Esposas Infieles Visitando a Su Marido

Lo que jamás te afirmaron sobre Esposas Infieles Visitando a Su Marido. La hermosura de las mujeres maduras no es ningún secreto : todas y cada una sabemos que, tratándose de cuidar nuestro aspecto, no tenemos la posibilidad de dejarnos ser estrictos.

Cerré la puerta del baño y me hundí en el suelo. No podía opinar lo que acababa de suceder. ¡Era sencillamente la cosa mucho más cachonda, mucho más rancia, más sucia y más fabulosa que había experimentado jamás! ¡Y Victoria no se había quitado la ropa! Mi polla proseguía fuera y me hallé pajeándome como un orate. Tras muy poco tiempo , ¡disparé la mayor carga de mi vida!

La próxima vez que estuve con Tiffany le dije que Bryan y yo habíamos echado un óptimo polvo tras hablar del intercambio de parejas y que deseaba entender más. Tiffany sabía que los 2 éramos vírgenes en el momento en que nos conocimos y que solo habíamos estado uno con otro , así que se sorprendió bastante de que nos lo planteáramos. Tiffany entendió que sólo estábamos hablando de ello. Siendo sincero con Tiffany le dije que nunca había estado desvisto con otro hombre y bastante menos había tocado el pene de otro hombre. Por más que fuera una bonita fantasía no estaba seguro de poder llevarlo a cabo verdaderamente.

Sabes qué, Megan, semeja que nosotras dos estamos prácticamente desvistes y nuestros hombres calientes están absolutamente vestidos. Voy a ayudar a Sam a quitarse algo de ropa si te parece bien. Te voy a dejar a ti de qué manera está vestido tu marido, dijo Taylor, quitándole la camisa a Sam.

Le dije que, si bien estaba intensamente enamorada de Bryan, no podía eludir aceptar que sentía curiosidad por el sexo con otros hombres. Le dije que me sentía culpable en el momento en que miraba a un hombre y lo imaginaba desnudo.

Atravesé el césped, entré en la casa y subí las escaleras hasta el baño. Una vez hecho lo preciso , me estaba secando las manos cuando oí ruidos fuera en el rellano. Supuse que alguien más se encontraba aguardando su turno y se encontraba a puntito de abrir la puerta en el momento en que reconocí la voz de Victoria. Bueno, en realidad no era su voz, sino más bien su risa o, explicado de otra forma , su carcajada. Me quedé helada de inmediato. ¿Qué pasaba ahí fuera?

Como ahora he dicho, hemos cumplido algunas de nuestras fantasías, comenzando por una pareja que conocimos en un hotel, y pasando por un par de noches de dogging (eso es increíble) y mi mujer recogiendo a 2 hombres en un pub y yéndose a casa con ellos, dejándome imaginar lo que podría estar pasando con ella (una experiencia extraña pero muy erótica).

Tardé en aliviarme lo bastante para volver a la carpa. Absolutamente nadie parecía haberme echado de menos y encontré a Victoria comentando con su amiga Linda. Oh, ahí andas , dijo , ¿dónde has estado? Saqué mi teléfono del bolsillo y le mostré la fotografía que había tomado. Fue muy entretenido , ella no sabía qué decir o llevar a cabo. Allí se encontraba , delante de su amiga, viendo una foto de ella misma siendo bien tocada por entre los otros invitados , un hombre 25 años mucho más joven.

Me pareció una gran idea. Intercambiamos números y le dije que debería confirmarlo con Bryan pero que sabía su contestación. Taylor no charlaba bastante de su marido pero mientras llevaba a Tiffany de vuelta al trabajo le pregunté por él. Tiffany me miró con esa sonrisa socarrona y mencionó que me agradaría bastante Sam y me guiñó un ojo.

¿Porque se desea Esposas Infieles Visitando a Su Marido?

Por último , Tiffany rompió el hielo sexual pidiéndole a Taylor que me contara de qué manera se empezaron en el intercambio de parejas. Taylor me charló de su filosofía: que el sexo y el cariño se pueden separar. Al paso que ella y su marido hacen el amor entre ellos, con otros es solo follar. Follar puede ser con o sin emoción y solo por el puro placer de llevarlo a cabo. Nunca lo había planeado de este modo , pero me dio la sensación de que tenía sentido. Taylor me dijo que pensara en tener sexo tal y como si fuera un deporte, pero desnudo , en el que se cambia de equipo ocasionalmente.

