Esposas Infieles Descubiertasfollando

Lo que nunca te dijeron sobre Esposas Infieles Descubiertasfollando. La belleza de las mujeres maduras no es ningún misterio : todas y cada una entendemos que, cuando se trata de proteger nuestro aspecto, no tenemos la posibilidad de dejarnos ser rigurosos.

Al final , Tiffany rompió el hielo sexual pidiéndole a Taylor que me contara de qué manera se iniciaron en el intercambio de parejas. Taylor me habló de su filosofía: que el sexo y el amor se pueden separar. Al tiempo que ella y su marido hacen el amor entre ellos, con otros es solo follar. Tener sexo puede ser con o sin emoción y solo por el puro placer de llevarlo a cabo. Nunca lo había pensado así , pero me pareció que tenía sentido. Taylor me dijo que pensara en tener sexo tal y como si fuera un deporte, pero desvisto , en el que se cambia de equipo ocasionalmente.

Esa noche le dije a Bryan que Tiffany estaba organizando un almuerzo con la mujer de la pareja que les presentó el swing sólo para hablar. También le dije que me se encontraba arrepintiendo y que podría cancelar la comida. Bryan se esmeró por convencerme de que prosiguiera adelante con la comida. Cuando digo que se esmeró , deseo decir que se esforzó mucho con su lengua entre mis piernas. Tras un buen orgasmo, la poronga de Bryan se puso a trabajar con más convicción. Me susurró al oído mientras me follaba lo caliente que se encontraba y lo bastante que quería exhibirme. Su calentura me decía que no se lo pensaba. Tras echar otro buen polvo nos abrazamos con su semen aún dentro de mí. Bryan me aseguró que si me sentía incómoda con algo de esto lo cancelaríamos. Me sentí muy aliviada cuando ha dicho eso, y no me pareció bien cancelar la comida sin más ni más. Le dije a Bryan que cuando menos iría a comer y conocería a la mujer.

Mientras follábamos, me imaginé a Taylor tumbada junto a mí con mi Bryan encima de ella, follando. Aunque era extraño meditar en mi hombre follando con otra mujer, me excitaba mi pequeña fantasía. No dejaba de preguntarme si realmente podría llevarla a cabo y dejar que su poronga entrara en otra mujer.

Me pareció una gran iniciativa. Intercambiamos números y le dije que debería confirmarlo con Bryan pero que sabía su contestación. Taylor no hablaba bastante de su marido pero mientras que llevaba a Tiffany de vuelta al trabajo le pregunté por él. Tiffany me miró con esa sonrisa socarrona y dijo que me agradaría mucho Sam y me guiñó un ojo.

De alguna forma , logró mantener la compostura, bueno, prácticamente , y la llevé a una mesa sosegada. Bastardo, susurró, ¿estuviste viendo en todo momento? Le conté precisamente lo que había pasado y, sobre todo , el fantástico efecto que había tenido en mí. Te amé mucho más en ese momento de lo que nunca lo había hecho antes, le dije. Y es completamente cierto, jamás he conocido un instante tan esencial en mi vida.

Nuestra búsqueda de aventuras sexuales sigue , pero puedo mencionar francamente que, con independencia de lo que hagamos, para mí nada superará nuestra experiencia de aquella noche.

Los chicos salieron de la gruta de hombres charlando. Bryan estaba delirando sobre la cueva de hombre de Sam diciendo que era lo que todos y cada uno de los chicos quieren. Taylor miró a Sam y le pidió que me mostrara su cueva de hombre mientras Bryan la asistía en la cocina. Sam me cogió de la mano y sin mediar palabra nos vamos a la planta baja.

Dios santo , no debería estar haciendo esto, la oí decir. Entonces , No, no, no te detengas, por el amor de Dios. A esto le prosiguieron unos gemidos bastante fuertes. Mi cabeza era un caos. ¿Qué pasaba ahí fuera? ¿Debería quedarme donde se encontraba y escuchar? ¿Debo salir a la carga y reclamar una explicación?

¿Porque se desea talentos de Esposas Infieles Descubiertasfollando?

Bryan ahora escuchaste a nuestra anfitriona, debemos hacer lo que ella dice , dije, ahora quitándole la camisa a Bryan. Cuando conseguí sacarle la camisa a Bryan miré hacia atrás para poder ver los pantalones de Sam bajando, pero también me di cuenta de que Sam tenía el sujetador de Taylor en sus manos. Bryan también se había dado cuenta. Oh,¿asimismo los pantalones? Parece que se te están bajando los pantalones, nena , le dije a Bryan. Con Bryan sólo en ropa interior nos acomodamos nuevamente en el sofá.

