Esposas Infieles Arrepentidas

Lo que nunca te afirmaron sobre Esposas Infieles Arrepentidas. La hermosura de las mujeres maduras no es ningún secreto : todas entendemos que, tratándose de proteger nuestro aspecto, no tenemos la posibilidad de dejarnos ser rigurosos.

Se encontraba a puntito de decir que no, pero mi cabeza dijo qué diablos. Me quité el kimono entre los aplausos de los chicos. Me aproximé a Bryan para darle una aceptable mirada, finalizando con un beso en los labios. Sam levantó los brazos en señal de qué pasa con él. Bailé hacia Sam, dándole un espectáculo, agachándome a fin de que tuviese una aceptable vista de mis tetas. Para sorpresa de todos, incluso la mía, me di la vuelta y me agaché , dándole una enorme vista de mi culo apenas cubierto. Luego me volví plantando mis labios en los de Sam. Rápidamente miré a Bryan, asustada por si acaso se enojaba , pero estaba aplaudiendo.

Tardé en aliviarme lo bastante para regresar a la carpa. Absolutamente nadie parecía haberme echado de menos y hallé a Victoria hablando con su amiga Hermosa. Oh, ahí andas , dijo , ¿dónde has estado? Saqué mi teléfono del bolsillo y le mostré la fotografía que había tomado. Fue muy divertido , ella no sabía qué decir o llevar a cabo. Allí se encontraba , delante de su amiga, viendo una fotografía de ella misma siendo bien tocada por uno de los otros convidados , un hombre 25 años mucho más joven.

La cena estaba en la mesa, pero daba la sensación de que habíamos interrumpido algo al subir las escaleras. Bryan se separó un poco de Taylor cuando ascendemos. Taylor me sirvió otra enorme copa de vino. De forma rápida tomé otro gran trago. Sin ser un gran bebedor, estaba empezando a sentir un pequeño zumbido. La charla en la cena fue ciertamente de naturaleza mucho más sexual que la cena de la otra noche. Bryan asimismo se estaba metiendo en el coqueteo. Bryan y Taylor estaban teniendo un montón de gracietas juguetonas, con las manos de Taylor tocando a Bryan de manera frecuente mientras que coqueteaban. No sé si fue el vino o qué, pero aun me estaba sintiendo cómodo con el coqueteo y traté de unirme a él. Casi en el final de la cena Taylor dijo que tenía un regalo para mí arriba y quería enseñármelo tras limpiar los platos. Protesté que no tenía que comprarme nada y hasta Sam se encogió de hombros como si no supiera lo que estaba pasando. Sam anunció que él y Bryan se encargarían de los platos a fin de que las chicas pudieran subir.

Con eso Victoria soltó un rugido descomunal mientras llegaba al clímax por segunda vez. Siguió y siguió , y en verdad vi que sus piernas se doblaban con la fuerza del mismo. Se desplomó contra la pared jadeando poderosamente y lo atrajo contra ella, dándole un largo beso. Muchas gracias, dijo , fué increíble, ahora te toca a ti. La mano de ella bajó la cremallera de la bragueta y desapareció dentro suyo. Tras juguetear un tanto , resurgió con una polla muy respetable dentro. El radical de exactamente la misma relucía con pre-cum y una enorme gota cayó al suelo.

Como ya he dicho, hemos cumplido ciertas de nuestras fantasías, empezando por una pareja que conocimos en un hotel, y pasando por unos cuantos noches de dogging (eso es increíble) y mi mujer recogiendo a dos hombres en un pub y yéndose a casa con ellos, dejándome imaginar lo que podría estar pasando con ella (una experiencia extraña pero muy erótica).

Con eso Victoria soltó un rugido descomunal mientras llegaba al clímax por segunda vez. Prosiguió y prosiguió , y de hecho vi que sus piernas se doblaban con la fuerza del mismo. Se desplomó contra la pared jadeando poderosamente y lo atrajo contra ella, dándole un largo beso. Muchas gracias, ha dicho , fué increíble, en este momento te toca a ti. La mano de ella bajó la cremallera de la bragueta y desapareció en su interior. Después de juguetear un tanto , resurgió con una polla muy respetable dentro. El extremo de la misma brillaba con pre-cum y una gran gota cayó al suelo.

