Esposa Vesina Infiel Cabalgando

Lo que jamás te dijeron sobre Esposa Vesina Infiel Cabalgando. La hermosura de las mujeres maduras no es ningún secreto : todas entendemos que, cuando se trata de proteger nuestro aspecto, no tenemos la posibilidad de dejarnos ser estrictos.

Una vieja amiga de Victoria nos invitó a una boda en Norfolk. Se formaron juntas como enfermeras y, si bien actualmente solamente se ven, han mantenido el contacto, aunque sólo sea en Navidad y en los cumpleaños. Mi mujer es la madrina de la hija mayor de Hermosa y era el día de su boda. Las funcionalidades de madrina de Victoria hace cierto tiempo que han caducado y solamente conocía a la novia. Sin embargo , como es socialmente acertado , nos habían invitado al gran día.

Debí aceptar frente Bryan que me intrigaba la idea del swinging, pero le recordé que sólo había estado desviste con él, ni charlar de tener sexo con otra persona. Charlamos un poco más sobre el intercambio de parejas mientras que yo acariciaba la polla de Bryan. Tras regresar a follar , Bryan y yo acordamos que hablaría con Tiffany un poco mucho más. Ninguno de los 2 pensó que podría tener sexo con otros, pero, con lo excitados que estábamos, decidimos que no podía realizar daño charlar un poco mucho más de esto.

Taylor nos anunció mientras que bajábamos las escaleras. Las cabezas de los chicos se viraron y luego se quedaron viendo. Los chicos nos aplaudieron y abuchearon. Debí admitir que me sentía sexy ; el zumbido del vino ayudó. Taylor dio una vuelta, dejando entrever lo que llevaba debajo. Me miró y dijo que era mi turno.

Tiffany era una amiga de la facultad que nos conocía a Bryan y a mí desde el momento en que éramos pareja. Hacía un par de meses que no la veía y me comentó mi pérdida de peso, diciéndome lo sexy que me veía. Le dije que Bryan y yo habíamos estado haciendo ejercicio y que me sentía realmente bien. Tiffany y yo siempre y en todo momento compartimos todo. Fue la primera persona a la que se lo conté en el momento en que perdí la virginidad. A lo largo del almuerzo se me escapó que me sentía poco entretenido de nuestra vida sexual. Tiffany me dedicó una sonrisa de asco pero no ha dicho nada. Tiffany llevaba casada exactamente el mismo tiempo que nosotros y me di cuenta de que se estaba guardando algo. La pinché durante un rato y finalmente le rogué que me contara su secreto.

En el final , tras escuchar considerablemente más gemidos y respiraciones pesadas, no hice nada de lo previo. En lugar de eso, descerrajé la cerradura con mucho cuidado y abrí la puerta un poco más despacio. Fuera, del otro lado del rellano, mi mujer se encontraba inmovilizada contra la pared por uno de los amigos del novio. Con una mano le tenía atrapados los brazos por encima de la cabeza, al paso que con la otra le había subido el vestido casi hasta la cintura y en este momento estaba muy ocupado en sus bragas. Aunque mi vista no era la mejor, pude ver que tenía cuando menos dos dedos introducidos en ella y que la estaba tocando vigorosamente por todo cuanto valía.

Seguimos hablando y Taylor sugirió que fuéramos despacio. Me dijo que cuando te metes de lleno por el momento no puedes volver atrás. Aun sacó a relucir la idea de la que había hablado Tiffany, un trueque suave. Taylor creyó que el punto de partida podría ser sencillamente estar en presencia de otra pareja desviste o que Bryan y yo nos desnudáramos enfrente de otra persona. Sugirió que podíamos ir pasito a pasito y que si en algún momento nos sentíamos incómodos pararíamos. Dijo que su política era que las mujeres controlaran el ritmo.

Quedamos en un Outback Steak House, suponiendo que los chicos querrían un filete. Taylor y Sam ya estaban allí aguardándonos. Sam tampoco era lo que yo esperaba. Le había dicho a Bryan de camino al restaurante que aguardaba que tuviera sobrepeso, un bigote de estrella del porno y que fuera muy ruidoso. Era más grande de lo que esperaba , pero de corte limpio, en forma y vestido de manera conservadora. Él y Bryan simpatizaron enseguida, hablando de deportes y tomando cerveza eran como viejos amigos. Para ser diez años mayores que Bryan y yo, parecíamos tener mucho en común con ellos. No hubo presión y, en verdad , no hubo ninguna conversación sexual. Yo seguía viendo a ocultas a Sam, intentando de imaginarme cómo se vería desnudo.

Oh, Dios santo , hazlo, suplicó , y Victoria movió poco a poco su mano arriba y por debajo de la longitud de su polla. Desgraciadamente , se movieron ligeramente y, desde mi ángulo, no pude ver todo lo que ocurría, pero, al cabo de un tiempo reducido , él emitió un poderoso gemido y pude ver su semen cayendo al suelo. Joder, dijo que era lo mucho más caliente que había hecho nunca.

¿Porque se busca contactos de Esposa Vesina Infiel Cabalgando?

