Esposas Infieles en Vacaciones

Lo que nunca te afirmaron sobre Esposas Infieles en Vacaciones. La belleza de las mujeres maduras no es ningún misterio : todas sabemos que, tratándose de cuidar nuestro aspecto, no tenemos la posibilidad de dejarnos ser rigurosos.

Taylor sacó una caja de Victoria Secret de bajo la cama. Mencionó que Tiffany le había dado mi talla y que aguardaba que le quedara bien. Abrí la caja y encontré lencería rosa. Hallé la etiqueta que afirmaba que tenía que ver con un baby doll peek-a-boo. Tenía volantes, era hot y muy transparente. Taylor me sugirió que me la probara. Tras ciertas manifestaciones , acepté. Entré en el baño y me puse el traje. Me puse el tanga y me percaté de que mi culo no estaba cubierto en lo más mínimo ; el tirante me entraba por el culo. Me ajusté los tirantes del top baby doll a fin de que me cubriese las tetas lo mejor posible. El sujetador llevaba una tela transparente con volantes que cubría el sujetador hasta la parte de arriba de las bragas, pero no pasaba del ombligo.

A pesar del orgasmo de mi mujer, el joven seguía ocupado dentro de sus bragas, y pude oír de qué forma lo alentaba con toda clase de comentarios indecentes. Pude ver que estaba muy cerca de correrse de nuevo en el momento en que , horror de horrores, otra pareja subió las escaleras. Victoria se encontraba demasiado ida como para percatarse , o incluso importarle, y su nueva amiga se limitó a sonreírles al pasar. No te preocupes por nosotros, buscamos un dormitorio ha dicho el hombre mientras desaparecían por un pasillo. Podía oírles reír mientras se iban. Finalmente , escuché las expresiones lo suficientemente mayores como para ser su madre.

Aparte de nuestros anfitriones, ni Victoria ni yo conocíamos a nadie , por lo que la conversación fue un tanto obligada y, como resultado, las dos decidimos dedicarnos a tomar vino y gozar lo mejor posible. Bueno, tres botellas de Zinfandel más tarde nos lo pasamos mucho mejor. Mi mujer, una vez que se ha lubricado lo bastante con el alcohol, se transforma invariablemente en el alma de cualquier celebración , y de repente se hizo amiga de todo el planeta. En tales situaciones , siempre y en todo momento ha sido especialmente popular entre los hombres. Es lo que siempre y en todo momento describo como una mujer de hombres, en el sentido de que prefiere la compañía de los hombres a la de las mujeres, y habla con ellos prácticamente de hombre a hombre, lo que parece encantarles. Quisiera que se comprenda lo que estoy tratando de decir.

Mientras que follábamos, me imaginé a Taylor tumbada a mi lado con mi Bryan encima de ella, teniendo sexo. Si bien era extraño pensar en mi hombre follando con otra mujer, me excitaba mi pequeña fantasía. No dejaba de preguntarme si verdaderamente podría hacerla y dejar que su polla entrara en otra mujer.

Mi nombre es Megan y mi marido es Bryan. Yo mido 1,65 y peso 150, tengo el pelo color fresa, piel clara y lentes. Mi Bryan es 5′ 11 un tanto mucho más de 200 libras, pelo negro obscuro con lentes. Los dos estamos un poco en el lado nerd. Bryan, exactamente la misma yo, siempre y en todo momento ha tenido algo de relleno plus. Aunque no nos encontramos gorditos , la mayoría de la multitud nos consideraría gruesos. Llevamos tres años casados , nos casamos inmediatamente después de la universidad. Nos conocimos en el primer año de facultad y nos enamoramos.

Otro problema. ¿Qué debo realizar en este momento? En verdad , en esta ocasión me resultó fácil. Ver a mi mujer en semejante situación , siendo tocada por un terminado irreconocible , veinticinco años mucho más joven que ella, gimiendo de forma fuerte y profiriendo toda clase de indecencias era algo verdaderamente fantástico. Me di cuenta de que estaba jugando conmigo mismo mediante mis pantalones y que se encontraba duro como una piedra. De hecho , no recuerdo haber estado nunca tan duro. Me bajé las bragas y me salió la poronga. Y allí estaba yo, a tres metros de mi mujer, mientras que un joven la llevaba a un emocionante orgasmo.

Tuve que aceptar ante Bryan que me intrigaba la idea del swinging, pero le recordé que sólo había estado desnuda con él, ni hablar de tener sexo con otra persona. Hablamos un poco mucho más sobre el intercambio de parejas mientras yo acariciaba la poronga de Bryan. Después de volver a tener sexo , Bryan y yo acordamos que charlaría con Tiffany un tanto mucho más. Ninguno de los dos pensó que podría tener sexo con otros, pero, con lo excitados que estábamos, decidimos que no podía hacer daño hablar un poco mucho más de esto.

En la percha había un tanguita negro de encaje y un pequeño grupo de sujetador push-up. No pude eludir meditar que no iba a contemplar mucho. Taylor salió y modeló para mí. Tardé un momento , pero por último me percaté de que el sujetador no le cubría los pezones y sus pezones desnudos me miraban a la cara. Su tanga tampoco cubría mucho.