Me pareció una gran idea. Intercambiamos números y le dije que debería confirmarlo con Bryan pero que sabía su respuesta. Taylor no hablaba bastante de su marido pero mientras llevaba a Tiffany de vuelta al trabajo le pregunté por él. Tiffany me miró con esa sonrisa socarrona y dijo que me gustaría bastante Sam y me guiñó un ojo.

Sí Meg, nos hemos follado a otra pareja y fué genial. Greg se acostó a mi lado con su polla en otra mujer mientras que su marido me follaba. Fue tan erótico. Aquí está la mejor parte – Greg y yo hemos tenido el más destacable sexo que tuvimos desde que hemos estado permutando. Tal vez eso es lo que es necesario para ti para condimentar las cosas. Ha sido excelente para nosotros, susurró Tiffany.

Mi estómago se revolvía mientras bajábamos las escaleras. La mano de Sam estaba muy caliente sosteniendo la mía. Tenía que aceptar que era increíble , un gran TV y muchos recuerdos deportivos.

Como ya he dicho, hemos cumplido ciertas de nuestras fantasías, comenzando por una pareja que conocimos en un hotel, y pasando por unos cuantos noches de dogging (eso es increíble) y mi mujer recogiendo a 2 hombres en un pub y yéndose a casa con ellos, dejándome imaginar lo que podría estar pasando con ella (una experiencia extraña pero muy erótica).

¿Las maduras les encantan a los personajes jóvenes?

La cena se encontraba en la mesa, pero parecía que habíamos interrumpido algo al subir las escaleras. Bryan se apartó un poco de Taylor en el momento en que ascendemos. Taylor me sirvió otra gran copa de vino. De manera rápida tomé otro gran trago. Sin ser un gran bebedor, estaba comenzando a sentir un pequeño zumbido. La conversación en la cena fue precisamente de naturaleza mucho más sexual que la cena de la otra noche. Bryan también se estaba metiendo en el coqueteo. Bryan y Taylor estaban teniendo un montón de bromas juguetonas, con las manos de Taylor tocando a Bryan de manera frecuente mientras coqueteaban. No sé si fue el vino o qué, pero incluso me estaba sintiendo cómodo con el coqueteo y traté de unirme a él. Prácticamente al final de la cena Taylor dijo que tenía un obsequio para mí arriba y quería enseñármelo tras adecentar los platos. Protesté que no debía comprarme nada y hasta Sam se encogió de hombros tal y como si no supiera lo que pasaba. Sam anunció que él y Bryan se encargarían de los platos a fin de que las chicas tengan la posibilidad de subir.

Lo mismo dijo mi mujer, pero es posible que lo vuelva a realizar en algún momento. Con eso, ella se arregló el pelo y el vestido, le cogió la mano y le llevó por las escaleras de vuelta a la recepción.

Taylor nos anunció mientras que bajábamos las escaleras. Las cabezas de los chicos se giraron y después se quedaron viendo. Los chicos nos aplaudieron y abuchearon. Tuve que admitir que me sentía hot ; el zumbido del vino asistió. Taylor dio una vuelta, dejando entrever lo que llevaba debajo. Me miró y mencionó que era mi turno.

Me agradó que las mujeres estuviesen siempre y en todo momento al mando. Acordamos que un óptimo comienzo sería ir a cenar con Taylor y su marido para que todos pudiéramos conocernos y no hubiera presión. Sería una buena manera de conocernos.

Otro dilema. ¿Qué debo hacer en este momento? De hecho , esta vez me resultó fácil. Ver a mi mujer en similar posición , siendo tocada por un terminado irreconocible , veinticinco años más joven que ella, gimiendo fuertemente y profiriendo todo tipo de obscenidades era algo realmente fantástico. Me percaté de que estaba jugando conmigo mismo por medio de mis pantalones y que estaba duro como una piedra. En verdad , no recuerdo haber estado nunca tan duro. Me bajé las bragas y me salió la poronga. Y allí estaba yo, a tres metros de mi mujer, mientras que un joven la llevaba a un emocionante orgasmo.