Proseguimos hablando y Taylor sugirió que fuéramos despacio. Me dijo que en el momento en que te metes de lleno por el momento no puedes regresar atrás. Aun sacó a resplandecer la iniciativa de la que había hablado Tiffany, un intercambio suave. Taylor pensó que el punto de partida podría ser sencillamente estar en presencia de otra pareja desnuda o que Bryan y yo nos desnudáramos delante de otra persona. Sugirió que podíamos ir pasito a pasito y que si en algún instante nos sentíamos incómodos pararíamos. Dijo que su política era que las mujeres controlaran el ritmo.

Mi mujer y yo hemos descubierto hace relativamente poco el placer del sexo extraconyugal. No a lo grande, pero, en las circunstancias adecuadas , hemos cedido a nuestras fantasías, antes ocultas , y realmente hemos cumplido una o dos de ellas. Debo admitir que ambos lamentamos mucho los 30 años anteriores de matrimonio, en los que nos dejamos llevar por las convenciones y ninguno de los dos quiso aceptar nuestros deseos mucho más profundos frente al otro. Si hubiéramos conocido antes lo que el otro sentía realmente por el sexo, podríamos haber tenido un matrimonio aún mejor. 30 años desperdiciados, pero todo lo que podemos hacer en este momento es intentar recobrar el tiempo perdido.

¿Porque se desea contactos de Esposas Infieles Arrepentidas?

Hablamos en susurros a lo largo del resto de la comida; Tiffany me contó de qué manera había sucedido todo y todo sobre la pareja con la que habían intercambiado. Me mencionó que la otra pareja tenía experiencia y paciencia. Si bien me sorprendió la iniciativa de tener sexo con otros, no pude negar la humedad entre mis piernas.

Esa noche le dije a Bryan que Tiffany se encontraba organizando un almuerzo con la mujer de la pareja que les presentó el swing solo para hablar. También le dije que me estaba arrepintiendo y que podría anular la comida. Bryan se esforzó por convencerme de que prosiguiera adelante con la comida. En el momento en que digo que se esforzó , quiero decir que se esforzó bastante con su lengua entre mis piernas. Tras un buen orgasmo, la polla de Bryan decidió trabajar con más convicción. Me susurró al oído mientras que me follaba lo caliente que se encontraba y lo bastante que deseaba exhibirme. Su calentura me decía que no se lo estaba pensando. Tras echar otro buen polvo nos abrazamos con su semen aún en mí. Bryan me aseguró que si me sentía incómoda con algo de esto lo cancelaríamos. Me sentí muy aliviada en el momento en que dijo eso, y no me pareció bien anular la comida sin más ni más. Le dije a Bryan que cuando menos iría a comer y conocería a la mujer.

Taylor sacó una caja de Victoria Secret de bajo la cama. Mencionó que Tiffany le había dado mi talla y que esperaba que le quedara bien. Abrí la caja y encontré lencería rosa. Encontré la etiqueta que afirmaba que tenía que ver con un baby doll peek-a-boo. Tenía volantes, era sexy y muy transparente. Taylor me sugirió que me la probase. Tras algunas protestas , acepté. Entré en el baño y me puse el traje. Me puse el tanguita y me di cuenta de que mi culo no se encontraba cubierto en lo más mínimo ; el tirante me entraba por el trasero. Me ajusté los tirantes del top baby doll para que me cubriese las tetas lo más bien que se pueda. El sujetador llevaba una lona transparente con volantes que cubría el sujetador hasta la parte superior de las bragas, pero no pasaba del ombligo.

