camisa a Sam.

Charlamos en susurros a lo largo del resto de la comida; Tiffany me contó de qué manera había sucedido todo y todo sobre la pareja con la que habían intercambiado. Me dijo que la otra pareja tenía experiencia y paciencia. Si bien me sorprendió la idea de tener sexo con otros, no pude negar la humedad entre mis piernas.

En el final , después de oír muchos más gemidos y respiraciones pesadas, no hice nada de lo previo. En vez de eso, descerrajé la cerradura con mucho precaución y abrí la puerta un tanto más despacio. Fuera, del otro lado del rellano, mi mujer se encontraba inmovilizada contra la pared por uno de los amigos del novio. Con una mano le tenía atrapados los brazos por encima de la cabeza, al paso que con la otra le había subido el vestido casi hasta la cintura y ahora estaba muy ocupado dentro de sus bragas. Si bien mi vista no era la mejor, pude ver que tenía por lo menos 2 dedos introducidos en ella y que la tocaba vigorosamente por todo cuanto valía.

¿Porque se desea Esposas Maduras Infieles Real Xvideos?

Seguimos comentando y Taylor sugirió que fuéramos despacio. Me mencionó que una vez que te metes de lleno por el momento no puedes volver atrás. Aun sacó a resplandecer la idea de la que había hablado Tiffany, un intercambio despacio. Taylor creyó que el punto de partida podría ser simplemente estar en presencia de otra pareja desnuda o que Bryan y yo nos desnudáramos enfrente de otra persona. Sugirió que podíamos ir punto por punto y que si en algún momento nos sentíamos incómodos pararíamos. Dijo que su política era que las mujeres controlaran el ritmo.

Dios santo , no debería estar haciendo esto, la oí decir. Luego , No, no, no te detengas, por el cariño de Dios. A esto le siguieron unos gemidos bastante fuertes. Mi mente era un caos. ¿Qué estaba pasando ahí fuera? ¿Debería quedarme donde se encontraba y escuchar? ¿Debo salir a la carga y exigir una explicación?

Esa noche, tras la cena, Bryan se acomodó para ver la televisión. Sujeté la mano de Bryan diciéndole que deseaba proceder a nuestra cama y follar. Follar no era una palabra que usara muy con frecuencia , así que Bryan supo que algo pasaba. Naturalmente , no discutió. Bryan me preguntó qué me había pasado mientras que introducía su poronga en mi húmedo coño. Le dije que se callase y me follase. Realizando lo que le afirmaban , Bryan me metió la poronga poco a poco más fuerte. Mi cuerpo se estremeció con el mejor orgasmo que había tenido en meses. Bryan no bajó el ritmo hasta el momento en que gruñó fuertemente , llenando mi coño con su semen.

Sí Meg, nos hemos follado a otra pareja y fué excelente. Greg se acostó a mi lado con su poronga en otra mujer mientras que su marido me follaba. Fue tan erótico. Aquí está la mejor parte – Greg y yo hemos tenido el mejor sexo que hemos tenido desde el momento en que estuvimos canjeando. Tal vez eso es lo que es necesario para ti para ponerle condimientos las cosas. Ha sido genial para nosotros, susurró Tiffany.

De súbito tuve un momento de cordura. Tenía que grabarlo para la posteridad. Saqué mi móvil inteligente y, con bastante cuidado , les hice una foto. No era la mejor de las fotografías , tomada a través de una puerta parcialmente abierta, pero mejor que nada.

¿Las maduras les encantan a los hombres jóvenes?

Le confié a Taylor que Bryan y yo éramos vírgenes en el momento en que nos conocimos. Taylor mencionó que eso era muy romántico y que comprendía si nuestras creencias sobre el sexo eran distintas y no deseábamos evaluar el trueque de parejas. Ella jamás empujaría a nadie a algo que no quisiese realizar. Le pareció bonito que la única polla que había visto y tocado fuera la de mi marido.

Tardé en calmarme lo suficiente para regresar a la carpa. Absolutamente nadie parecía haberme echado de menos y encontré a Victoria hablando con su amiga Linda. Oh, ahí andas , ha dicho , ¿dónde has estado? Saqué mi teléfono del bolsillo y le mostré la fotografía que había tomado. Fue muy divertido , ella no sabía qué decir o hacer. Allí estaba , delante de su amiga, viendo una foto de ella misma siendo bien tocada por entre los otros convidados , un hombre 25 años más joven.

Cogiendo el vaso, me tomé un gran trago. Taylor comentó lo hot que me veía y que Sam estaría mirando mis lolas toda la noche. Me sonrojé a sabiendas de que esa era la reacción que aguardaba.

La siguiente vez que estuve con Tiffany le dije que Bryan y yo habíamos echado un buen polvo tras charlar del trueque de parejas y que deseaba comprender mucho más. Tiffany sabía que los dos éramos vírgenes en el momento en que nos conocimos y que solo habíamos estado uno con otro , conque se sorprendió mucho de que nos lo planteáramos. Tiffany comprendió que sólo estábamos hablando de ello. Siendo sincero con Tiffany le dije que nunca había estado desvisto con otro hombre y mucho menos había tocado el pene de otro hombre. Por mucho que fuera una bonita fantasía no se encontraba seguro de poder llevarlo a cabo verdaderamente.

Nuestra búsqueda de aventuras sexuales prosigue , pero puedo mencionar con sinceridad que, con independencia de lo que hagamos, para mí nada superará nuestra experiencia de aquella noche.