Esposa Rubia Infiel Anal Interracial

Lo que nunca te dijeron sobre Esposa Rubia Infiel Anal Interracial. La belleza de las mujeres maduras no es ningún misterio : todas entendemos que, tratándose de proteger nuestro aspecto, no podemos dejarnos ser estrictos.

Se encontraba a punto de decir que no, pero mi cabeza dijo qué diablos. Me quité el kimono entre los aplausos de los chicos. Me acerqué a Bryan para darle una aceptable mirada, terminando con un beso en los labios. Sam levantó los brazos en señal de qué pasa con él. Bailé hacia Sam, dándole un espectáculo, agachándome para que tuviese una aceptable vista de mis tetas. Para sorpresa de todos, incluso la mía, me di la vuelta y me incliné , dándole una enorme vista de mi culo apenas cubierto. Entonces me volví plantando mis labios en los de Sam. Inmediatamente miré a Bryan, asustada por si acaso se enfadaba , pero se encontraba aplaudiendo.

En el momento en que estábamos terminando , Taylor dijo que debía utilizar el baño de chicas y me invitó a acompañarla. Ámbas mencionamos de qué manera los chicos actuaban como si se conocieran desde hace años. Taylor sugirió que Bryan y yo fuésemos a cenar el sábado durante la noche para tener un tanto mucho más de intimidad. Ella dijo que no había presión para hacer nada, solo una comida. Acepté, pero tenía un gran nudo en el estómago. Nos reunimos con los chicos y les contamos los planes.

Como ya he dicho, hemos cumplido ciertas de nuestras fantasías, empezando por una pareja que conocimos en un hotel, y pasando por un par de noches de dogging (eso es increíble) y mi mujer recogiendo a 2 hombres en un pub y yéndose a casa con ellos, dejándome imaginar lo que podría estar pasando con ella (una experiencia extraña pero muy erótica).

La casa de Hermosa resultó ser un lugar bastante grande situado en su terreno a las afueras de un pueblo muy pintoresco en las afueras de Norwich. La liturgia se celebró en una atractiva iglesia local y todos regresamos a la casa , donde la recepción se festejó en una carpa sobre el césped.

Quedamos en un Outback Steak House, pensando que los chicos querrían un filete. Taylor y Sam ahora estaban allí aguardándonos. Sam tampoco era lo que yo esperaba. Le había dicho a Bryan de camino al restaurante que aguardaba que tuviese sobrepeso, un bigote de estrella del porno y que fuera muy ruidoso. Era más grande de lo que aguardaba , pero de corte limpio, en forma y vestido de manera conservadora. Él y Bryan simpatizaron enseguida, hablando de deportes y tomando cerveza eran como viejos amigos. Para ser diez años mayores que Bryan y yo, parecíamos tener mucho en común con ellos. No hubo presión y, en verdad , no hubo ninguna conversación sexual. Yo seguía viendo a escondidas a Sam, intentando de imaginarme de qué forma se vería desnudo.

La siguiente vez que estuve con Tiffany le dije que Bryan y yo habíamos echado un óptimo polvo tras charlar del trueque de parejas y que deseaba comprender más. Tiffany sabía que los 2 éramos vírgenes en el momento en que nos conocimos y que solo habíamos estado uno con otro , así que se sorprendió mucho de que nos lo planteáramos. Tiffany comprendió que sólo estábamos hablando de ello. Siendo sincero con Tiffany le dije que jamás había estado desnudo con otro hombre y bastante menos había tocado el pene de otro hombre. Por más que fuera una bonita fantasía no estaba seguro de poder hacerlo verdaderamente.

En el final de nuestra conversación , Tiffany mentó la iniciativa de un trueque despacio. Explicó que con un trueque suave las dos parejas tendrían sexo con sus propios cónyuges en exactamente la misma habitación que otra pareja. Dijo que había oído que a algunos les semeja una aceptable manera de empezar o de ver si realmente quieren hacer el trueque de parejas. En el momento en que le pregunté a Tiffany si ella y Greg estarían dispuestos , me mencionó que no era una buena idea. Si no funcionaba podría arruinar nuestra amistad.

De alguna manera , consiguió mantener la compostura, bueno, casi , y la llevé a una mesa tranquila. Bastardo, susurró, ¿estuviste mirando todo el tiempo? Le conté precisamente lo que había pasado y, más que nada , el fantástico efecto que había tenido en mí. Te amé mucho más en ese instante de lo que nunca lo había hecho antes, le dije. Y es completamente cierto, nunca he conocido un momento tan esencial en mi vida.

¿Porque se quiere talentos de Esposa Rubia Infiel Anal Interracial?

Charlamos en susurros durante el resto de la comida; Tiffany me contó de qué forma había sucedido todo y todo sobre la pareja con la que habían intercambiado. Me mencionó que la otra pareja tenía experiencia y paciencia. Si bien me sorprendió la idea de tener sexo con otros, no pude negar la humedad entre mis piernas.

Nuestra búsqueda de aventuras sexuales continúa , pero puedo decir sinceramente que, con independencia de lo que hagamos, para mí nada superará nuestra experiencia de aquella noche.