Taylor se levantó de un salto, quitándose sexymente el kimono. Pensé que a Bryan se le iban a salir los ojos. Me miró y le dije que se me veían las tetas , a lo que él negó con la cabeza. Sam se frotó los pezones mientras que bailaba enfrente de él. Taylor, de la misma yo, terminó su baile con Sam con un beso. Taylor bailó hacia Bryan inclinándose a fin de que sus pezones estuviesen a la altura de sus ojos. Agarró las manos de Bryan y las llevó a sus pezones. Taylor miró hacia mí y dijo : Está bien, a Megan no le importará, ¿verdad, Megan?

Acabamos la facultad y nos casamos, estableciéndonos en nuestra novedosa vida de pareja trabajadora casada. Si bien proseguía disfrutando de nuestro sexo, tuve que aceptar que nuestra vida sexual se se encontraba volviendo algo hastiada. Bryan y yo comenzamos a ir al gimnasio para ponernos en forma. El ejercicio que hicimos nos hizo entusiasmarnos mucho más con el sexo y charlar de él. Bryan comentó que había sentido que los chicos del gimnasio me miraban más. Me sorprendió oírle decir que le gustaba que otros chicos me mirasen de esa manera. Probamos algunas posiciones novedosas , pero los 2 sentíamos que nuestra vida sexual se encontraba en la rutina. Fue a lo largo de una comida con una aceptable amiga que nuestra vida sexual se dirigió hacia un enorme cambio.

¿Las maduras les encantan a los personas jóvenes?

A pesar del orgasmo de mi mujer, el joven seguía ocupado dentro de sus bragas, y pude oír de qué forma lo incitaba con todo tipo de comentarios impúdicos. Pude ver que se encontraba muy cerca de correrse nuevamente en el momento en que , horror de horrores, otra pareja subió las escaleras. Victoria estaba bastante ida para darse cuenta , o incluso importarle, y su novedosa amiga se limitó a sonreírles al pasar. Despreocúpate por nosotros, buscamos un dormitorio ha dicho el hombre mientras desaparecían por un pasillo. Podía oírles reír mientras que se marchaban. Definitivamente , escuché las expresiones suficientemente mayores como para ser su madre.

Con eso Victoria soltó un rugido desmesurado mientras que llegaba al clímax por segunda vez. Prosiguió y prosiguió , y en verdad vi que sus piernas se doblaban con la fuerza del mismo. Se cayó contra la pared jadeando fuertemente y lo atrajo contra ella, dándole un largo beso. Muchas gracias, dijo , ha sido increíble, ahora te toca a ti. La mano de ella bajó la cremallera de la bragueta y desapareció dentro suyo. Tras juguetear un tanto , reapareció con una poronga muy respetable dentro. El extremo de exactamente la misma brillaba con pre-cum y una gran gota cayó al suelo.

Al final de nuestra conversación , Tiffany mentó la iniciativa de un intercambio despacio. Explicó que con un trueque despacio las dos parejas tendrían sexo con sus propios cónyuges en exactamente la misma habitación que otra pareja. Dijo que había oído que a ciertos les parece una buena manera de comenzar o de ver si realmente quieren hacer el intercambio de parejas. En el momento en que le pregunté a Tiffany si ella y Greg estarían preparados , me mencionó que no era una gran idea. Si no funcionaba podría arruinar nuestra amistad.

Taylor se levantó de un salto, quitándose sexymente el kimono. Pensé que a Bryan se le iban a salir los ojos. Me miró y le dije que se me veían las lolas , a lo que él negó con la cabeza. Sam se frotó los pezones mientras que bailaba delante de él. Taylor, exactamente la misma yo, acabó su baile con Sam con un beso. Taylor bailó hacia Bryan inclinándose para que sus pezones estuvieran a la altura de sus ojos. Agarró las manos de Bryan y las llevó a sus pezones. Taylor miró hacia mí y dijo : Está bien, a Megan no le importará, ¿verdad, Megan?

Lo mismo dijo mi mujer, pero es posible que lo vuelva a llevar a cabo en algún momento. Con eso, ella se arregló el pelo y el vestido, le cogió la mano y le llevó por las escaleras de vuelta a la recepción.