Esposas Infieles Amter

Junto sabrás como encontrar Esposas Infieles Amter. Lo apenado es que numerosos miembros de la industria cosmética abstraído han olvidado y han tolerado que las considerables sociedades contaminen sus modelos con substancias químicas peligrosas.

Sí Meg, nos hemos follado a otra pareja y fué genial. Greg se acostó junto a mí con su polla en otra mujer mientras su marido me follaba. Fue tan erótico. Aquí está la mejor parte – Greg y yo tuvimos el mejor sexo que tuvimos desde el instante en que estuvimos permutando. Quizás eso es lo que es necesario para ti para condimentar las cosas. Ha sido genial para nosotros, susurró Tiffany.

De repente tuve un instante de cordura. Tenía que grabarlo para la posteridad. Saqué mi móvil y, con mucho cuidado , les hice una foto. No era la mejor de las fotografías , tomada por medio de una puerta parcialmente abierta, pero mejor que nada.

Una vieja amiga de Victoria nos invitó a una boda en Norfolk. Se formaron juntas como enfermeras y, si bien actualmente apenas se ven, han mantenido el contacto, si bien sólo sea en Navidad y en los cumpleaños. Mi mujer es la madrina de la hija mayor de Hermosa y era el día de su boda. Las funciones de madrina de Victoria hace tiempo que han caducado y apenas conocía a la novia. No obstante , como es socialmente preciso , nos habían invitado al gran día.

Le dije que, si bien estaba intensamente enamorada de Bryan, no podía evitar aceptar que sentía curiosidad por el sexo con otros hombres. Le dije que me sentía culpable cuando miraba a un hombre y lo imaginaba desnudo.

Atravesé el césped, entré en la vivienda y subí las escaleras hasta el baño. Una vez hecho lo necesario , me estaba secando las manos en el momento en que oí ruidos fuera en el rellano. Supuse que alguien más estaba aguardando su turno y se encontraba a puntito de abrir la puerta en el momento en que reconocí la voz de Victoria. Bueno, de todos modos no era su voz, sino su risa o, explicado de otra forma , su carcajada. Me quedé helada de inmediato. ¿Qué estaba pasando ahí fuera?

Sí Meg, nos hemos follado a otra pareja y fué excelente. Greg se acostó junto a mí con su poronga en otra mujer mientras que su marido me follaba. Fue tan erótico. Aquí está la mejor parte – Greg y yo tuvimos el mejor sexo que hemos tenido desde que hemos estado intercambiando. Tal vez eso es lo que es necesario para ti para condimentar las cosas. Fué excelente para nosotros, susurró Tiffany.

Me pareció una gran iniciativa. Intercambiamos números y le dije que debería confirmarlo con Bryan pero que ya sabía su respuesta. Taylor no hablaba bastante de su marido pero mientras llevaba a Tiffany de vuelta al trabajo le pregunté por él. Tiffany me miró con esa sonrisa socarrona y dijo que me gustaría bastante Sam y me guiñó un ojo.

Pese al orgasmo de mi mujer, el joven seguía ocupado dentro de sus bragas, y pude oír de qué manera lo incitaba con toda clase de comentarios indecentes. Pude ver que estaba muy cerca de correrse de nuevo cuando , horror de horrores, otra pareja subió las escaleras. Victoria estaba demasiado ida para darse cuenta , o aun importarle, y su nueva amiga se limitó a sonreírles al pasar. Despreocúpate por nosotros, buscamos un dormitorio dijo el hombre mientras que desaparecían por un pasillo. Podía oírles reír mientras que se marchaban. Definitivamente , escuché las expresiones suficientemente mayores para ser su madre.

¿Porque se quiere talentos de Esposas Infieles Amter?

Nuestra búsqueda de aventuras sexuales sigue , pero puedo decir sinceramente que, independientemente de lo que hagamos, para mí nada superará nuestra experiencia de aquella noche.