Taylor sacó una caja de Victoria Secret de bajo la cama. Dijo que Tiffany le había dado mi talla y que esperaba que le quedara bien. Abrí la caja y hallé lencería rosa. Encontré la etiqueta que afirmaba que se trataba de un baby doll peek-a-boo. Tenía volantes, era hot y muy transparente. Taylor me sugirió que me la probase. Tras ciertas manifestaciones , acepté. Entré en el baño y me puse el traje. Me puse el tanga y me di cuenta de que mi trasero no se encontraba cubierto en lo más mínimo ; el tirante me entraba por el trasero. Me ajusté los tirantes del top baby doll para que me cubriese las lolas lo más bien que se pueda. El sujetador llevaba una lona transparente con volantes que cubría el sujetador hasta la parte de arriba de las bragas, pero no pasaba del ombligo.

Tiffany sugirió que podía hablar con la pareja con la que habían empezado ; tenían experiencia y eran muy agradables. Si no funcionaba con ellos, no había inconveniente. Tiffany pensó que sería una gran idea almorzar con la esposa de la pareja para ver si me sentía cómodo hablando con ella. Le dije que tenía serias dudas sobre la iniciativa , pero acepté almorzar.

Esa noche, tras la cena, Bryan se acomodó para poder ver la televisión. Agarré la mano de Bryan diciéndole que deseaba ir a nuestra cama y follar. Follar no era una palabra que usara muy con frecuencia , conque Bryan supo que algo pasaba. Evidentemente , no discutió. Bryan me preguntó qué me había pasado mientras que introducía su poronga en mi húmedo coño. Le dije que se callara y me follase. Haciendo lo que le afirmaban , Bryan me metió la polla cada vez más fuerte. Mi cuerpo se estremeció con el mejor orgasmo que había tenido en meses. Bryan no bajó el ritmo hasta el momento en que gruñó fuertemente , llenando mi coño con su semen.

¿Las mujeres maduras les encantan a los jóvenes?

Sabes qué, Megan, parece que nosotras dos estamos prácticamente desvistes y nuestros hombres calientes están completamente vestidos. Voy a contribuir a Sam a quitarse algo de ropa si te semeja bien. Te dejaré a ti cómo está vestido tu marido, ha dicho Taylor, quitándole la camisa a Sam.

Tiffany era una amiga de la universidad que nos conocía a Bryan y a mí desde el instante en que éramos pareja. Hacía un par de meses que no la veía y me comentó mi pérdida de peso, diciéndome lo sexy que me veía. Le dije que Bryan y yo habíamos estado haciendo ejercicio y que me sentía muy bien. Tiffany y yo siempre compartimos todo. Fue la primera persona a la que se lo conté cuando perdí la virginidad. Durante el almuerzo se me escapó que me sentía poco entretenido de nuestra vida sexual. Tiffany me dedicó una sonrisa de asco pero no dijo nada. Tiffany llevaba casada el mismo tiempo que nosotros y me percaté de que se se encontraba guardando algo. La pinché durante un rato y finalmente le supliqué que me contara su misterio.

Tenía una imagen en mi cabeza de la mujer que íbamos a conocer. Alguien con maquillaje abultado , vestida como una prostituta que charlaba como un marinero. La mujer que se sentó a la mesa con nosotros no era nada de eso. Se presentó como Taylor. Iba vestida de forma conservadora y charlaba bien, parecía mucho más la chavala de al lado que otra cosa. Me sentí culpable por pensar en ella como una prostituta. Teníamos una mesa apartada que nos permitía hablar sin temor a que nos escucharan. Hablamos en el transcurso de un rato para conocernos, nada sexual, sólo charlas sobre nosotros. Sé que no dejaba de mirarla pensando parece tan normal. Si bien era unos diez años mayor que yo, me sentí muy cómodo con ella, y vi por qué razón Tiffany congenió con ella tan velozmente.

Esa noche le dije a Bryan que Tiffany se encontraba organizando un almuerzo con la mujer de la pareja que les presentó el swing sólo para hablar. También le dije que me estaba arrepintiendo y que podría cancelar la comida. Bryan se esmeró por convencerme de que prosiguiera adelante con la comida. Cuando digo que se esforzó , deseo decir que se esmeró mucho con su lengua entre mis piernas. Tras un buen orgasmo, la polla de Bryan se puso a trabajar con mucho más convicción. Me susurró al oído mientras me follaba lo caliente que se encontraba y lo bastante que quería exhibirme. Su calentura me afirmaba que no se lo estaba pensando. Después de echar otro buen polvo nos abrazamos con su semen aún en mí. Bryan me aseguró que si me sentía incómoda con algo de esto lo cancelaríamos. Me sentí muy aliviada en el momento en que dijo eso, y no me pareció bien anular la comida sin más ni más. Le dije a Bryan que por lo menos iría a comer y conocería a la mujer.

La vivienda de Linda resultó ser un lugar bastante grande ubicado en su lote a las afueras de un pueblo muy pintoresco a las afueras de Norwich. La liturgia se celebró en una atractiva iglesia local y todos retornamos a la casa , donde la recepción se festejó en una carpa sobre el césped.