Esposas Españnolas Infieles Follando

Lo que jamás te dijeron sobre Esposas Españnolas Infieles Follando. La hermosura de las mujeres maduras no es ningún misterio : todas y cada una entendemos que, tratándose de proteger nuestro aspecto, no tenemos la posibilidad de dejarnos ser estrictos.

En el final de nuestra conversación , Tiffany mentó la idea de un intercambio despacio. Explicó que con un trueque suave las dos parejas tendrían sexo con sus propios cónyuges en exactamente la misma habitación que otra pareja. Dijo que había oído que a algunos les semeja una buena manera de iniciar o de ver si realmente desean hacer el intercambio de parejas. Cuando le pregunté a Tiffany si ella y Greg estarían preparados , me mencionó que no era una buena idea. Si no funcionaba podría arruinar nuestra amistad.

De alguna forma , consiguió mantener la compostura, bueno, casi , y la llevé a una mesa tranquila. Bastardo, susurró, ¿estuviste mirando todo el tiempo? Le conté precisamente lo que había pasado y, sobre todo , el fabuloso efecto que había tenido en mí. Te amé mucho más en ese momento de lo que jamás lo había hecho antes, le dije. Y es completamente cierto, jamás he conocido un instante tan esencial en mi vida.

Una vieja amiga de Victoria nos invitó a una boda en Norfolk. Se formaron juntas como enfermeras y, aunque hoy día apenas se ven, han mantenido el contacto, si bien solo sea en Navidad y en los cumpleaños. Mi mujer es la madrina de la hija mayor de Linda y era el día de su boda. Las funciones de madrina de Victoria hace ya tiempo que han caducado y apenas conocía a la novia. Sin embargo , como es socialmente acertado , nos habían invitado al enorme día.

Le dije que, si bien estaba intensamente enamorada de Bryan, no podía eludir admitir que sentía curiosidad por el sexo con otros hombres. Le dije que me sentía culpable en el momento en que miraba a un hombre y lo imaginaba desvisto.

Acabamos la facultad y nos casamos, estableciéndonos en nuestra nueva vida de pareja trabajadora casada. Aunque proseguía disfrutando de nuestro sexo, debí admitir que nuestra vida sexual se estaba volviendo algo hastiada. Bryan y yo comenzamos a ir al gimnasio para ponernos en forma. El ejercicio que hicimos nos logró entusiasmarnos mucho más con el sexo y charlar de él. Bryan comentó que había sentido que los chicos del gimnasio me miraban más. Me sorprendió oírle decir que le agradaba que otros chicos me miraran de esa manera. Probamos algunas posiciones novedosas , pero los dos sentíamos que nuestra vida sexual estaba en la rutina. Fue a lo largo de una comida con una buena amiga que nuestra vida sexual se dirigió hacia un gran cambio.

Hablamos en susurros durante el resto de la comida; Tiffany me contó de qué forma había sucedido todo y todo sobre la pareja con la que habían intercambiado. Me dijo que la otra pareja tenía experiencia y paciencia. Si bien me sorprendió la idea de tener sexo con otros, no pude negar la humedad entre mis piernas.

Con eso Victoria soltó un rugido desmesurado mientras que llegaba al clímax por segunda vez. Siguió y prosiguió , y en verdad vi que sus piernas se doblaban con la fuerza del mismo. Se cayó contra la pared jadeando poderosamente y lo atrajo contra ella, dándole un largo beso. Muchas gracias, dijo , fué increíble, en este momento te toca a ti. La mano de ella bajó la cremallera de la bragueta y desapareció en su interior. Tras juguetear un poco , reapareció con una poronga muy respetable dentro. El radical de la misma brillaba con pre-cum y una gran gota cayó al suelo.

Finalmente , Tiffany rompió el hielo sexual pidiéndole a Taylor que me contara de qué forma se iniciaron en el trueque de parejas. Taylor me habló de su filosofía: que el sexo y el amor se pueden dividir. Al tiempo que ella y su marido hacen el cariño entre ellos, con otros es sólo follar. Tener sexo puede ser con o sin emoción y sólo por el puro exitación de llevarlo a cabo. Nunca lo había pensado así , pero me dio la sensación de que tenía sentido. Taylor me mencionó que pensara en tener sexo como si fuera un deporte, pero desvisto , en el que se cambia de equipo de vez en cuando.

¿Porque se quiere Esposas Españnolas Infieles Follando?

Le confié a Taylor que Bryan y yo éramos vírgenes en el momento en que nos conocimos. Taylor mencionó que eso era muy romántico y que entendía si nuestras creencias sobre el sexo eran diferentes y no deseábamos probar el intercambio de parejas. Ella nunca empujaría a absolutamente nadie a algo que no quisiera hacer. Le pareció bonito que la única polla que había visto y tocado fuera la de mi marido.