¿Porque se quiere Esposas Infieles en Vacaciones?

Nuestra búsqueda de aventuras sexuales prosigue , pero puedo decir honestamente que, con independencia de lo que hagamos, para mí nada superará nuestra experiencia de aquella noche.

Estaba a puntito de decir que no, pero mi cabeza dijo qué diablos. Me quité el kimono entre los aplausos de los chicos. Me acerqué a Bryan para ofrecerle una buena mirada, finalizando con un beso en los labios. Sam levantó los brazos en señal de qué sucede con él. Bailé hacia Sam, dándole un espectáculo, agachándome para que tuviese una buena vista de mis lolas. Para sorpresa de todos, incluso la mía, me di la vuelta y me incliné , dándole una gran vista de mi trasero apenas cubierto. Luego me volví plantando mis labios en los de Sam. En el instante miré a Bryan, atemorizada por si acaso se enfadaba , pero se encontraba aplaudiendo.

Una vieja amiga de Victoria nos invitó a una boda en Norfolk. Se formaron juntas como enfermeras y, si bien hoy en día solamente se ven, mantuvieron el contacto, aunque solo sea en Navidad y en los cumpleaños. Mi mujer es la madrina de la hija mayor de Hermosa y era el día de su boda. Las funciones de madrina de Victoria hace un tiempo que han caducado y solamente conocía a la novia. Sin embargo , como es socialmente correcto , nos habían invitado al gran día.

Sin embargo , lo mucho más excitante que sucedió desde mi punto de vista es, a primer aspecto , increíblemente insulso comparado con lo previo. Tiene que ver con mi mujer (por supuesto ) pero no supone un sinnúmero de sexo.

Sí Meg, nos hemos follado a otra pareja y ha sido genial. Greg se acostó a mi lado con su polla en otra mujer mientras que su marido me follaba. Fue tan erótico. Aquí está la mejor parte – Greg y yo tuvimos el mejor sexo que hemos tenido desde que hemos estado canjeando. Quizás eso es lo que necesitas para ponerle condimientos las cosas. Ha sido genial para nosotros, susurró Tiffany.

¿Las maduras les encantan a los hombres jóvenes?

Además de nuestros anfitriones, ni Victoria ni yo conocíamos a absolutamente nadie , con lo que la charla fue un poco obligada y, como resultado, las dos decidimos dedicarnos a tomar vino y disfrutar lo mejor posible. Bueno, tres botellas de Zinfandel más tarde nos lo pasamos bastante superior. Mi mujer, en el momento en que se ha lubricado lo suficiente con el alcohol, se convierte invariablemente en el alma de cualquier fiesta , y de súbito se realizó amiga de todo el planeta. En semejantes situaciones , siempre ha sido singularmente popular entre los hombres. Es lo que siempre describo como una mujer de hombres, en el sentido de que prefiere la compañía de los hombres a la de las mujeres, y charla con ellos prácticamente de hombre a hombre, lo que parece encantarles. Quisiera que se comprenda lo que trato de decir.

Taylor nos anunció mientras que bajábamos las escaleras. Las cabezas de los chicos se giraron y después se han quedado viendo. Los chicos nos aplaudieron y abuchearon. Tuve que admitir que me sentía sexy ; el zumbido del vino asistió. Taylor dio una vuelta, dejando entrever lo que llevaba debajo. Me miró y mencionó que era mi turno.

Taylor se levantó de un salto, quitándose sexymente el kimono. Pensé que a Bryan se le iban a salir los ojos. Me miró y le dije que se me veían las tetas , a lo que él negó con la cabeza. Sam se frotó los pezones mientras bailaba delante de él. Taylor, de la misma yo, terminó su baile con Sam con un beso. Taylor bailó hacia Bryan inclinándose a fin de que sus pezones estuviesen a la altura de sus ojos. Agarró las manos de Bryan y las llevó a sus pezones. Taylor miró hacia mí y ha dicho : Está bien, a Megan no le importará, ¿verdad, Megan?

Proseguimos hablando y Taylor sugirió que fuésemos despacio. Me dijo que una vez que te metes de lleno ya no puedes volver atrás. Aun sacó a resplandecer la idea de la que había hablado Tiffany, un trueque suave. Taylor creyó que el punto de inicio podría ser simplemente estar en presencia de otra pareja desnuda o que Bryan y yo nos desnudáramos enfrente de otra persona. Sugirió que podíamos ir pasito a pasito y que si en algún momento nos sentíamos incómodos pararíamos. Mencionó que su política era que las mujeres controlaran el ritmo.

Mi nombre es Megan y mi marido es Bryan. Yo mido 1,65 y peso 150, tengo el pelo color fresa, piel clara y lentes. Mi Bryan es 5′ 11 un poco mucho más de 200 libras, pelo negro obscuro con gafas. Los dos nos encontramos un tanto en el lado nerd. Bryan, exactamente la misma yo, siempre tuvo algo de relleno plus. Si bien no nos encontramos gorditos , la mayoría de la gente nos consideraría gruesos. Llevamos tres años en matrimonio , nos casamos justo después de la facultad. Nos conocimos en el primer año de facultad y nos enamoramos.