Esposa Rusia Infiel

Aquí sabrás como encontrar Esposa Rusia Infiel. Lo entristecido es que montones de miembros de mi industria cosmética lapso han olvidado y han tolerado que las considerables empresas contaminen sus modelos con substancias químicas peligrosas.

Atravesé el césped, entré en la vivienda y subí las escaleras hasta el baño. Una vez hecho lo necesario , me estaba secando las manos cuando oí ruidos fuera en el rellano. Supuse que alguien mucho más se encontraba aguardando su turno y se encontraba a puntito de abrir la puerta cuando reconocí la voz de Victoria. Bueno, de todos modos no era su voz, sino más bien su risa o, explicado de otra forma , su carcajada. Me quedé helada de inmediato. ¿Qué pasaba ahí fuera?

Tenía una imagen en mi cabeza de la mujer que íbamos a saber. Alguien con maquillaje abultado , vestida como una prostituta que hablaba como un marinero. La mujer que se sentó a la mesa con nosotros no era nada de eso. Se presentó como Taylor. Iba vestida de manera conservadora y charlaba bien, parecía mucho más la chavala de al costado que otra cosa. Me sentí culpable por pensar en ella como una prostituta. Teníamos una mesa alejada que nos dejaba hablar sin miedo a que nos escucharan. Charlamos durante un rato para conocernos, nada sexual, solo conversas sobre nosotros. Sé que no dejaba de mirarla pensando parece tan normal. Si bien era unos diez años mayor que yo, me sentí muy cómodo con ella, y vi por qué Tiffany congenió con ella tan de manera rápida.

Bryan ya escuchaste a nuestra anfitriona, tenemos que hacer lo que ella afirma , dije, ahora quitándole la camisa a Bryan. En el momento en que logré sacarle la camisa a Bryan miré hacia atrás para ver los pantalones de Sam bajando, pero también me percaté de que Sam tenía el sujetador de Taylor en sus manos. Bryan también se había dado cuenta. Oh,¿también los pantalones? Parece que se te están bajando los pantalones, nena , le dije a Bryan. Con Bryan solo en ropa interior nos acomodamos de nuevo en el sofá.

Atravesé el césped, entré en la casa y subí las escaleras hasta el baño. Una vez hecho lo necesario , me secaba las manos cuando oí ruidos fuera en el rellano. Supuse que alguien mucho más estaba aguardando su turno y se encontraba a punto de abrir la puerta cuando reconocí la voz de Victoria. Bueno, de todos modos no era su voz, sino más bien su risa o, explicado de otra forma , su carcajada. Me quedé helada de inmediato. ¿Qué estaba pasando ahí fuera?

Dios mío , no debería estar realizando esto, la oí decir. Entonces , No, no, no te detengas, por el amor de Dios. A esto le prosiguieron unos gemidos bastante fuertes. Mi cabeza era un caos. ¿Qué estaba pasando ahí fuera? ¿Debería establecerme donde se encontraba y percibir? ¿Debo salir a la carga y exigir una explicación?

Lo mismo dijo mi mujer, pero es posible que lo vuelva a hacer en algún momento. Con eso, ella se arregló el pelo y el vestido, le cogió la mano y le llevó por las escaleras de vuelta a la recepción.

Terminamos la facultad y nos casamos, estableciéndonos en nuestra nueva vida de pareja trabajadora casada. Aunque seguía gozando de nuestro sexo, tuve que admitir que nuestra vida sexual se estaba volviendo algo aburrida. Bryan y yo empezamos a ir al gimnasio para ponernos en forma. El ejercicio que hicimos nos hizo entusiasmarnos mucho más con el sexo y charlar de él. Bryan comentó que había notado que los chicos del gimnasio me miraban más. Me sorprendió oírle decir que le agradaba que otros chicos me miraran de esa forma. Probamos ciertas posturas nuevas , pero los 2 sentíamos que nuestra vida sexual se encontraba en la rutina. Fue a lo largo de una comida con una aceptable amiga que nuestra vida sexual se dirigió hacia un enorme cambio.

Tenía una imagen en mi cabeza de la mujer que íbamos a saber. Alguien con maquillaje grueso , vestida como una prostituta que charlaba como un marinero. La mujer que se sentó a la mesa con nosotros no era nada de eso. Se presentó como Taylor. Iba vestida de manera conservadora y charlaba bien, parecía más la chavala de al costado que otra cosa. Me sentí culpable por meditar en ella como una prostituta. Teníamos una mesa alejada que nos dejaba charlar sin miedo a que nos escucharan. Charlamos en el transcurso de un rato para conocernos, nada sexual, sólo conversas sobre nosotros. Sé que no dejaba de mirarla pensando semeja tan normal. Si bien era unos diez años mayor que yo, me sentí muy cómodo con ella, y vi por qué razón Tiffany congenió con ella tan de manera rápida.

¿Porque se desea contactos de Esposa Rusia Infiel?