Los chicos salieron de la cueva de hombres charlando. Bryan se encontraba delirando sobre la gruta de hombre de Sam diciendo que era lo que todos y cada uno de los chicos quieren. Taylor miró a Sam y le pidió que me mostrara su cueva de hombre mientras que Bryan la ayudaba en la cocina. Sam me cogió de la mano y sin mediar palabra nos vamos a la planta baja.

Aparte de nuestros anfitriones, ni Victoria ni yo conocíamos a nadie , con lo que la conversación fue un poco forzada y, como resultado, ámbas decidimos dedicarnos a beber vino y gozar lo mejor posible. Bueno, tres botellas de Zinfandel más tarde nos lo pasamos bastante superior. Mi mujer, en el momento en que se ha lubricado lo bastante con el alcohol, se transforma invariablemente en el alma de cualquier fiesta , y de súbito se hizo amiga de todo el mundo. En tales circunstancias , siempre fué especialmente popular entre los hombres. Es lo que siempre describo como una mujer de hombres, en el sentido de que prefiere la compañía de los hombres a la de las mujeres, y conversa con ellos prácticamente de hombre a hombre, lo que parece encantarles. Espero que se comprenda lo que trato de decir.

La próxima vez que estuve con Tiffany le dije que Bryan y yo habíamos echado un óptimo polvo después de hablar del intercambio de parejas y que quería entender mucho más. Tiffany sabía que los dos éramos vírgenes en el momento en que nos conocimos y que solo habíamos estado uno con otro , así que se sorprendió mucho de que nos lo planteáramos. Tiffany comprendió que sólo hablábamos de ello. Siendo sincero con Tiffany le dije que nunca había estado desnudo con otro hombre y bastante menos había tocado el pene de otro hombre. Por mucho que fuera una bonita fantasía no se encontraba seguro de poder hacerlo verdaderamente.

Charlamos en susurros durante el resto de la comida; Tiffany me contó de qué forma había sucedido todo y todo sobre la pareja con la que habían intercambiado. Me mencionó que la otra pareja tenía experiencia y paciencia. Si bien me sorprendió la idea de tener sexo con otros, no pude denegar la humedad entre mis piernas.

¿Las maduras les encantan a los hombres jóvenes?

Taylor nos anunció mientras bajábamos las escaleras. Las cabezas de los chicos se giraron y después se quedaron viendo. Los chicos nos aplaudieron y abuchearon. Tuve que admitir que me sentía hot ; el zumbido del vino ayudó. Taylor dio una vuelta, dejando entrever lo que llevaba debajo. Me miró y mencionó que era mi turno.

Quedamos en un Outback Steak House, pensando que los chicos desearían un filete. Taylor y Sam ahora estaban allí esperándonos. Sam tampoco era lo que yo esperaba. Le había dicho a Bryan de camino al restaurante que aguardaba que tuviera sobrepeso, un bigote de estrella del porno y que fuera muy ruidoso. Era más grande de lo que aguardaba , pero de corte limpio, en forma y vestido de manera conservadora. Él y Bryan congeniaron enseguida, hablando de deportes y bebiendo cerveza eran como viejos amigos. Para ser diez años mayores que Bryan y yo, parecíamos tener bastante en común con ellos. No hubo presión y, en verdad , no hubo ninguna conversación sexual. Yo proseguía viendo a ocultas a Sam, intentando de imaginarme de qué forma se vería desnudo.

La siguiente vez que estuve con Tiffany le dije que Bryan y yo habíamos echado un buen polvo después de hablar del intercambio de parejas y que quería saber mucho más. Tiffany sabía que los dos éramos vírgenes cuando nos conocimos y que sólo habíamos estado uno con otro , así que se sorprendió mucho de que nos lo planteáramos. Tiffany comprendió que sólo hablábamos de esto. Siendo sincero con Tiffany le dije que jamás había estado desnudo con otro hombre y mucho menos había tocado el pene de otro hombre. Por más que fuera una bonita fantasía no estaba seguro de poder hacerlo realmente.

Una vieja amiga de Victoria nos invitó a una boda en Norfolk. Se formaron juntas como enfermeras y, aunque hoy en día apenas se ven, han mantenido el contacto, si bien solo sea en Navidad y en los cumpleaños. Mi mujer es la madrina de la hija mayor de Hermosa y era el día de su boda. Las funcionalidades de madrina de Victoria hace cierto tiempo que han caducado y solamente conocía a la novia. No obstante , como es socialmente correcto , nos habían invitado al enorme día.

Taylor se levantó de un salto, quitándose sexymente el kimono. Creí que a Bryan se le iban a salir los ojos. Me miró y le dije que se me veían las lolas , a eso que él negó con la cabeza. Sam se frotó los pezones mientras que bailaba enfrente de él. Taylor, exactamente la misma yo, terminó su baile con Sam con un beso. Taylor bailó hacia Bryan inclinándose a fin de que sus pezones estuvieran a la altura de sus ojos. Agarró las manos de Bryan y las llevó a sus pezones. Taylor miró hacia mí y dijo : Está bien, a Megan no le importará, ¿verdad, Megan?