Tenía una imagen en mi cabeza de la mujer que íbamos a comprender. Alguien con maquillaje grueso , vestida como una prostituta que hablaba como un marinero. La mujer que se sentó a la mesa con nosotros no era nada de eso. Se presentó como Taylor. Iba vestida de manera conservadora y hablaba bien, parecía más la muchacha de al lado que otra cosa. Me sentí culpable por meditar en ella como una prostituta. Teníamos una mesa alejada que nos dejaba hablar sin temor a que nos escucharan. Hablamos en el transcurso de un rato para conocernos, nada sexual, sólo conversas sobre nosotros. Sé que no dejaba de mirarla pensando semeja tan habitual. Aunque era unos diez años mayor que yo, me sentí muy cómodo con ella, y vi por qué Tiffany congenió con ella tan rápidamente.

Lo mismo dijo mi mujer, pero puede que lo vuelva a realizar alguna vez. Con eso, ella se arregló el pelo y el vestido, le cogió la mano y le llevó por las escaleras de vuelta a la recepción.

Taylor nos anunció mientras que bajábamos las escaleras. Las cabezas de los chicos se giraron y luego se quedaron mirando. Los chicos nos aplaudieron y abuchearon. Debí admitir que me sentía hot ; el zumbido del vino ayudó. Taylor dio una vuelta, dejando entrever lo que llevaba debajo. Me miró y dijo que era mi turno.

Otro dilema. ¿Qué debo realizar en este momento? En verdad , esta vez me resultó simple. Ver a mi mujer en semejante posición , siendo tocada por un terminado irreconocible , veinticinco años más joven que ella, gimiendo de manera fuerte y profiriendo toda clase de indecencias era algo realmente fantástico. Me di cuenta de que jugaba conmigo mismo a través de mis pantalones y que estaba duro como una piedra. De hecho , no recuerdo estar jamás tan duro. Me bajé las bragas y me salió la polla. Y allí se encontraba yo, a tres metros de mi mujer, mientras que un joven la llevaba a un estremecedor orgasmo.

¿Las mujeres maduras les encantan a los jóvenes?

Una vieja amiga de Victoria nos invitó a una boda en Norfolk. Se formaron juntas como enfermeras y, aunque hoy en día solamente se ven, han mantenido el contacto, aunque sólo sea en Navidad y en los cumpleaños. Mi mujer es la madrina de la hija mayor de Linda y era el día de su boda. Las funcionalidades de madrina de Victoria hace tiempo que han caducado y solamente conocía a la novia. Sin embargo , como es socialmente preciso , nos habían invitado al enorme día.

Tiffany sugirió que podía hablar con la pareja con la que habían empezado ; tenían experiencia y eran muy agradables. Si no funcionaba con ellos, no había problema. Tiffany pensó que sería una gran idea almorzar con la esposa de la pareja para poder ver si me sentía cómodo comentando con ella. Le dije que tenía serias inquietudes sobre la idea , pero acepté almorzar.

Finalmente , Tiffany rompió el hielo sexual pidiéndole a Taylor que me contara de qué manera se iniciaron en el trueque de parejas. Taylor me charló de su filosofía: que el sexo y el amor se tienen la posibilidad de separar. Mientras que ella y su marido hacen el cariño entre ellos, con otros es solo tener sexo. Tener sexo puede ser con o sin emoción y solo por el puro exitación de hacerlo. Nunca lo había planeado de esta manera , pero me pareció que tenía sentido. Taylor me mencionó que pensara en tener sexo como si fuera un deporte, pero desvisto , en el que se cambia de equipo ocasionalmente.

Me agradó que las mujeres estuviesen siempre al mando. Acordamos que un óptimo comienzo sería proceder a cenar con Taylor y su marido a fin de que todos pudiésemos conocernos y no hubiese presión. Sería una aceptable forma de conocernos.

En el final de nuestra charla , Tiffany mentó la idea de un intercambio despacio. Explicó que con un intercambio suave las dos parejas tendrían sexo con sus propios cónyuges en la misma habitación que otra pareja. Dijo que había oído que a algunos les parece una aceptable manera de comenzar o de ver si verdaderamente desean llevar a cabo el trueque de parejas. En el momento en que le pregunté a Tiffany si ella y Greg estarían preparados , me mencionó que no era una gran idea. Si no funcionaba podría arruinar nuestra amistad.