Taylor nos anunció mientras que bajábamos las escaleras. Las cabezas de los chicos se viraron y después se han quedado mirando. Los chicos nos aplaudieron y abuchearon. Tuve que admitir que me sentía sexy ; el zumbido del vino ayudó. Taylor dio una vuelta, dejando entrever lo que llevaba debajo. Me miró y dijo que era mi turno.

Estaba en lo cierto sobre Bryan – estaba muy feliz. Pienso que se sintió un poco decepcionado en el momento en que le dije que el plan era solo una cena , solamente. Le dije que habíamos hablado de un intercambio suave pero que no creía estar dispuesta para ello. Brian me aseguró que no haríamos nada con lo que me sintiese incómoda. Sé que las expectativas de Bryan se dispararon cuando sus dedos hallaron mi coño chorreando tras nuestra charla.

Taylor se levantó de un salto, quitándose sexymente el kimono. Creí que a Bryan se le iban a salir los ojos. Me miró y le dije que se me veían las lolas , a eso que él negó con la cabeza. Sam se frotó los pezones mientras que bailaba enfrente de él. Taylor, exactamente la misma yo, terminó su baile con Sam con un beso. Taylor bailó hacia Bryan inclinándose para que sus pezones estuviesen a la altura de sus ojos. Agarró las manos de Bryan y las llevó a sus pezones. Taylor miró hacia mí y ha dicho : Está bien, a Megan no le importará, ¿verdad, Megan?

Con eso Victoria soltó un rugido desmesurado mientras que llegaba al clímax por segunda vez. Siguió y prosiguió , y en verdad vi que sus piernas se doblaban con la fuerza del mismo. Se desplomó contra la pared jadeando fuertemente y lo atrajo contra ella, dándole un largo beso. Muchas gracias, dijo , ha sido increíble, en este momento te toca a ti. La mano de ella bajó la cremallera de la bragueta y desapareció dentro suyo. Tras juguetear un poco , reapareció con una poronga muy respetable dentro. El extremo de la misma brillaba con pre-cum y una enorme gota cayó al suelo.

¿Las mujeres maduras les encantan a los jóvenes?

Se encontraba en la verdad sobre Bryan – se encontraba muy emocionado. Pienso que se sintió un poco decepcionado cuando le dije que el plan era solo una comida , solamente. Le dije que habíamos hablado de un trueque despacio pero que no creía estar lista para ello. Brian me aseguró que no haríamos nada con lo que me sintiese incómoda. Sé que las esperanzas de Bryan se dispararon cuando sus dedos hallaron mi coño chorreando después de nuestra conversación.

Charlamos en susurros a lo largo del resto de la comida; Tiffany me contó cómo había sucedido todo y todo sobre la pareja con la que habían intercambiado. Me mencionó que la otra pareja tenía experiencia y paciencia. Aunque me sorprendió la idea de tener sexo con otros, no pude negar la humedad entre mis piernas.

Sabes qué, Megan, semeja que nosotras dos nos encontramos prácticamente desnudas y nuestros hombres calientes están absolutamente vestidos. Voy a contribuir a Sam a quitarse algo de ropa si te semeja bien. Te dejaré a ti de qué forma está vestido tu marido, ha dicho Taylor, quitándole la camisa a Sam.

En la percha había un tanguita negro de encaje y un pequeño grupo de sujetador push-up. No pude eludir pensar que no iba a contemplar bastante. Taylor salió y modeló para mí. Tardé un instante , pero finalmente me di cuenta de que el sujetador no le cubría los pezones y sus pezones desnudos me miraban a la cara. Su tanguita tampoco cubría mucho.

Taylor sacó una caja de Victoria Secret de bajo la cama. Dijo que Tiffany le había dado mi talla y que esperaba que le quedara bien. Abrí la caja y encontré lencería rosa. Encontré la etiqueta que afirmaba que se trataba de un baby doll peek-a-boo. Tenía volantes, era sexy y muy transparente. Taylor me sugirió que me la probara. Tras ciertas manifestaciones , acepté. Entré en el baño y me puse el traje. Me puse el tanga y me di cuenta de que mi trasero no se encontraba cubierto en absoluto ; el tirante me entraba por el trasero. Me ajusté los tirantes del top baby doll a fin de que me cubriera las lolas lo más bien que se pueda. El sujetador llevaba una tela transparente con volantes que cubría el sujetador hasta la parte superior de las bragas, pero no pasaba del ombligo.