Esposas Infieles Marido Cornudos

Lo que jamás te dijeron sobre Esposas Infieles Marido Cornudos. La belleza de las mujeres maduras no es ningún secreto : todas y cada una entendemos que, cuando se trata de cuidar nuestro aspecto, no podemos dejarnos ser estrictos.

Como ya he dicho, hemos cumplido algunas de nuestras fantasías, empezando por una pareja que conocimos en un hotel, y pasando por un par de noches de dogging (eso es increíble) y mi mujer recogiendo a dos hombres en un pub y yéndose a casa con ellos, dejándome imaginar lo que podría estar pasando con ella (una experiencia extraña pero muy erótica).

Mi mujer y yo hemos descubierto hace relativamente poco el exitación del sexo extraconyugal. No a lo grande, pero, en las situaciones adecuadas , hemos cedido a nuestras fantasías, antes ocultas , y verdaderamente hemos cumplido una o 2 de ellas. Debo admitir que ambos lamentamos mucho los 30 años precedentes de matrimonio, en los que nos dejamos llevar por las convenciones y ninguno de los dos deseó aceptar nuestros deseos mucho más profundos frente al otro. Si hubiésemos sabido antes lo que el otro sentía realmente por el sexo, podríamos haber tenido un matrimonio aún mejor. 30 años desperdiciados, pero todo cuanto podemos hacer ahora es procurar recobrar el tiempo perdido.

Bryan y yo éramos vírgenes en el momento en que nos conocimos, pero nuestra virginidad terminó en la cama de mi dormitorio en la primavera de nuestro primer año. Habíamos pensado que esperaríamos a estar en matrimonio para tener sexo, pero una noche de copas nos llevó a estar desnudos en mi cama. Una cosa llevó a la otra y la polla de Bryan encontró su camino en mi coño. Tras eso fuimos como niños que encontraron la llave de la tienda de dulces. En nuestro primer año nos fuimos a vivir juntos. Follábamos bastante pero no éramos muy imaginativos. La mayor parte de las veces Bryan se encontraba encima o yo se encontraba encima para que él pudiera jugar con mis lolas mientras follábamos. Por muy conservadores que fuésemos , nos encantaba tener sexo.

Aparte de nuestros anfitriones, ni Victoria ni yo conocíamos a absolutamente nadie , con lo que la conversación fue un tanto obligada y, como resultado, ámbas decidimos dedicarnos a tomar vino y gozar lo mejor posible. Bueno, tres botellas de Zinfandel después nos lo pasamos mucho mejor. Mi mujer, en el momento en que se ha lubricado lo suficiente con el alcohol, se transforma invariablemente en el alma de cualquier celebración , y de súbito se hizo amiga de todo el mundo. En semejantes circunstancias , siempre fué en especial popular entre los hombres. Es lo que siempre y en todo momento describo como una mujer de hombres, en el sentido de que prefiere la compañía de los hombres a la de las mujeres, y habla con ellos prácticamente de hombre a hombre, lo que semeja encantarles. Espero que se entienda lo que trato de decir.

Como ya he dicho, hemos cumplido ciertas de nuestras fantasías, comenzando por una pareja que conocimos en un hotel, y pasando por un par de noches de dogging (eso es increíble) y mi mujer recogiendo a dos hombres en un pub y yéndose a casa con ellos, dejándome imaginar lo que podría estar pasando con ella (una experiencia extraña pero muy erótica).

Mi estómago se revolvía mientras bajábamos las escaleras. La mano de Sam estaba muy ardiente manteniendo la mía. Debía aceptar que era increíble , un enorme TV y muchos recuerdos de deportes.

Sin embargo , lo mucho más excitante que ha sucedido desde mi criterio es, a primer aspecto , extremadamente insulso comparado con lo previo. Debe ver con mi mujer (obviamente ) pero no implica una gran cantidad de sexo.

De todos modos , no tardó bastante en verse cercada por un conjunto de hombres, la mayor parte de ellos amigos del novio, todos ellos veinteañeros. A pesar de que ella les doblaba la edad, eran como abejas alrededor de un tarro de miel. La he visto así muy frecuentemente precedentes y, como es costumbre , me limité a sentarme y dejar que prosiguiera adelante. Al fin y al cabo , nunca se había transformado en algo mucho más que una broma amistosa.

¿Porque se quiere Esposas Infieles Marido Cornudos?

De todas maneras , no tardó mucho en verse cercada por un conjunto de hombres, la mayor parte de ellos amigos del novio, todos ellos veinteañeros. Más allá de que ella les doblaba la edad, eran como abejas cerca de un tarro de miel. La he visto de este modo en muchas ocasiones precedentes y, como siempre , me limité a sentarme y dejar que prosiguiera adelante. Al fin y al cabo , jamás se había convertido en algo mucho más que una broma amistosa.

