Esposas Infieles Follando en Despedidas De Solteras

Aquí encontrarás todo sobre Esposas Infieles Follando en Despedidas De Solteras. Mi hermosura de las mujeres maduras no es ningún secreto: todas entendemos que, tratándose de favorecer nuestro aspecto, nadie tenemos la posibilidad de dejarnos ser exigentes.

De súbito tuve un momento de cordura. Tenía que grabarlo para la posteridad. Saqué mi móvil inteligente y, con mucho cuidado , les hice una fotografía. No era la mejor de las fotos , tomada a través de una puerta parcialmente abierta, pero mejor que nada.

Quedamos en un Outback Steak House, suponiendo que los chicos desearían un filete. Taylor y Sam ya estaban allí aguardándonos. Sam tampoco era lo que yo esperaba. Le había dicho a Bryan de camino al restaurante que aguardaba que tuviera sobrepeso, un bigote de estrella del porno y que fuera muy ruidoso. Era más grande de lo que aguardaba , pero de corte limpio, en forma y vestido de forma conservadora. Él y Bryan congeniaron enseguida, comentando de deportes y bebiendo cerveza eran como viejos amigos. Para ser diez años mayores que Bryan y yo, parecíamos tener mucho en común con ellos. No hubo presión y, en verdad , no hubo ninguna conversación sexual. Yo proseguía mirando a ocultas a Sam, tratando de imaginarme de qué forma se vería desnudo.

Mientras que follábamos, me imaginé a Taylor tumbada a mi lado con mi Bryan encima de ella, follando. Si bien era extraño pensar en mi hombre teniendo sexo con otra mujer, me excitaba mi pequeña fantasía. No dejaba de preguntarme si realmente podría hacerla y dejar que su poronga entrara en otra mujer.

Otro dilema. ¿Qué debo hacer ahora? En verdad , en esta ocasión me resultó simple. Ver a mi mujer en semejante situación , siendo tocada por un terminado desconocido , veinticinco años más joven que ella, gimiendo con fuerza y profiriendo toda clase de indecencias era algo realmente maravilloso. Me di cuenta de que jugaba conmigo mediante mis pantalones y que estaba duro como una piedra. En verdad , no recuerdo estar nunca tan duro. Me bajé las bragas y me salió la poronga. Y allí estaba yo, a tres metros de mi mujer, mientras que un joven la llevaba a un emocionante orgasmo.

Tardé en aliviarme lo bastante para volver a la carpa. Absolutamente nadie parecía haberme echado de menos y hallé a Victoria hablando con su amiga Linda. Oh, ahí andas , dijo , ¿dónde has estado? Saqué mi teléfono del bolsillo y le mostré la foto que había tomado. Fue muy entretenido , ella no sabía qué decir o hacer. Allí se encontraba , delante de su amiga, mirando una fotografía de ella misma siendo bien tocada por uno de los otros invitados , un hombre 25 años mucho más joven.

La cena estaba en la mesa, pero parecía que habíamos interrumpido algo al subir las escaleras. Bryan se apartó algo de Taylor cuando subimos. Taylor me sirvió otra enorme copa de vino. De forma rápida tomé otro enorme trago. Sin ser un gran bebedor, se encontraba comenzando a sentir un pequeño zumbido. La charla en la cena fue precisamente de naturaleza mucho más sexual que la cena de la otra noche. Bryan también se estaba metiendo en el coqueteo. Bryan y Taylor estaban teniendo un montón de gracietas juguetonas, con las manos de Taylor tocando a Bryan a menudo mientras que coqueteaban. No sé si fue el vino o qué, pero incluso me estaba sintiendo cómodo con el coqueteo y traté de unirme a él. Casi en el final de la cena Taylor mencionó que tenía un obsequio para mí arriba y deseaba enseñármelo tras limpiar los platos. Protesté que no debía comprarme nada y hasta Sam se encogió de hombros tal y como si no supiera lo que estaba pasando. Sam anunció que él y Bryan se encargarían de los platos a fin de que las chicas tengan la posibilidad de subir.

En el momento en que estábamos finalizando , Taylor dijo que tenía que usar el baño de chicas y me invitó a acompañarla. Las dos mencionamos de qué manera los chicos actuaban como si se conociesen desde hace años. Taylor sugirió que Bryan y yo fuésemos a cenar el sábado por la noche para tener un tanto mucho más de intimidad. Ella mencionó que no había presión para llevar a cabo nada, solo una cena. Acepté, pero tenía un enorme nudo en el estómago. Nos reunimos con los chicos y les contamos los proyectos.

Al final , Tiffany rompió el hielo sexual pidiéndole a Taylor que me contara cómo se empezaron en el intercambio de parejas. Taylor me charló de su filosofía: que el sexo y el cariño se pueden separar. Al paso que ella y su marido hacen el cariño entre ellos, con otros es sólo follar. Follar puede ser con o sin emoción y sólo por el puro placer de hacerlo. Nunca lo había planeado de esta forma , pero me pareció que tenía sentido. Taylor me mencionó que pensara en follar tal y como si fuera un deporte, pero desvisto , en el que se cambia de equipo ocasionalmente.