En el final de nuestra conversación , Tiffany mentó la iniciativa de un intercambio suave. Explicó que con un trueque suave ámbas parejas tendrían sexo con sus propios cónyuges en la misma habitación que otra pareja. Dijo que había oído que a algunos les parece una buena forma de comenzar o de ver si verdaderamente desean realizar el intercambio de parejas. En el momento en que le pregunté a Tiffany si ella y Greg estarían preparados , me dijo que no era una gran idea. Si no funcionaba podría arruinar nuestra amistad.

Al final de nuestra conversación , Tiffany mencionó la iniciativa de un intercambio suave. Explicó que con un trueque suave las dos parejas tendrían sexo con sus propios cónyuges en exactamente la misma habitación que otra pareja. Dijo que había oído que a algunos les parece una buena forma de iniciar o de ver si verdaderamente desean hacer el intercambio de parejas. En el momento en que le pregunté a Tiffany si ella y Greg estarían preparados , me mencionó que no era una gran idea. Si no funcionaba podría arruinar nuestra amistad.

Bryan ya escuchaste a nuestra anfitriona, debemos hacer lo que ella afirma , dije, ahora quitándole la camisa a Bryan. Cuando conseguí quitarle la camisa a Bryan miré hacia atrás para ver los pantalones de Sam bajando, pero asimismo me percaté de que Sam tenía el sujetador de Taylor en sus manos. Bryan también se había dado cuenta. Oh,¿asimismo los pantalones? Semeja que se te están bajando los pantalones, niña , le dije a Bryan. Con Bryan solo en ropa interior nos acomodamos de nuevo en el sofá.

La próxima vez que estuve con Tiffany le dije que Bryan y yo habíamos echado un buen polvo tras charlar del trueque de parejas y que deseaba comprender más. Tiffany sabía que los 2 éramos vírgenes cuando nos conocimos y que sólo habíamos estado el uno con el otro , conque se sorprendió mucho de que nos lo planteáramos. Tiffany comprendió que solo estábamos hablando de ello. Siendo sincero con Tiffany le dije que nunca había estado desnudo con otro hombre y bastante menos había tocado el pene de otro hombre. Por mucho que fuera una bonita fantasía no estaba seguro de poder hacerlo realmente.

En la percha había un tanga negro de encaje y un pequeño conjunto de sujetador push-up. No pude eludir pensar que no iba a contemplar bastante. Taylor salió y modeló para mí. Tardé un momento , pero por último me percaté de que el sujetador no le cubría los pezones y sus pezones desnudos me miraban a la cara. Su tanguita tampoco cubría mucho.

¿Las maduras les encantan a los personas jóvenes?

De todas formas , no tardó bastante en verse rodeada por un grupo de hombres, la mayoría de ellos amigos del novio, todos ellos veinteañeros. Más allá de que ella les doblaba la edad, eran como abejas alrededor de un tarro de miel. La he visto de esta manera en muchas ocasiones precedentes y, como de costumbre , me limité a sentarme y dejar que siguiera adelante. Al fin y al cabo , nunca se había transformado en algo más que una broma amistosa.

Taylor se levantó de un salto, quitándose sexymente el kimono. Creí que a Bryan se le iban a salir los ojos. Me miró y le dije que se me veían las tetas , a lo que él negó con la cabeza. Sam se frotó los pezones mientras bailaba delante de él. Taylor, exactamente la misma yo, acabó su baile con Sam con un beso. Taylor bailó hacia Bryan inclinándose a fin de que sus pezones estuvieran a la altura de sus ojos. Agarró las manos de Bryan y las llevó a sus pezones. Taylor miró hacia mí y dijo : Está bien, a Megan no le importará, ¿verdad, Megan?

En el momento en que estábamos terminando , Taylor dijo que tenía que emplear el baño de chicas y me invitó a acompañarla. Ámbas mencionamos de qué forma los chicos actuaban como si se conocieran desde hace años. Taylor sugirió que Bryan y yo fuésemos a cenar el sábado por la noche para tener un tanto más de intimidad. Ella mencionó que no había presión para llevar a cabo nada, sólo una comida. Acepté, pero tenía un gran nudo en el estómago. Nos reunimos con los chicos y les contamos los planes.

Lo mismo dijo mi mujer, pero es posible que lo vuelva a hacer alguna vez. Con eso, ella se arregló el pelo y el vestido, le cogió la mano y le llevó por las escaleras de vuelta a la recepción.

Estaba en la verdad sobre Bryan – se encontraba muy feliz. Creo que se sintió un poco decepcionado cuando le dije que el plan era sólo una comida , solamente. Le dije que habíamos hablado de un intercambio despacio pero que no creía estar preparada para ello. Brian me aseguró que no haríamos nada con lo que me sintiese incómoda. Sé que las esperanzas de Bryan se dispararon cuando sus dedos encontraron mi coño chorreando después de nuestra charla.