Taylor nos anunció mientras bajábamos las escaleras. Las cabezas de los chicos se viraron y después se quedaron mirando. Los chicos nos aplaudieron y abuchearon. Tuve que admitir que me sentía hot ; el zumbido del vino ayudó. Taylor dio una vuelta, dejando entrever lo que llevaba debajo. Me miró y mencionó que era mi turno.

Se encontraba en lo cierto sobre Bryan – se encontraba muy feliz. Pienso que se sintió un poco decepcionado cuando le dije que el plan era solo una cena , nada más. Le dije que habíamos hablado de un intercambio despacio pero que no creía estar dispuesta para ello. Brian me aseguró que no haríamos nada con lo que me sintiese incómoda. Sé que las esperanzas de Bryan se dispararon cuando sus dedos hallaron mi coño chorreando después de nuestra conversación.

Tardé en aliviarme lo suficiente como para volver a la carpa. Nadie parecía haberme echado de menos y encontré a Victoria hablando con su amiga Linda. Oh, ahí andas , dijo , ¿dónde has estado? Saqué mi teléfono del bolsillo y le mostré la foto que había tomado. Fue muy entretenido , ella no sabía qué decir o hacer. Allí se encontraba , enfrente de su amiga, mirando una fotografía de ella misma siendo bien tocada por uno de los otros invitados , un hombre 25 años más joven.

Tuve que aceptar frente Bryan que me intrigaba la iniciativa del swinging, pero le recordé que sólo había estado desviste con él, ni hablar de tener sexo con otra persona. Charlamos un poco más sobre el trueque de parejas mientras yo acariciaba la polla de Bryan. Después de regresar a follar , Bryan y yo acordamos que hablaría con Tiffany un tanto más. Ninguno de los dos creyó que podría tener sexo con otros, pero, con lo excitados que estábamos, decidimos que no podía llevar a cabo daño charlar un tanto mucho más de esto.

¿Las mujeres maduras les encantan a los jóvenes?

Tiffany sugirió que podía hablar con la pareja con la que habían empezado ; tenían experiencia y eran muy agradables. Si no funcionaba con ellos, no había problema. Tiffany creyó que sería una buena idea almorzar con la mujer de la pareja para poder ver si me sentía cómodo comentando con ella. Le dije que tenía serias inquietudes sobre la idea , pero acepté almorzar.

Acabamos la universidad y nos casamos, estableciéndonos en nuestra nueva vida de pareja trabajadora casada. Si bien proseguía gozando de nuestro sexo, tuve que aceptar que nuestra vida sexual se se encontraba volviendo algo hastiada. Bryan y yo comenzamos a ir al gimnasio para ponernos en forma. El ejercicio que hicimos nos logró entusiasmarnos más con el sexo y hablar de él. Bryan comentó que había notado que los chicos del gimnasio me miraban más. Me sorprendió oírle decir que le agradaba que otros chicos me mirasen de esa forma. Probamos algunas posiciones novedosas , pero los 2 sentíamos que nuestra vida sexual se encontraba en la rutina. Fue durante una comida con una aceptable amiga que nuestra vida sexual se dirigió hacia un gran cambio.

No obstante , lo más excitante que ha sucedido desde mi criterio es, a primer aspecto , extremadamente insípido comparado con lo previo. Debe ver con mi mujer (por supuesto ) pero no implica una gran cantidad de sexo.

Aparte de nuestros anfitriones, ni Victoria ni yo conocíamos a absolutamente nadie , por lo que la conversación fue un tanto obligada y, como resultado, ámbas decidimos dedicarnos a tomar vino y gozar lo mejor posible. Bueno, tres botellas de Zinfandel después nos lo pasamos bastante superior. Mi mujer, cuando se ha lubricado lo suficiente con el alcohol, se transforma invariablemente en el alma de cualquier celebración , y de súbito se realizó amiga de todo el mundo. En semejantes situaciones , siempre y en todo momento ha sido singularmente habitual entre los hombres. Es lo que siempre y en todo momento describo como una mujer de hombres, en el sentido de que prefiere la compañía de los hombres a la de las mujeres, y charla con ellos casi de hombre a hombre, lo que parece encantarles. Espero que se entienda lo que trato de decir.

Cogiendo el vaso, me tomé un gran trago. Taylor comentó lo hot que me veía y que Sam estaría mirando mis tetas toda la noche. Me sonrojé sabiendo que esa era la reacción que esperaba.