Estaba en lo cierto sobre Bryan – se encontraba muy feliz. Pienso que se sintió un tanto decepcionado cuando le dije que el plan era sólo una cena , nada más. Le dije que habíamos hablado de un intercambio suave pero que no creía estar lista para ello. Brian me aseguró que no haríamos nada con lo que me sintiera incómoda. Sé que las esperanzas de Bryan se dispararon cuando sus dedos encontraron mi coño chorreando después de nuestra conversación.

Taylor sacó una caja de Victoria Secret de debajo de la cama. Dijo que Tiffany le había dado mi talla y que esperaba que le quedara bien. Abrí la caja y hallé lencería rosa. Hallé la etiqueta que afirmaba que tenía que ver con un baby doll peek-a-boo. Tenía volantes, era sexy y muy transparente. Taylor me sugirió que me la probara. Tras algunas protestas , acepté. Entré en el baño y me puse el traje. Me puse el tanga y me di cuenta de que mi culo no estaba cubierto en absoluto ; el tirante me entraba por el trasero. Me ajusté los tirantes del top baby doll a fin de que me cubriera las lolas lo mejor posible. El sujetador llevaba una lona transparente con volantes que cubría el sujetador hasta la parte superior de las bragas, pero no pasaba del ombligo.

Bryan ahora escuchaste a nuestra anfitriona, tenemos que llevar a cabo lo que ella afirma , dije, ahora quitándole la camisa a Bryan. En el momento en que conseguí sacarle la camisa a Bryan miré hacia atrás para poder ver los pantalones de Sam bajando, pero asimismo me percaté de que Sam tenía el sujetador de Taylor en sus manos. Bryan también se había dado cuenta. Oh,¿también los pantalones? Parece que se te están bajando los pantalones, niña , le dije a Bryan. Con Bryan sólo en ropa interior nos acomodamos nuevamente en el sofá.

Le confié a Taylor que Bryan y yo éramos vírgenes en el momento en que nos conocimos. Taylor dijo que eso era muy romántico y que entendía si nuestras opiniones sobre el sexo eran diferentes y no deseábamos evaluar el intercambio de parejas. Ella nunca empujaría a absolutamente nadie a algo que no quisiese realizar. Le pareció bonito que la única polla que había visto y tocado fuera la de mi marido.

No obstante , lo más excitante que sucedió desde mi criterio es, a primera vista , extremadamente insulso relacionado con lo anterior. Debe ver con mi mujer (obviamente ) pero no supone un sinnúmero de sexo.

¿Las maduras les encantan a los personajes jóvenes?

Bryan y yo éramos vírgenes en el momento en que nos conocimos, pero nuestra virginidad terminó en cama de mi dormitorio en la primavera de nuestro primer año. Habíamos planeado que esperaríamos a estar casados para tener sexo, pero una noche de copas nos llevó a estar desnudos en mi cama. Una cosa llevó a la otra y la polla de Bryan encontró su sendero en mi coño. Después de eso fuimos como niños que hallaron la llave de la tienda de dulces. En nuestro primer año nos fuimos a vivir juntos. Follábamos mucho pero no éramos muy imaginativos. La mayoría de las veces Bryan se encontraba encima o yo estaba encima a fin de que él pudiera jugar con mis lolas mientras que follábamos. Por muy conservadores que fuésemos , nos encantaba tener sexo.

De súbito tuve un instante de cordura. Debía grabarlo para la posteridad. Saqué mi móvil inteligente y, con mucho precaución , les hice una fotografía. No era la mejor de las fotos , tomada mediante una puerta medianamente abierta, pero mejor que nada.

Bryan y yo éramos vírgenes en el momento en que nos conocimos, pero nuestra virginidad terminó en la cama de mi dormitorio en la primavera de nuestro primer año. Habíamos planeado que aguardaríamos a estar casados para tener sexo, pero una noche de copas nos llevó a estar desnudos en mi cama. Una cosa llevó a la otra y la poronga de Bryan halló su sendero en mi coño. Tras eso fuimos como pequeños que encontraron la llave de la tienda de dulces. En nuestro primer año nos fuimos a vivir juntos. Follábamos mucho pero no éramos muy imaginativos. La mayor parte de las veces Bryan se encontraba encima o yo se encontraba encima a fin de que él pudiese jugar con mis tetas mientras follábamos. Por muy conservadores que fuésemos , nos encantaba follar.

Como ya he dicho, hemos cumplido ciertas de nuestras fantasías, comenzando por una pareja que conocimos en un hotel, y pasando por un par de noches de dogging (eso es increíble) y mi mujer recogiendo a 2 hombres en un pub y yéndose a casa con ellos, dejándome imaginar lo que podría estar pasando con ella (una experiencia extraña pero muy erótica).

Por último , Tiffany rompió el hielo sexual pidiéndole a Taylor que me contara de qué forma se comenzaron en el trueque de parejas. Taylor me charló de su filosofía: que el sexo y el amor se pueden separar. Al paso que ella y su marido hacen el cariño entre ellos, con otros es solo tener sexo. Tener sexo puede ser con o sin emoción y solo por el puro exitación de hacerlo. Jamás lo había planeado de esta forma , pero me dio la sensación de que tenía sentido. Taylor me mencionó que pensara en tener sexo tal y como si fuera un deporte, pero desvisto , en el que se cambia de equipo ocasionalmente.