¿Porque se busca contactos de Esposas Infieles Follando en Despedidas De Solteras?

Mientras que follábamos, me imaginé a Taylor tumbada junto a mí con mi Bryan encima de ella, teniendo sexo. Si bien era extraño pensar en mi hombre follando con otra mujer, me excitaba mi pequeña fantasía. No dejaba de preguntarme si realmente podría llevarla a cabo y dejar que su polla entrara en otra mujer.

Al cabo de un rato , el vino comenzaba a realizar efecto en mí y salí de la carpa para tomar algo de aire fresco. Paseé un rato por el enorme jardín y después me dirigí a los suntuosos baños portátiles de la parte trasera de la carpa para realizar pis. Cuando llegué allí me hallé con un pequeño problema , en tanto que había un problema con las cisternas y las cosas se estaban desbordando. Dave, nuestro anfitrión, se disculpó exuberantemente y me indicó que entrara en la casa para usar uno de los baños.

Le confié a Taylor que Bryan y yo éramos vírgenes en el momento en que nos conocimos. Taylor dijo que eso era muy romántico y que entendía si nuestras creencias sobre el sexo eran distintas y no deseábamos probar el trueque de parejas. Ella nunca empujaría a nadie a algo que no quisiese llevar a cabo. Le pareció bonito que la única polla que había visto y tocado fuera la de mi marido.

Sí Meg, nos hemos follado a otra pareja y ha sido genial. Greg se acostó a mi lado con su polla en otra mujer mientras que su marido me follaba. Fue tan erótico. Aquí está la mejor parte – Greg y yo tuvimos el mejor sexo que tuvimos desde que hemos estado permutando. Tal vez eso es lo que es necesario para ti para condimentar las cosas. Ha sido genial para nosotros, susurró Tiffany.

Sí Meg, nos hemos follado a otra pareja y fué genial. Greg se acostó a mi lado con su poronga en otra mujer mientras su marido me follaba. Fue tan erótico. Aquí está la mejor parte – Greg y yo hemos tenido el mejor sexo que hemos tenido desde el instante en que estuvimos canjeando. Tal vez eso es lo que necesitas para ponerle condimientos las cosas. Ha sido genial para nosotros, susurró Tiffany.

¿Las maduras les encantan a los hombres jóvenes?

Pese al orgasmo de mi mujer, el joven seguía ocupado dentro de sus bragas, y pude oír cómo lo incitaba con todo tipo de comentarios obscenos. Pude ver que estaba muy cerca de correrse de nuevo cuando , horror de horrores, otra pareja subió las escaleras. Victoria se encontraba bastante ida como para caer en la cuenta , o incluso importarle, y su novedosa amiga se limitó a sonreírles al pasar. Despreocúpate por nosotros, buscamos un dormitorio ha dicho el hombre mientras desaparecían por un pasillo. Podía oírles reír mientras se marchaban. Terminantemente , escuché las palabras lo suficientemente mayores como para ser su madre.

Al cabo de un rato , el vino comenzaba a realizar efecto en mí y salí de la carpa para tomar algo de aire limpio. Paseé un rato por el gran jardín y luego me dirigí a los lujosos baños portátiles de la parte posterior de la carpa para llevar a cabo pis. En el momento en que llegué allí me hallé con un pequeño problema , ya que había un inconveniente con las cisternas y las cosas se estaban desbordando. Dave, nuestro anfitrión, se excusó exuberantemente y me señaló que entrara en la casa para usar uno de los baños.

Debí aceptar frente Bryan que me intrigaba la idea del swinging, pero le recordé que solo había estado desviste con él, ni hablar de tener sexo con otra persona. Hablamos un tanto mucho más sobre el intercambio de parejas mientras yo acariciaba la polla de Bryan. Después de volver a follar , Bryan y yo acordamos que hablaría con Tiffany un poco más. Ninguno de los dos creyó que podría tener sexo con otros, pero, con lo excitados que estábamos, decidimos que no podía llevar a cabo daño charlar un poco mucho más de ello.

Mi estómago se revolvía mientras que bajábamos las escaleras. La mano de Sam se encontraba muy caliente manteniendo la mía. Debía admitir que era pasmante , un enorme televisor y muchos recuerdos deportivos.

Terminamos la facultad y nos casamos, estableciéndonos en nuestra nueva vida de pareja trabajadora casada. Aunque seguía gozando de nuestro sexo, tuve que admitir que nuestra vida sexual se estaba volviendo algo aburrida. Bryan y yo comenzamos a ir al gimnasio para ponernos en forma. El ejercicio que hicimos nos hizo entusiasmarnos más con el sexo y charlar de él. Bryan comentó que había sentido que los chicos del gimnasio me miraban mucho más. Me sorprendió oírle decir que le agradaba que otros chicos me miraran de esa manera. Probamos ciertas posiciones novedosas , pero los 2 sentíamos que nuestra vida sexual se encontraba en la rutina. Fue durante una comida con una buena amiga que nuestra vida sexual se encaminó hacia un enorme cambio.